Hace unos días oí en la televisión  otra estafa de las compañías eléctricas. La llamaron “vendedores a Puerta Fría” y está basada en un artículo de TERESA BELAIRE, de la revista CONSUMER de EROSKI, donde se explicaba en qué consiste la estafa de las eléctricas que envían sus “comerciales “a nuestros domicilios para captar incautos a los que engañan para endosarles un nuevo contacto para que la compañía eléctrica pueda, mediante este engaño, cambiarnos de contrato con el que podernos facturar más cara la electricidad.

Este tipo de estafa de las compañías eléctricas no es nuevo: hace años que la vienen aplicando a sus clientes para sacarles más rendimiento aún del que habitualmente vienen abusando, sin que hasta ahora, ningún gobierno español haya metido mano a estos estafadores que van aumentando los precios por un lado y, mediante estafas a sus clientes van añadiendo más beneficios todavía a sus abultados ingresos. No en vano los españoles somos los que pagamos más cara la electricidad en Europa antes de impuestos, y después de aplicar impuestos, peor todavía. Pero gobierno tras gobierno, sea del Partido Popular o del Socialista, no solo se resuelve sino que sigue aumentando. Eso puede explicar la querencia de los políticos, de uno y otro bando, de su afición por las llamadas PUERTAS GIRATORIAS, que consisten en premiar a los políticos cesados con un cargo “a dedo” en compañías eléctricas y de gas por no hacer NADA después de terminar su “servicios a la patria” entrando por las llamadas “puertas giratorias” donde, por no hacer ABSOLUTAMENTE  NADA, cobran sueldos millonarios. Con su consentimiento cada día pagamos más cara la electricidad. ¿Hasta cuándo?

 

Veamos la tabla de contenidos de este artículo:                                       

1.- ¿Quiénes son estos vendedores “a puerta fría”?

2.- ¿Puedo evitar el engaño?

3.- ¿Y si el vendedor es “libre”, que trabaja por su cuenta en captar a incautos para la Compañía?

4.- ¿Y si a mí me interesa hacer un cambio en mi tarifa?

 Vamos a desarrollar los contenidos de cada enunciado, procurando explicarlo de manera sencilla y práctica.

 

1.- ¿Quiénes son estos vendedores “a puerta fría”?

 Estos vendedores vienen de las propias compañías eléctricas, que en su afán de cambiarnos el contrato actual, especialmente si en ese contrato  la compañía no puede saltarse las reglas establecidas por el gobierno. La actuación de estos vendedores es la de cambiar el contrato para transformarlo en libre, lo que facilita a la compañía que pueda timarnos más todavía de lo que ya es norma.

2.- ¿Puedo evitar el engaño?

Naturalmente que sí. Además es muy sencillo: solo tienes que DECIR QUE NO A LAS OFERTAS QUE TE HAGAN. Piensa que el vendedor te lo envía la compañía. ¿Para qué? Pues para proponerte un cambio de tarifa o unas SUPUESTAS ventajas que NUNCA existen. Ninguna compañía eléctrica te va a ofrecer una mejora en su servicio eléctrico. Todo lo que te puedan ofrecer, SIN EXCEPCIÓN irá, tarde o temprano, a engordar su propio beneficio a costa de tu bolsilloEs lógico, ¿No? Nadie irá a ofrecerte a ti algo que perjudique a la compañía eléctrica.

3.- ¿Y si el vendedor es “libre”, que trabaja por su cuenta en captar a incautos para la Compañía?

Hay que partir de la base de que NADIE que venga a ofrecernos algo que parezca mejorar nuestras condiciones con la compañía está de nuestra parte. Todo lo contrario. Pero hay veces que el enviado NO ES un comercial de la compañía, sino UN VENDEDOR LIBRE.

Es muy fácil diferenciarlos, pues mientras el vendedor enviado por la compañía dispone de nuestros datos, no es así cuando el vendedor es LIBRE, que se presenta en nuestra casa para engañarnos e intentar captarnos para ir luego a la compañía y “venderle” el contrato que ha logrado con el incauto.

A estos vendedores “libres“se les nota enseguida porque NO TIENEN nuestra documentación. Desconfía si el vendedor te pide una factura“para mejorarla”. Si la pide, es que es un vendedor libre, que si consigue un nuevo contrato “para mejorarla” es para vendérselo a la compañía. Por consiguiente, si el vendedor os pide el contrato actual, o simplemente os pide una factura de la luz,  no lo dudéis: dar por terminada la conversación pues es evidente que NO VIENE de la compañía.

Y si caes en la trampa y le facilitas la factura, ellos tomarán tus datos, irán a la compañía eléctrica  y le “venderán” el acuerdo con un nuevo cliente. Ya sabéis a lo que os exponéis.

Vendedores golpeando puertas.

Vendedores golpeando puertas.

4.- ¿Y si a mí me interesa hacer un cambio en mi tarifa?

Hacer un cambio en tu actual tarifa debes tenerlo muy claro si se trata de pedírselo a la a la compañía, pues si lo que pides les interesa a ellos, te lo harán rápidamente, pero si no es así, puedes tardar meses en lograr el cambio.

Alguien puede pensar que exagero sobre este asunto y la maldad de las compañías eléctricas. Y tendría toda la razón. Pero os voy a contar mi experiencia personan de hace unos años, cuando decidí cambiar mi tarifa habitual por una de discriminación horaria.Esa última es mucho más favorable que la tarifa normal si los consumos los concentras en ciertas horas concretas, llamada Horas Valle, cuando la electricidad es más barata. Esos horarios más económico son donde se deben concentrar los grandes consumos (poner la lavadora, el lavavajillas, la secadora, la calefacción, en las horas valle. Con ese sistema bien controlado puedes llegar a ahorrar hasta un 50 % del coste básico de la electricidad en esas horas.

5.-  Mi odisea en busca de la Discriminación Horaria para mi casa. 

Me fui con mi recibo de la luz a ENDESA Castelldefels, donde resido. Después de más de dos horas de espera, me dijeron que lo que debía hacer es enviar un escrito à ENDESA Central pidiendo el cambio, como así hice. Nadie contestaba, y a los 15 días llamé por teléfono y me dijeron que no habían recibido ninguna petición, que volviera a escribirles y que me darían respuesta. Así lo hice y pasaron otros 15 días sin noticias. Les llamé y me aseguraron que me enviarían de inmediato un nuevo contrato para que lo firmara.

Nadie.

Después de tres veces más reclamando el contrato que no llegaba, llamé a la competencia. Concretamente a IBERDROLA. Me atendieron muy bien por teléfono, les dije donde estaba y que quería cambiar de tarifa y de compañía, me tomaron los datos y me dijeron que ellos mismos se ocuparían de todo. A los diez días, sin molestias por mi parte, ni nadie que viniera a ver mi contador, me enviaron un nuevo contrato, donde firmé y a los tres días me confirmaron que ya estaba hecho el traspaso, que ya estaba en IBERDROLA, en la tarifa de discriminación horaria, y que estaba todo resuelto, como así fié.

¿Quiere eso decir que IBERDROLA atiende mejor a los usuarios que ENDESA?. No lo puedo afirmar, pues no es lo mismo luchar contra el usuario que exige que el que viene a ofrecerse. En principio creo que todas las compañías actúan poniendo siempre SU INTERÉS por delante.

Aclaro que la tarifa de discriminación horaria es interesante si puedes adaptarte a ella, porque puedes ahorrar hasta un 50 % del coste del consumo. Esta tarifa interesa si te adaptas a gastar más en las horas “valle”, de las 22 horas de la noche hasta las 2 de la tarde del día siguiente. Eso en invierno, y en  verano va desde las 23 horas hasta la una de la tarde siguiente. Si colocas el consumo, de electrodomésticos, por ejemplo, dentro de esas horas, puedes conseguir un buen ahorro.

Quedó demostrado que las compañías captan inmediatamente a nuevos clientes, pero que demoran hasta el agotamiento la marcha de ellos. Sirva lo escrito a quienes quieran cambiar de compañía: lo mejor es llamar por teléfono y explicarse.

 

Espero, amigos lectores, que este artículo os haya sido de utilidad, no solo para conocer las actuaciones interesadas de las compañías eléctricas, sino también si os decidís a solicitar la tarifa de Discriminación Horaria porque tenéis gran concentración de consumo en las horas valle.

Este artículo, siguiendo la norma habitual, se publica el lunes día 4 de Diciembre, como cada lunes. Una vez publicado, paso a preparar el próximo para el siguiente lunes día 11 de Diciembre.

Saludos cordiales.