El cambio de horario verano-invierno: ¿Ahorra energía?


El IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía) calcula que el ahorro en iluminación que comporta esta medida supone un total anual de           300 millones de euros para España. Actualmente esta medida es obligatoria para todos los países de la Unión Europea. Ver

En la madrugada del próximo domingo 31 de Octubre (último del mes) comenzará el “horario de invierno”, cambiando la hora de las 3 a las 2, finalizando así el “horario de verano” que comenzó

el pasado día 28 de Marzo (último domingo del mes).

 
La cifra de ahorro es significativa, por lo que lo que “el cambio de hora”, empezó en 1.974 en algunos países, a consecuencia de la primera crisis del petróleo, con objeto de aprovechar mejor las horas de sol ahorrando en iluminación.
 
Esta medida se convirtió en Directiva de la entonces Comunidad Económica Europea en 1.981 y se fue ratificando cada cuatro años hasta el 2.001, año en que La Comisión Europea aprobó la Novena Directiva, de obligado cumplimiento para todos los países de la Unión  y con carácter indefinido.
 
De esta manera, les es más fácil programarse  a la industria, comercio, transportes, comunicaciones, etc., coordinando los mismos horarios todos los países y en el mismo momento.
 
Para la aprobación de esta Directiva se hizo un estudio que demostró que aplicar indefinidamente el cambio de horario afectaba también positivamente a sectores como la industria, el turismo o el ocio, que requieren una programación previsible y estable a largo plazo.
 
Como he dicho, el IDAE, institución pública dependiente del Ministerio de Industria, calcula que podemos ahorrarnos unos 300 millones al año en iluminación, equivalente al 5 % del coste total en esta materia.
 
De este ahorro total de 300 millones, correspondería a los hogares 90 millones y los 210 restantes se repartirían en iluminación de la industria y los servicios.
 
Esta medida permite ahorrar a los hogares españoles una media de 6 euros al año cada uno, que si bien no es mucho, permite sumar este tramo a los de industria y servicios, alcanzando el total de 300 millones.
 
Otro día hablaremos de cómo ahorrar energía en la iluminación del hogar. Hoy simplemente os recuerdo que poniendo bombillas de bajo consumo, el capítulo del coste de iluminación puede descender hasta en un 80 %.