¿Qué es la dureza del agua? Si tengo agua dura, debo usar CALGÓN en mi lavadora y otros productos en el lavavajillas?


En el uso de electrodomésticos como lavadoras y lavavajillas es importante conocer la dureza del agua que tenemos en cada lugar del país, ya que varía sensiblemente de unas zonas a otras. Podríamos decir que la mitad de España tiene aguas duras y la otra mitad, aguas blandas. Sin embargo lo importante es saber qué dureza tenemos en cada caso para saber si débenos usar descalcificador en el caso del lavavajillas y utilizar productos antical, como el Calgón en el caso de las lavadoras. 

En este artículo de hoy trataré de este interesante tema, que nos puede enseñar a conocer la dureza del agua en cada población del país. Comenzaremos con la tabla de contenidos de este artículo:

1.- ¿Cómo se mide la dureza del agua?

2.- Ejemplo de cómo medir la dureza del agua de nuestra casa

3.- ¿Debo usar Calgón en mi lavadora?

4.- No es necesario usar Calgón porque…

5,- ¿Por qué vemos fotografías de interiores de lavadoras con enormes bolsas blancas de sales?

6.- Y en el lavavajillas, ¿Cómo afectan las sales cálcicas y magnésicas? ¿Qué productos debemos usar?

Comencemos a ver los problemas que puede ocasionar la dureza del agua de nuestra casa, si es elevada, y cómo eliminarla o reducirla.

 

1.- ¿Cómo se mide la dureza del agua?

El conocimiento de los grados de dureza del agua de nuestra casa nos puede hacer ahorrar en muchos casos, por ser innecesario utilizar productos tipo CALGON en lavadoras y CALGONIT y SAL en los lavavajillas. En el caso de los dos primeros productos (CALGON y CALGONIT, haciéndolo bien podemos ahorrar mucho dinero y molestias y en el caso de la sal del lavavajillas, aunque vale cualquier marca de sal, si no la necesitamos, eso que también ahorramos.

 

2.- Ejemplo de cómo medir la dureza del agua de nuestra casa

Se puede medir en grados hidrotimétricos. Hay varios tipos de grados para medir la dureza: los franceses, que son los que más se utilizan en España y los que vamos a utilizar, y también existen los grados de dureza alemanes e ingleses.

Un grado hidrotimétrico francés equivale a 10 mig/l, o sea, que el agua contiene 10 miligramos por litro de sales cálcicas y magnésicas. Veamos ahora los tipos de dureza de las aguas y sus contenidos en sales cálcicas y magnésicas:

  • Agua blanda: de 0 a 50 mg/l
  • Agua moderadamente blanda: 50-100 mg/l
  • Agua ligeramente dura: 100-150 mg/l
  • Agua moderadamente dura: 150-200 mg/l
  • Agua dura: 200-300 mg/l
  • Agua muy dura: +300 mg/l

Otro dato básico: 1 Grado Francés = 10 mg/l de agua

Lo primero que debemos hacer es una llamada telefónica a la compañía de suministro de agua y preguntar cuál es la dureza del agua que nos suministran, puesto que puede variar sensiblemente de una población a otra. Una vez obtenido el dato de los grados hidrotimétricos de nuestro domicilio, veamos  un ejemplo práctico: en mi casa tengo una dureza de agua de 42 grados franceses. Si como hemos visto antes un grado de dureza francés equivale a un contenido de 10 miligramos de sales cálcicas y magnésicas por litro de agua (10 mg/l), en mi caso tengo  42 ºHF x 10 mg por litro de agua, son 420 mg por litro de agua. O sea que tengo agua MUY DURA (más de 300 mg/l de sales cálcicas y magnésicas.)

 

3.- ¿Debo usar Calgón en mi lavadora?

Os he explicado la dureza de agua en mi domicilio, que es de 42 º franceses. Pues bien, NUNCA hemos usado en mi casa Calgonen las lavadoras que hemos tenido. Y como sabe la mayoría de mis lectores, mi vida profesional ha estado siempre alrededor de los electrodomésticos. Es más: debió ser por los años 70 que un comercial de BENKISER, fabricante del Calgon, vino a ofrecer a la empresa BRU su producto estrella: el Calgon, para que nosotros lo recomendáramos en nuestras lavadoras. Eran otros tiempos,otras lavadoras y otros detergentes. Desde los años 90 no se consideraba ya necesario usar Calgon puesto que las lavadoras habían avanzado en todos los sentidos, usaban menos agua, los detergentes eran mejores y más eficientes, incluyendo en su composición productos antical.

La calidad y eficacia de los detergentes ha ido mejorando año tras año llegando a los estándares actuales prácticamente inmejorables, lo que hace que cada día sea menos necesario el Calgon para las lavadoras, por mucha dureza del agua que sea.

Sin embargo, BENKISER sigue machaconamente publicitando su Calgon que, como he dicho y demostraré, es absolutamente innecesario hoy en dia en las lavadorasNo solamente es innecesario en aguas blandas, sino también como he explicado, en mi casa el agua es DURA y NUNCA se ha usado Calgon.

Pero hay todavía más argumentos por mi parte, como vais a ver seguidamente.  Vamos a comentar algunas de las mentiras de Calgon:

 

4.- No es necesario usar Calgon porque…

En aguas blandas es tirar el dinero, pues no se necesita en absoluto.

En aguas duras, como he explicado es mi caso particular, tampoco es necesario por la contínua mejora de los detergentes, para las lavadoras

Hay más motivos para no usar Calgon: Veamos

Como he explicado, el problema de las aguas duras radica en que puede suceder que, con el calor del agua si lavamos a elevadas temperaturas, puedan precipitarse las sales cálcicas y magnésicas en las partes más calientes de la cuba de las lavadoras.Pero esas sales precipitan (pueden formar capas sólidas) a partir de 50 ó 60 grados de temperatura del agua dura, no antes. Ahora bien, resulta que las lavadoras actuales, con la ayuda de los potentes detergentes y de la mayor eficiencia en el lavado, NO NECESITAN PASAR normalmente de 40 ó 50 grados de temperatura del agua del lavado, cuando hace 20 años se lavaba hasta a 90 grados.

Así pues, lavando a temperaturas alrededor de 50 ºC, las sales NO PRECIPITAN, por lo que NO ES POSIBLE que formen capas cálcicas y magnésicas en las paredes del bombo de  las lavadoras.

 

5.- ¿Por qué vemos fotografías de interiores de lavadoras con enormes bolsas blancas de sales?

Esa es la falsa propaganda que se hace por los fabricantes intentando justificar que se utilice Calgón. Pero es un enorme engaño, pues esas fotografías

tan difundidas de lavadoras con su interior lleno de “cal blanca”, no son de sales cálcicas, sino de RESTOS DE DETERGENTE. Eso sucede porque, como tantas veces he explicado, tenemos la mala costumbre de echar más detergente (en polvo) del que se necesita para cada colada, por lo que no es posible que se disuelva todo en el agua de cada colada y se va formando una enorme capa de detergente blanco que Calgón, como no podía ser de otra manera, dice que son las sales cálcicas del agua.

Por consiguiente, no os dejéis engañar: esas fotos del interior de las lavadoras: no son de sales del agua dura, sino exceso de detergente en polvo.

Me voy a autocopiar unas frases de un artículo mío del año 2.012. Decía así:

“¿Qué es entonces lo que vemos en televisión, que un técnico abre la cuba de la lavadora y hay como incrustaciones blancas? No es cal. Son restos de detergente y de suciedad. La tradicional costumbre de los usuarios españoles que en lugar de poner la cantidad de detergente necesaria, echan siempre una propina de más. Eso en el caso de usar detergente en polvo, es un problema, ya que a bajas temperaturas el detergente en polvo no se disuelve bienLos restos de detergente van a parar a esos rincones entre el tambor y la cuba que nos muestran en televisión

El exceso de detergente crea más espuma, que no puede ser eliminada en su totalidad en los aclarados de la lavadora, propiciando además que parte de la suciedad no disuelta en el agua se quede en esa espuma-detergente, engrosando la capa blanca.” 

Solución: Usa preferentemente detergente líquido, que sí se disuelve con agua fría, por lo que no se deposita como sucede con el detergente en polvo.

“Los detergentes actuales tienen ya compuestos para reducir parte de la cal del agua. O sea que, echando Calgón, albarda sobre albarda. 

Los detergentes actuales lavan mejor que los antiguos, se necesita menos cantidad y por otra parte las lavadoras  de fabricación reciente lavan con la mitad de agua que las antiguas, y como la “solución detergente” que es la que lava, se consigue con menos producto y hay menos agua , hay que echar bastante menos.…. 

Un nuevo invento de Calgón es la publicidad actual. Supongo que temiendo que la gente se vaya enterando de que está tirando el dinero y de que en las lavadoras no se calienta el agua a altas temperaturas de lavado, la cal no precipita, por lo que para evitar que se les acabe el momio, se han sacado de la manga del Marketing el nuevo eslogan “DOS por UNO”, que ahora publicitan, diciendo que el Calgón sirve para eliminar la cal y para eliminar los restos de suciedad. Esos restos de suciedad culpa de los excesos de detergente en polvo utilizados en exceso. Pero mientras los usuarios sigan viendo en la televisión las lavadoras abiertas con pegotes de grumos blancos y un pseudotécnico con bata blanca les diga que es cal y que usen Calgón, pues a creérselo. Y así nos luce el pelo. También puede resultar la “solución vinagre” para eliminar hipotéticos restos de cal, descrita por MARA en su comentario, haciendo la operación de vez en cuando si es que realmente el agua de tu zona es muy dura, cuando en la inmensa mayoría a de los casos no es necesario usarlas, como se ha dicho. Cuando en la inmensa mayoría de los casos no es necesario usarlas, como se ha dicho.”

 

6.- Y en el lavavajillas, ¿Cómo afectan las sales cálcicas y magnésicas? ¿Qué productos debemos usar?

Los lavavajillas, en España, todos llevan instalado un descalcificador, pues en este caso las temperaturas superan los 50 ºC y la cal podría dejar blanco todo el aparato y la vajilla no quedaría bien.

La solución normal sería echar sal al depósito de sal del descalcificador del lavavajillas para que así se redujera la dureza del agua y el lavado de la vajilla fuera correcto. Pero desde hace varios años se crearon dos nuevos adictivos para el lavavajillas: el FINISH y el FAIRY, que además de llevar detergente para el lavado, en las pastillas o bolsitas de ambos productos no solo llevan detergente para el lavado, sino también descalcificante y líquido abrillantador. Lo llamado TRES en UNO.

Empecé a usar indistintamente estas bolsitas o pastillas hace unos diez años en mi casa, y dejé de poner sal en el descalcificador, con lo que la descalcificación quedaba anulada. Pues bien, desde entonces no usamos sal y con la dureza elevadísima del agua de mi casa (42 º Hidrotimétricos franceses)no ha hecho falta desde entonces usar la sal. La vajilla queda perfecta, limpia y brillante, pues los componentes de las bolsitas/pastillas cumplen todas las funciones para anular los efectos de la cal. Os invito a que hagáis la prueba y ver sus resultados: cómodo, sencillo y económico.

 

Hasta aquí el artículo de hoy lunes dia 29 de Enero de 2.018, que espero os haya sido de utilidad para entender y solucionar la dureza del agua.

Os espero el próximo lunes dia 5 de Febrero con un nuevo artículo, pues como sabéis, edito uno cada semana. Mientras, recibid mis más cordiales saludos.