LEDs: la iluminación más económica del presente-FUTURO


Ayer hablaba sobre las bombillas de bajo consumo, que ahorran hasta un 80 % de electricidad. Ver Ahorra cada día con bombillas de bajo consumo Hoy toca hablar de su próximo sustituto: los LEDs, acrónimo en inglés de “Diodo Emisor de Luz, que ahorran todavía más, pues gastan la mitad de las bombillas de bajo consumo.
 
El diodo está compuesto por un semiconductor que cuando se le aplica una pequeña cantidad de corriente, emite luz de un determinado color, según el material del que está compuesto el semiconductor, que va desde el ultravioleta (entonces se llaman UV LED), hasta el infrarrojo, (IR  LED), que no se ve por el ojo humano, por ejemplo, la de los mandos a distancia.
 
Otra particularidad de los LEDS es que toda la corriente consumida, que es muy poca, se convierte en luz. La cantidad de corriente de consumo depende del material del LED, y está entre 10 y 40 miliamperios (mA), a una tensión entre 2 y 4 voltios.  Cuanto más bajo es el consumo (mA), mayor rendimiento energético tiene el LED. Pero, por el contrario, cuanto mayor sea el consumo, más grande será la intensidad luminosa. Por eso, en cada tipo de LED hay que llegar a unas cifras que consigan un buen rendimiento y también una buena intensidad luminosa.
 
Los LEDs se empleaban ya (algunos tipos, de color rojo y verde) desde la década de los 60, principalmente como luz de los pilotos de aparatos electrodomésticos y electrónicos. Eran los más fáciles de construir y los más baratos. Pero no era así con los de luz azul, hasta la llegada la década de los 90, que con la mezcla de dos componentes, se consiguió obtener los LEDs azules más baratos.
 
Una vez se dispuso de los colores rojo, verde y azul a un precio razonable, podía hacerse la luz blanca, formada por la mezcla a partes iguales de los tres colores. Actualmente se hace la luz blanca con un diodo azul recubierto de fósforo que da amarillo (amarillo = rojo + verde). La combinación da el blanco.
 
El ahorro con los LEDs  es muy significativo. He confeccionado esta tabla donde se indican , por tipo de bombilla, la Eficiencia Lumínica, los Lúmenes por vatio consumido, el consumo comparativo en base a 100 vatios en la de incandescencia, y el porcentaje de ahorro en cada tipo respecto a la de incandescencia.

Tipo Bombilla:
Incandescente
Bajo consumo
LED
Eficiencia Lumínica
1
6,75
11,5
Lúmenes por vatio
13
90
150
      Consumo en vatios
100
14,4
8,7
Ahorro Eléctrico %
0%
85%
91,30%
Como puede verse, el ahorro es importante, por lo que ya se están empezando a emplear, si bien su coste es todavía elevado, aunque compensa su larguísima duración: más de 50.000 horas. O sea, cinco veces más que las de bajo consumo y 50 veces más que las incandescentes.
 
Es la iluminación que se impondrá en los próximos años. Ahorrar cada día un 91 % de energía en iluminación bien merece la pena.