Cómo mantener caliente tu casa sin arruinarte.


Desde hace más de veinte años, sabemos que Enero es el mes más frío del año en el hemisferio norte y que Febrero tampoco se le queda atrás, por lo que nos disponemos a enfrentar las semanas más frías del año!

En esta oportunidad, intentaremos hacerlo sin arruinarnos y con la menor cantidad de sorpresas a fin de mes!

No es necesario tener la calefacción encendida durante todo el día en nuestro hogar pero, siguiendo estos breves consejos que detallamos a continuación, podemos llegar a evitarnos disgustos con la llegada de las facturas de estos servicios. A saber:

1 – Utilizar cortinas y textiles gruesos.

Sabemos que el calor se escapa de nuestra casa especialmente por las ventanas, así que unas gruesas cortinas pueden ayudarnos a solucionar esta situación. Eso sí: es necesario saber que durante las horas de sol que recibimos debemos dejarlas abiertas y, por el contrario, cerrarlas para que lo acumulado en energía no se nos escape.

Otros tipos de telas, como pueden ser alfombras y cojines de lana y pelo largo, nos ayudarán a mantener la casa más cálida y convivir en un ambiente cálido.

Las cortinas gruesas ayudan a protegernos de las fugas de calor en ventanas.

2 – Limpiar los emisores o radiadores térmicos.

Si al encender nuestros emisores o radiadores térmicos notamos que la parte superior está más fría que la inferior, es señal de optar por una buena limpieza antes de utilizarlos. Esto significa que dentro tienen acumulada agua y aire y debemos deshacernos de ello.

La limpieza puede hacerse de forma sencilla. Comenzando por el emisor o radiador más cercano a la caldera y teniendo a mano solamente 1 destornillador y 1 recipiente mediano para juntar esos chorros de agua y aire que comenzarán a salir una vez hayamos desenroscado la llave de la parte superior. Cuando salga solamente agua (sin aire) será el momento de cerrar la llave y dar por finalizada la purga o limpieza del radiador en cuestión.

Una vez que hemos revisado todos los emisores térmicos o radiadores del hogar, nos conviene asegurar que la presión de nuestra caldera oscila entre 1 y 1.5 bares.

Atención: leer atentamente las instrucciones de mantenimiento de estos electrodomésticos nos evitará dolores de cabeza.

La limpieza de radiadores y emisores térmicos es algo muy sencillo de hacer en casa.

3 – Y el calor: no escapará!

Ya sabemos que es importante revisar esos huecos por dónde puede escapar el calor, como son puertas y ventanas. Utilizando una simple vela, podremos descubrir por dónde entra aire: cuando la llama tiemble, es señal que hay un escape. No olvides revisar la puerta de entrada, las cajas de las persianas y los marcos de todas las ventanas. Para esta últimas, podemos usar burletes adhesivos de silicona o de caucho en las rendijas, como también masilla o silicona.

Es muy bueno recordar que, después de estos 3 simples pasos para mantener caliente la casa, reducir la humedad ambiental nos ayudará de buen modo a combatir esa sensación de frío. Para ello, nada mejor que un aparato deshumidificador.

En tu ferretería de barrio encontrarás los productos y herramientas necesarias para llevar a cabo estas revisiones y -dado el caso- reparaciones que sean necesarias.

Desde Ahorrar Cada Día Con Los Electrodomésticos, ponemos nuestro granito de arena para que esas tareas imposibles del hogar se transformen en actividades simples y amenas.