Cómo desinfectar los mandos de consola por el coronavirus


La limpieza de las manos es una de las medidas de prevención básicas para evitar la propagación del coronavirus. Otra precaución recomendada por las autoridades sanitarias es mantener lo más limpias posible aquellas superficies con las que estamos más en contacto, algo que incluye unos objetos que lo están mucho y que a menudo pasan desapercibidos: los mandos de consola y ordenador.

Si hace unos días dedicamos un artículo a cómo desinfectar el móvil por el coronavirus, hoy reunimos algunos consejos para jugar a videojuegos durante estos días de confinamiento. Y es que a pesar de que no estamos de vacaciones, los videojuegos se han convertido en uno de los pasatiempos estrella de estos días para toda la familia y por ello es importante tomar medidas de protección.

Las autoridades sanitarias recomiendan no compartir objetos sin antes haberlos limpiado debidamente y esto es algo que afecta especialmente a los videojuegos, pues los mandos de consola –de la misma manera que el mando de la televisión– son algo que se comparte y que está muy en contacto con las manos.

En los manuales de instrucciones de los mandos de PlayStation 4Xbox One y Nintendo Switch se recomienda utilizar un paño suave y seco para llevar a cabo la limpieza del mando. Es algo que puede aplicarse a cualquier tipo de controlador. Sin embargo, con este tipo de productos solamente se asegura una limpieza superficial que no garantiza una correcta desinfección.

Si bien es desaconsejable evitar productos de limpieza abrasivos, una solución adecuada para desinfectar este tipo de dispositivos es utilizar toallitas con alcohol isopropílico (al 50% o al 70%), toallitas desinfectantes o, si no se dispone de estos materiales, una solución casera con agua y una pequeña cantidad de alcohol.

La propia Apple recomienda las toallistas con alcohol isopropílico para sus dispositivos, siempre sin sumergir el mando en ningún tipo de líquido y aplicando con cuidado el paño en aquellas zonas más sucias o que están más en contacto con las manos.

Si bien los controladores de las consolas antiguas permitían una limpieza más agresiva, la mayor delicadez de los mandos actuales requiere ir con más cuidado, especialmente porque incluyen baterías y puertos de conexión que no pueden ser sumergidos ni rociados con aerosol. Hay que poner especial atención en no dañar las conexiones de carga y de auriculares.

Si se quiere realizar una limpieza más profunda del mando, sobre todo las juntas y la zona alrededor de los sticks, también se recomienda el uso de un cepillo de dientes, bastoncillos para los oídos y un paño de microfibras.

Tan importante como mantener una correcta limpieza y desinfección de los mandos es lavarse correctamente las manos antes y después de jugar. Ambos son consejos atemporales que nos servirán especialmente para estos días, pero que siempre es aconsejable tener en mente.