CANAIMA (VENEZUELA) y los electrodomésticos


Sí ya sé que para todos mis lectores no tiene ningún sentido  relacionar el Parque Nacional de CANAIMA, en VENEZUELA, con los electrodomésticos. Pero para mí si lo tiene, y os lo voy a explicar.
 
Hace unos 20 años yo tenía una empresa de Asistencia Técnica para atender el Servicio Oficial de Fabricante de varias marcas en todo el territorio español. Los recambios de cada marca me los suministraban las respectivas fábricas, menos las piezas y elementos “comerciales” que eran prácticamente iguales para todas las marcas. Tal era el caso de los compresores de frigorífico, por ejemplo, que me suministraba en aquella época el grupo PHILIPS-IGNIS, y que luego sería absorbido (comprado) por ELECTROLUX.
 
La compañía citada premiaba con un viaje para dos personales si se alcanzaba una cifra de compras. Ese fue mi caso, y en compañía de mi esposa nos fuimos con ellos a Venezuela, junto con varias parejas españolas más y con directivos de la compañía.
 
Así pues, fue por los electrodomésticos que visité ese gran país que es Venezuela. Pero hay otra relación casual que liga para mí a ese país con los electrodomésticos. Me explico.
 
El pasado 3 de Agosto escribí un artículo en mi blog al cumplirse un año de su aparición. En ese artículo analizaba los países que más visitaban mi blog y también las visitas de cada país en relación con el número de habitantes.
 
Como era previsible esperar, y así lo iba viendo cada día, el primer país en visitas y también en proporción al número de habitantes era España.  Digo que es lógico porque mis escritos sobre electrodomésticos se refieren siempre a los de tipo europeo. Las leyes, los Servicios y toda la parafernalia quien rodea ese mundo de los electrodomésticos se basaba en lo que se vende en Europa.
 
Mi asombro fue grande cuando analicé las entradas en mi blog, por países, en función del número de habitantes: resultó que prácticamente empatados estaban, después de España, Chile y Venezuela. Ese hecho me trajo los recuerdos de 20 años atrás cuando tuve la dicha de visitar ese magnífico país, conocer Puerto de la Cruz, Barcelona, Caracas y, sobre todo, la maravilla del Parque de Canaima.


Me tomo la libertad de recomendar a todos mis lectores  que, si pueden, vayan a Venezuela y no se pierdan estar unos días en el Parque Nacional de Canaima. Es algo que no olvidarán nunca: la llegada al aeródromo en avión, previa una vuelta a modo de bienvenida al salto Ángel, la catarata de más altura del mundo (1.000 metros),  sobre el rio Caroni, la Laguna en el mismo río al lado del Campamento, las paseos en canoa, una vista a varias alturas de la catarata Ángel en un pequeño aeroplano (CESNA), hablar con sus amables gentes (etnia Pemón) la visión de los TEPUYES, elevadas mesetas que surgen en medio de la selva, de los que caen saltos de agua…


En todo esto pensaba yo el día 3 de este mes cuando preparaba la estadística para el primer aniversario de mi blog. Se me ocurrió entonces dar un vistazo a algunos foros de debate de Venezuela y me llamó la atención que en varios encontré opiniones sobre la marca china de electrodomésticos HAIER (hoy el primer fabricante mundial de electrodomésticos). Las opiniones sobre HAIER eran desde lo peor hasta lo mejor. Unos estaban muy contentos y otros, sin embargo, estaban hartos de esos electrodomésticos.


En el año 1.999 me propusieron hacerme cargo del Servicio Oficial de Fabricante para la marca HAIER en toda España. Acepté la  colaboración que duró nueve años, terminándola en 2.008


Cuando leía los foros de debate venezolanos pensé: Otra vez los electrodomésticos me relacionan con Venezuela…Y me propuse, amigos lectores, aclarar la discrepancia entre los comentarios (buenos y malos) sobre la marca, y contar someramente los orígenes y el proceso de introducción de HAIER en todos los países del mundo.


En mi próximo artículo os contaré algunas de mis experiencias pasadas con HAIER, su historia, su presente y su futuro.


No solamente a los venezolanos les interesa conocer HAIER, sino a todos los países de nuestro mundo, puesto que, si no están vendiendo HAIER en alguno, pronto lo harán.

Me despido por hoy con un abrazo a todos los venezolanos, a todos los países de habla híspala de centro y sur América, y también a los del Norte (USA) donde tengo muchos lectotres, supongo que toidos ellos de habla hispana.