Categorías
Electrodomésticos Garantías Servicios Técnicos

¿Qué cubre la Garantía Europea de dos años en los electrodomésticos?


En  mi artículo La Garantía de los electrodomésticos     hablaba de la Garantía Europea de dos años aplicable a los electrodomésticos. 
Decía que en principio las reparaciones del Servicio Técnico Oficial de Fabricante en estos dos primeros años parece que tengan que ser gratuítas en su totalidad para los usuarios. Pero no es así.
 
Vamos a analizar qué cubre realmente la «Garantía europea de dos años» en las intervenciones efectuadas en este período. Obsérvese que he dicho Intervenciones (del Servicio Técnico), NO Reparaciones
 
Lo primero será concretar que la Garantía cubre cualquier anomalía que pueda presentarse en el aparato. Según el artículo 4º de la Ley 23/2003, «El vendedor responderá ante el consumidor de cualquier falta de conformidad que exista en el momento de la entrega del aparato. Se reconoce al consumidor el derecho a la reparación del aparato…de manera gratuita.
 
Pero… ¿Todas las solicitudes de reparación al Servicio Técnico son averías?. Pues no. Una estadística realizada personalmente por el que esto escribe  sobre las intervenciones (demandas de Servicio) efectuadas en una gama de aparatos de marca propia vendidos por unos grandes almacenes en el año 2007, y sobre una muestra de más de 11.000 intervenciones, se demostraba que el 52 % de las intervenciones efectuadas por el Servicio Técnico en toda España no eran averías. Se llamaba al Servicio Técnico por no haber entendido bien las explicaciones dadas por el vendedor, que el personal que le llevó el aparato no le explicó su funcionamiento, que «pensaba» que el ruido que hacía podía ser una avería, que no había corriente en el enchufe, que usaba mal los programas, etc.
 
Lógicamente toda intervención solicitada que no resulte una avería del aparato, el Servicio Técnico está aobligado a cobrar, pues ni el Distribuidor ni la Marca le van a pagar la intervención (desplazamiento y tiempo invertido).
 
Otra posibilidad de que el Servicio tenga que cobrar la reparación es cuando el aparato se utiliza no como uso doméstico, sino comercial o industrial. Por ejemplo, para su uso en un bar o restaurante. En este caso se considera uso inadecuado del aparato y pierde toda la Garantía.
 
Qeda claro pues cuándo debe pagarse al Servicio Técnico: siempre que no haya avería o por uso indebido del aparato.
 
Esto era así hasta hace tres años, que una de las primeras marcas mundiales, implantada en España,  puso en práctica el cobro del desplazamiento en garantía a partir del 7º mes. O sea, la garantía total solo quedó en los seis primeros meses. El motivo? Pues el siguiente: La Ley dice que si la «falta de conformidad» se manifiesta durante los seis primeros meses desde le entrega del aparato, el defecto ya existía en el momento de la entrega. Por consiguiente, la responsabilidad de solucionarlo sin ningún cargo es del Distribuidor (vendedor), que puede trasladarse, como de hecho se hace siempre, al Fabricante, a través del Servicio Técnico). 


En este caso, la «carga de la prueba» de demostrar que no es avería le corresponde al Distribuidor/Fabricante. Pero en cambio, si la avería se presenta pasados los seis primeros meses, el consumidor deberá demostrar que la falta de conformidad existía en el momento de la venta. O sea, la «carga de la prueba» le corresponde en este caso al comprador. ¿Cómo lo puede demostrar el usuario? Pues «pidiéndole» al Servicio Técnico que se desplace a su domicilio para averiguar si es una avería o no del electrodoméstico. Si nos basamos en este criterio, el usuario debe pagar el desplazamiento.
 
Esta interpretación de la Ley 23/2003 ha sido recogida por varios Fabricantes y Marcas de electrodomésticos, que la han incorporado a su garantía, por lo que es interesante preguntar, en el momento de la compra del electrodoméstico, si la marca a comnprar incluye la garantía total durante dos años o debe pagarse el desplazamiento a partir de 7º  mes de uso.    
Categorías
Electrodomésticos Lavavajillas

¿Puedo ahorrarme la sal en el lavavajillas?

Puedes ahorrarte la sal del lavavajillas en la mayoría de los casos. Solo cuando la dureza del agua sea muy alta, superior a 40º hidrotimétricos franceses, deberás poner sal. Por debajo de esta dureza, puedes solucionarlo fácilmente, ahorrándote la sal. Vamos a ver cómo y por qué.
En el caso de las lavadoras se puede lavar en frío si la ropa no está excesivamente sucia, pero no ocurre así en el lavavajillas, donde en el ciclo de lavado es preciso usar agua caliente (al menos a 50º C, para poder eliminar la suciedad y en el aclarado caliente (último), para dejar la vajilla a temperatura elevada para que pueda secarse luego en el siguiente ciclo.
En este aparato sí es preciso rebajar la dureza del agua, para evitar las deposiciones de cal en vajilla y cristalería en forma de película blanquecina. Solo si el agua es dura, por encima de 15º, convendría utilizar el descalcificador del lavavajillas usando sal. Pero hay otro sistema: actualmente existen unas pastillas o cápsulas FAIRY, por ejemplo (ver http://www.pg.com/es_ES/ ) que lo llevan todo incluído: detergente, » función sal», desincrustante de grasa, protección del cristal y abrillantador.

La función sal es efectiva hasta una dureza de 38 º (según el fabricante) por lo que en la inmensa mayoría de los hogares españoles no sería necesario usar la sal utilizando un tipo de pastillas como éstas.

Si la dureza es superior, es necesario añadir sal. Los lavavajillas llevan un aparato llamado descalcificador, que incluye un depósito que se debe llenar de sal. Cuando entra el agua en los ciclos de lavado y aclarado final, el agua necesaria pasa por el depósito de sal, donde recoge el sodio de la sal, y luego por el descalcificador, donde cede los iones sodio a las resinas, intercambiándolos por iones de calcio y de magnesio (responsables de la dureza del agua). De esta menera, el agua entra en la cuba libre de cal y magnesio, que se ha quedado en las resinas del descalcificador. Durante el ciclo de secado, se produce una entrada de agua salada en el depósito de las resinas, con lo que se «regeneran» absorbiendo el agua los iones de calcio y de magnesio y cediendo a las resinas los iones sodio, dejándolas preparadas para volver nuevamente al ciclo de descalcificación del próximo lavado.
El agua de regeneración, cargada de cal y magnesio, va directamente al desagüe, igual que los restos de impurezas de la sal utilizada.
Por cierto, si necesitas usar sal (por encima de 40 º de dureza), no te dejes engañar por la publicidad de las multinacionales que te ofrecen «sal especial para lavavajillas», -lógicamente mucho más cara- libre de impurezas, compacta, etc. Compra la sal «gorda» más barata que encuentres. Al fin y al cabo, las posibles impurezas se van a ir por el desagüe...
Resumiendo: te aconsejo que uses las pastillas «todo en uno», pues no tienes que preocuparte (ni gastar) en sal hasta los 40 º. Lavan perfectamente, facilitan el secado por su efecto «abrillantador» y además protegen la cristalería.
¿Cómo deben usarse?. Se pone directamente la cápsula en el depósito destinado al detergente y se cierra. En el prelavado no actúa la pastilla, y cuando llega el lavado, se abre automáticamente el depósito y cae la pastilla, que se va disolviendo por capas según el proceso del lavavajillas. Si no te cabe en el depósito del detergente, ponla en la cuba o mejor en el cesto de los cubiertos. Pero en este caso NO utilices prelavado: ve directamente al lavado.
Espero que con estos consejos se te haga más fácil el uso del lavavajillas y te ahorres la sal, ya que no es necesaria hasta los 40º de dureza. Tu vajilla quedará mejor y tu cristalería brillará. Y además podrás ahorrar cada día
Categorías
Electrodomésticos Lavadoras

Ahorra cada día NO usando productos antical en la lavadora (II)

Ayer explicaba que en la mayoría de los casos no es necesario usar productos antical en la lavadora. Hoy voy a seguir con el mismo tema.

La publicidad, especialmente por televisión, insiste una y otra vez en que usemos estos productos, ya que de lo contrario «amenazan» con que tendrás que cambiar la lavadora por culpa de las deposiciones de cal, mostrando imágenes como las que exponemos aquí. Y esta publicidad se hace a nivel nacional, a sabiendas (ellos mejor que nadie lo saben) que más de la mitad de España dispone de aguas blandas, por lo que no es necesario, en ningún caso, el uso de estos productos. O sea, que están engañando, de entrada, a la mitad de la población española, por la supuesta dureza del agua, y a casi la otra mitad porque aunque el agua disponible sea dura, si se lava en frío, no se precipita la cal (no estorba) si no se alcanzan elevadas temperaturas de lavado, por encima de 50 º Centígrados.
Si quieres saber la dureza del agua en tu localidad, pregúntalo a tu compañía suministradora. Como idea general, podríamos decir que todo el norte de España y la parte occidental es de aguas blandas, siendo duras en el arco medciterráneo. Es absurdo, por consiguiente, usar productros antical en Madrid, Galicia, Asturias, Castillas, País Vasco, etc. Si lo haces, además de engordar a la multinacional, estás tirando el dinero por el desagüe de tu lavadora…
Vuelvo con la «amenaza» de la publicidad, que llega a decir que cada 10 minutos hay que cambiar una lavadora por los problemas producidos por no usar su producto antical, para que la gente piense que en los próximos 10 minutos le puede tocar a ellos. Veamos ¿Qué cantidad de lavadoras se estropean por la cal según esta multinacional? ¿Es importante la cantidad?. Hagamos números…
En el supuesto que el cálculo se haya hecho considerando que las lavadoras estén funcionando durante las 24 horas del día, tendríamos en 24 horas 1.440 minutos. Si se estropea una cada 10 minutos quiere decir que cada día habría que cambiar 144 lavadoras, lo que al año supondría sustituir 52.560 lavadoras.
¿Es importante esta cifra? Teniendo en cuenta que hay más de 15 millones de hogares en nuestro país, y prácticamente todos con lavadora, las 52.560 lavadoras «a cambiar» por culpa de la cal representarían el 0,35 % del parque de lavadoras existente. Otro cálculo: en España, el pasado año, de bajas ventas por la crisis, se vendieron 1.664.000 lavadoras. Ver las estadísticas de ANFEL (Asociación Nacional de Fabricantes de Electrodomésticos). Las 52.560 lavadoras que según esta publicidad hubo que sustituir por problemas de cal hubieran representado el 3,15 % de los aparatos comprados. Creo que no es para asustar a la gente.
¿Para cuándo una ley   que actúe de oficio para defendernos de la publicidad engañosa y de las verdades a medias?. Estamos cansados de oir: este producto limpia dos, tres, cuatro veces más, consume x veces menos, etc. sin ninguna base que pueda demostrarlo…y lo dicen con absoluta impunidad!. Hay una Asociación donde recurrir, AUTOCONTROL  pero el particular, ¿Cómo se lía en una demanda que solo pueden permitirse la grandes multinacionales?´¿Por qué no actúa de oficio?
Veamos qué se considera «publicidad engañosa»: La veracidad de la publicidad viene regulada en la norma 14 del Código de Conducta Publicitaria, que dice así: “la publicidad no deberá ser engañosa. Se entiende por publicidad engañosa aquélla que de cualquier manera, incluida su presentación, o en razón de la inexactitud de los datos contenidos en ella, o por su ambigüedad, omisión u otras circunstancias, induce o puede inducir a error a sus destinatarios”.
Mientras  la Administración o los políticos no pongan freno a la publicidad engañosa, si seguís estos consejos sobre no usar los productos antical, podreis ahorrar dinero cada día.
Categorías
Electrodomésticos Lavadoras

Ahorra cada día NO usando productos antical en la lavadora (I)



Sí, lo has entendido bien: no uses productos antical en tu lavadora. Puedes ahorrar mucho dinero cada día.
 
La machacona publicidad de las multinacionales insisten en que usemos sus productos antical en cada lavado de ropa. Yo afirmo que no nos dicen la verdad, O al menos, no toda la verdad. Me explicaré.

Las aguas se clasifican en

a) Blandas: hasta 5 grados hidrotimétricos franceses (Hasta 50 mgrs/litro de carbonato cálcico)

b) Poco duras: entre 5 y 10 grados.
c) Duras: entre 10 y 20 grados.
d) Muy duras: más de 20 grados


Si en tu zona tienes el agua con una dureza de menos de 30 grados, no necesitas para nada productos antical, en ningún caso, puesto que los detergentes usados en el lavado de la ropa contienen polifosfatos que reducen la dureza del agua y no se necesitan otros aditivos.
Si la dureza es superior a 30 grados y lavas con agua fría, no uses en ningún caso productos antical, pues hasta 50º Centígrados de temperatura, la cal no «precipita» (se deposita) de manera significativa sobre las zonas más calientes de la lavadora.


Si tienes una dureza superior a 30 grados y vas a utilizar un programa de más de 50ºC. de temperatura, puedes usar un producto antical o bien poner un poco más de detergente, para que «reduzca» la dureza excesiva del agua. No obstante, si no lo haces, No pasará nada….


Mañana seguiré ampliando este tema, que tanta publicidad engañosa origina y que tanto dinero de nuestros bolsillos está dilapidando.
Categorías
Electrodomésticos Leyes sobre electrodomésticos Publicidad engañosa Servicios Técnicos

Clases de Servicios Técnicos de Electrodomésticos

Es muy importante elegir el Servicio Técnico adecuado para la reparación de su electrodoméstico. Un error en la elección puede producirte la pérdida de la garantía del aparato, una reparación defectuosa y hasta un verdadero timo. A continuación explicamos los tres diferentes tipos de Servicios Técnicos
  • Servicio Técnico Normal
  • Servicio Técnico Oficial de Fabricante
  • Servicio Técnico “pirata”

Veamos la definición de Servicio de Asistencia Técnica (SAT) o simplemente Servicio Técnico. Según el Real Decreto 58/1988 de 29 de Enero, Ley reguladora de los Servicios Técnicos, son «establecimientos o personas que, cumpliendo los requisitos reglamentarios establecidos para esta actividad, se dediquen a la reparación, instalación y/o mantenimiento de aparatos de uso doméstico y prestan sus servicios tanto en los locales donde se desarrolla su actividad como en los domicilios de los usuarios”.

El tipo de Servicio Técnico «normal» repara varias marcas, y cumple con el requisito de tener un domicilio de trabajo y también con todas las normas establecidas sobre presupuestos, recambios, precios, garantía de las reparaciones, hojas de reclamaciones, etc. La única limitación de este tipo de Servicios es que no pueden atender la Garantía de los aparatos puesto que no son “Oficiales de Fabricanbte”

El segundo tipo es el “Servicio Oficial de Fabricante”, que dispone de una autorización escrita del Fabricante para atender la Garantía y fuera de élla. El usuario no paga las reparaciones en Garantía pues el Servicio las facturá directamente al Fabricante. Este tipo de Servicios conoce mejor que nadie los aparatos de su marca, dispone de documentación técnica, asesoramiento y cursillos de la marca y recambios originales. Algunos de estos Servicios son para una sola marca en su zona, y otros atienden oficialmente a varias marcas. Este es el tipo de Servicio que recomiendo para evitar problemas, abusos y timos. La recomendación es para la Garantía (gratuita) y también para fuera de élla (con cobro controlado por la marca).
El tipo de Servicio Técnico “pirata” es el que normalmente no tiene local abierto al público, no puede hacer facturas (es ilegal) y la mayoría de las veces “usurpa” la oficialidad de una o varias marcas, anunciándose incluso como Servicio Ofiocial de Fabricante, sin serlo. Ten muchísimo cuidado con éstos Servicios!!. Más adelante volveremos a hablar de éllos para ayudaros a evitarlos (o descubrirlos, pues a veces no lo parecen).
De momento, si tienes necesidad de un Servicio Oficial de Fabricante, contacta con la  página Web de la Asociacion Nacional de Fabricantes de Electrodomésticos , ANFEL  donde encontrarás el teléfono de contacto para informarte del Servicio Oficial de Fabricante de la marca de tu electrodoméstico. Este es el único método seguro para que no te engañen.


 
Categorías
Electrodomésticos Garantías Servicios Técnicos

La Garantía de los electrodomésticos

Basándose en la Directiva Europea 1999/44/CE, la Ley 23/2003 de 10 de Julio sobre Garantías en la venta de bienes de consumo fue publicada en el BOE, entrando en vigor el 11 de Septiembre de 2.003. Esta es la Ley que regula las Garantías de los Electrodomésticos y que se aplica en todos los países de la Unión.
Esta garantía recoge la obligación de reparar, sustituir o devolver el importe del aparato en función de la resolución de los problemas que se puedan presentar en los dos primeros años de uso de los aparatos.
Para su aplicación, solo es necesario conservar la factura de compra del aparato. Como es general, no hace falta siquiera conservar el Certificado de Garantía.
La cobertura de la garantía corresponde, por Ley, al Vendedor, quien a su vez puede revertir al fabricante los costes de subsanar las averías. Por esta razón, en España, la garantía la atienden directamente los Servicios Técnicos Oficiales del Fabricante, ahorrándose el trámite de repercutir los costes y liberando al vendedor de este cometido, si no se presentan problemas, ya que en tal caso, es siempre al Vendedor a quien debería reclamarse.
La cobertura de esta «Garantía europea de dos años» es total: en caso de defecto del aparato, la reparación debe ser efectuada sin ningún coste para el usuario ni por desplazamiento, ni mano de obra ni por recambios. No obstante, se está aplicando por algunas marcas el cobro del desplazamiento a partir del 7º mes, que trataremos próximamente.
Esta garantía genérica de dos años puede complementarse, si así lo decide el fabricante o el vendedor, con una «Garantía Comercial Complementaria», siempre como ampliación de la garantía genérica. Esta garantía debe establecerse por escrito y el usuario debe guardar cuidadosamente el Certificado, pues en caso de necesidad, será obligatorio exhibirlo al Servicio Técnico junto con la factura de compra en el caso de necesitar una reparación.
La garantía Comercial o Complementaria puede ser gratuita, para estimular la venta, o bien de cobro, en cuyo caso es muy recomendable leer bien el texto para comprobar si vale la pena pagar un complemento por lo que nos ofrecen como añadido a la garantía obligatoria.
Ya he dicho que la garantía de dos años debe ser cubierta siempre por el Servicio Técnico Oficial del Fabricante, pudiendo no atender una avería si ha intervenido otro Servicio no oficial anteriormente. En cambio, la garantía complementaria no es obligatorio que sea atendida por el Servicio Oficial si quien la otorga es el vendedor o una compañía aseguradora.
Iré desarrollando los puntos más importantes de la Ley de Garantía europea de dos años en próximos artículos, poniendo ejemplos concretos de aplicación.
Categorías
Electrodomésticos Temas varios

Comienza «Cómo ahorrar dinero cada día con los electrodomésticos»

La información al consumidor sobre qué tipo de electrodomésticos le interesa más comprar y cómo se puede ahorrar cada día con su uso es la finalidad de este blog que hoy comienza su andadura.
Quiero informar a mis lectores, de manera sencilla, abierta y absolutamente desinteresada por mi parte, de todo lo necesario para que podáis determinar, con conocimiento de causa, qué electrodoméstico os interesa comprar en función de vuestras necesidades particulares, sus características, el modelo, su eficiencia energética, su grado de eficacia, sus consumos, la asistencia técnica, la garantía, el mejor precio, dónde comprarlo, quién lo puede instalar y su mantenimiento.


Explicaré, aparato por aparato (de Línea Blanca, Aire Acondicionado y Calefacción) lo que más te interesa conocer para que cuando vayas a realizar la compra, seas tú quien le plantees al vendedor qué aparato necesitas y no que sea él quien te “venda” el que más le interese.
Por eso explicaRé algunos aspectos técnicos, imprescindibles para que tú puedas decidir qué aparato te conviene más. Eso sí, con explicaciones rigurosas pero sencillas, comprensibles por todos.
Sabiendo lo que más te interesa
comprar puedes ahorrarte mucho dinero en la compra, y lo que es más importante, te mostraré ómo puedes ahorrar cada día en su uso, en la energía eléctrica, agua y productos y aditivos para el funcionamiento; en la asistencia técnica, en la aplicación de la garantía y en la selección del Servicio Técnico adecuado.
También incluiré otros temas del hogar donde se puede ahorrar cada día, como es la iluminación, el mantenimiento de los aparatos, su amortización y su uso más económico. Daré consejos de uso y orientaciones de cómo resolver los problemas -técnicos o no- que se puedan presentar en tus electrodomésticos.
En muchos de estos temas podré incluso valorar la cantidad de dinero que se puede ahorrar cada día aplicando los conocimientos, orientaciones y consejos que os voy a ir dando en cada uno de mis artículos.


Os informo también que estoy abierto a contestar las preguntas de interés general que me hagáis, mediante artículos concretos para tales preguntas. Igualmente mne comprometo a tratar de los temas de mis especialidades que queráis proponerme.


Cuando vais a comprar un coche, llegáis al concesionario de la marca que os interesa y sabéis ya perfectamente si queréis una berlina, un monovolumen, con tracción normal o en las cuatro ruedas, gasolina o diesel y muchos más detalles. No es el concesionario el que os vende lo que él quiere, sino lo que vosotros le pedís.


¿Por qué no hacerlo así también cuando vais a comprar una lavadora, una secadora, un aire acondicionado, un sistema de calefacción? . ¿Ne creéis que es conveniente saber qué velocidad de centrifugado necesitáis en la lavadora, si la secadora tiene que ser de evacuación o de condensación, si el aire acondicionado debe ser inverter, si el frigorífico conviene que sea no frost, cuánto se puede ahorrar cada día con bombillas de bajo consumo o de LEDs, si debes usar o no sal en el lavavajillas…y muchas más cosas que os voy a ir explicando de manera muy sencilla, y espero que amena e interesante, que vais a entender todos sin ninguna dificultad.


Reitero mi disponibilidad para atender vuestras consultas y propuestas de temas a tratar, para lo que quedo a vuestra disposición.