SHARP ha empezado a incluir en sus televisores la Etiqueta Energética


 
El fabricante de televisores SHARP ha empezado a incluir la Etiqueta Energética en sus aparatos, pues desde el pasado 20 de Diciembre, los  fabricantes y distribuidores de televisores pueden incorporar esta nueva Etiqueta Energética de la Unión Europea a sus aparatos, si bien todavía no será obligatoria hasta el 30 de noviembre de este nuevo año 2.011.
 
En mi artículo  comenzaba diciendo “La Unión Europea ha dado un nuevo paso para ahorrar energía en los hogares, con la propuesta de la Comisión de crear Etiquetas Energéticas como las existentes para lavadoras, frigoríficos, secadoras, lavavajillas, hornos y aire acondicionado, que tanto han contribuido ahorrar energía  reduciendo la factura energética y en nuestros bolsillos de consumidores…..”
 
Pues bien, como decía en la introducción, SHARP ya ha empezado a enviar estas etiquetas a las tiendas, de forma que, además de ofrecer la mejor calidad de imagen con niveles de consumo de energía especialmente bajos, de clase energética A, los televisores Quattron de la marca serán de los primeros en proporcionar al consumidor una información detallada sobre el gasto energético del producto.
 
SHARP manifiesta  que “junto con la reproducción de imágenes más brillantes, colores más reales y una mejor relación de contraste (tanto en 2D como en 3D), SHARP ha conseguido optimizar el ahorro energético en sus nuevos televisores LCD AQUOS con tecnología Quattron.”
 
Y sigue informando “La combinación única de retroiluminación LED de bajo consumo    energético y la tecnología Quattron, junto con otras características y prestaciones destinadas al ahorro de energía, hace que los nuevos modelos AQUOS de SHARP tengan un mejor rendimiento que los tradicionales televisores planos con tecnología de tres colores (RGB) y retroiluminación con lámpara fluorescente de cátodo frío (CCFL).
 
Fijaos en la Etiqueta Energética que se adjunta: el consumo de un televisor de 60 pulgadas es, como indica SHARP, de 134 vatios, cuando hace un par de años, un televisor de 42 pulgadas consumía 1.000 vatios.  Está claro que se ha dado un paso de gigante con la incorporación de los LEDs a los televisores, y que la reducción de su consumo no ha hecho más que empèzar…