Categorías
Ahorro energético Calefacción Eficiencia Energética Electrodomésticos Etiquetas Energéticas Fabricantes

¿Qué electrodoméstico me interesa comprar? ¿Cómo calcular el coste total de compra MÁS el coste de consumo durante 10 años?

En mi reciente artículo “El alto precio de los electrodomésticos de mayor Eficiencia Energética y que más ahorran electricidad,…” nuestra asidua comentarista ROSA nos ha dejado un nuevo comentario y JESÚS, también habitual colaborador, ha dejado otro comentario que por su interés me ha dado pié a este nuevo artículo, donde propongo “educar” a los lectores para que a la hora de comprar un electrodoméstico (u otras cosas) contemos no solo el precio de compra del aparato, sino también el coste del consumo previsto en su vida útil, siendo ese cálculo el que nos debería indicar qué aparato o producto nos va a ser más rentable comprar. Me ha parecido una excelente propuesta y mediante este artículo voy a darle forma para que nos pueda servir de guía a los interesados en el tema. Veamos ambos comentarios a continuación y luego desarrollaré la propuesta de JESÚS.

«Anónimo20 de mayo de 2015, 23:30

         Rosa 

Los datos que aportas en este artículo dejan claro lo beneficioso que serían los planes RENOVE a  mayor escala; no sólo que lo apliquen determinadas comunidades. De entrada ventajas directas para consumidores, fabricantes y medio ambiente.

Me alegra que mi comentario haya dado pie a un artículo tan interesante. Buenas noches (y a la espera de la explicación de este  Plan PRIE que en mi caso desconocía que existiese).»

Jesús21 de mayo de 2015, 9:32
También sería interesante «educar» para que la gente que compra cosas no se fije sólo en el coste de compra, sino que tenga en cuenta el coste total de propiedad, es decir, sumar al precio de compra los costes que se van a generar durante toda su vida útil. En el caso de un coche serían las revisiones, las reparaciones y (sobre todo) la gasolina, y en el caso de un electrodoméstico sería el consumo eléctrico.

Por poner un ejemplo, una nevera A+++ que cueste 600 eur y gaste 140 kWh/año, en 10 años de vida útil puede gastar 280 eur en electricidad, haciendo un coste total de 880 eur.
En cambio, si por ahorrarnos unas perras nos compramos una A+ que cueste 450 eur, pero gaste 250 kWh/año, tenemos que en luz gastará 560 eur, por lo que el coste total será de más de 1.000 eur, por lo que no ahorraremos nada, sino todo lo contrario.”

Partiendo de la idea de JESÚS, y para tratar este asunto, he hecho una tabla donde colocar todos los datos de compra del aparato: marca, clase energética, consumo anual, y coste del consumo de energía en su vida útil, que considero de un mínimo de 10 años. Veamos dicha tabla:
TABLA CÁLCULO COSTE TOTAL FRIGORÍFICOS (COSTE + CONSUMO 10 AÑOS)
Frigorífico Combi Marca
BALAY
BALAY
BALAY
           comprado   en año
comprado   en año 
Modelo
3KFB7611
 3KF6604W
3KSP6865
2005
1995
Altura, cms.
186
186
201
Tipo
no frost
no frost
no frost
Clase Eficiencia Energética
A+
A++
A+++
B
D
Precio coste
535
615
899
Consumo kWh por año
280
258
156
338
650
Coste consumo 1 año (0,19 € el kWh)
53
49
29
64
123
Consumo kWh en 10 años
2.800
2.580
1.560
Coste total consumo (kWh x 0,19 €)
532
490
296
Coste consumo 10 años+coste compra, €
1.067
1.105
1.195

Ahora os propongo que analicemos juntos esta tabla, de la que vamos a sacar importantes conclusiones.

1.- Origen de los datos: He buscado estos datos en la Web de EL CORTE INGLÉS dedicada a electrodomésticos, donde hay diversidad de marcas y todos los datos técnicos y de precios que necesitamos. He elegido hacer las comparaciones con frigoríficos, por seguir el planteamiento de JESÚS, si bien las proporciones y la mayoría de conclusiones, como veremos, se pueden aplicar al resto de electrodomésticos, ya que los cálculos se hacen sobre los precios de coste de compra del aparato y los consumos eléctricos en 10 años dependiendo de la Eficiencia Energética de los aparatos. También he buscado una marca como BALAY, de tipo medio en términos de precio de coste de los aparatos y de su categoría o posicionamiento de marca en el mercado. Además necesitaba que la misma marca tuviera en venta frigoríficos similares en cada una de las tres categorías de eficiencia energética más elevada: A+, A++ y A+++. Otros datos necesarios eran que los tres tipos de aparatos fueran similares en altura (lo que da la capacidad) y del mismo tipo (No Frost).

Luego en las dos últimas columnas de la tabla he calculado, como veremos luego mediante otra tabla, los consumos de aparatos que, por su fecha de compra, podamos tener en algunas casas, con el cálculo de coste de electricidad anual, lo que nos dará una idea de si nos interesa cambiar el viejo aparato por otro actual de más eficiencia energética. 
 
2.- Eficiencia Energética: Como he dicho, he buscado aparatos actuales, que ya tienen todos superado el anterior tope de eficiencia energética que era A, siendo actualmente casi todos los aparatos en venta del tipo de Eficiencia A+, A++ y A+++. Los aparatos antiguos de la derecha de la tabla los he calculado mediante otra tabla que confeccioné hace tiempo, donde se reflejan los diferentes antiguos tipos de la A hasta la G. Como podéis ver, el frigorífico comprado en 1.995 le he calculado una eficiencia energética D, y al fabricado en 2.005 le he calculado la eficiencia energética B.
3.- Precio de coste del frigorífico: Como he dicho antes, son los precios que he encontrado para los tres aparatos en la Web de EL CORTE INGLÉS, donde podéis ver todos los datos elegidos.
4.- Consumo de kWh al año: También consta en los datos de la citada web, y corresponden al consumo anual de cada aparato, según la etiqueta energética correspondiente a cada modelo.
4.- Coste consumo anual: Multiplicando el coste del kWh, que en mi casa he calculado me sale a 0,19 € por kWh, y lo he multiplicado por los kWh que consume el aparato indicados en su etiqueta energética.
5.- Consumo y coste de los kWh en 10 años: He considerado un mínimo de 10 años de duración del aparato, si bien eso dependerá de su uso, posibles averías, ganas de cambiar el aparato, etc.
6.- Coste de compra del aparato más coste del consumo eléctrico en los 10 años. Vemos que el coste TOTAL es similar: 1.067, 1.105 y 1.195 € en los tres aparatos propuestos, de eficiencias energéticas A+, A++ y A+++. De aquí podemos extraer las siguientes
CONCLUSIONES:
1.- Como hemos visto, resulta que contando la amortización del coste de compra del aparato y el consumo en los 10 primeros años de su uso son muy similares, ya que lo que ahorramos por sus menores consumos en función de sus mayores eficiencias energéticas son anulados (o compensador) por su mayor precio de coste de compra. Entonces… ¿Qué ganamos comprando aparatos de mayor eficiencia energética pero que son más catos de compra? Pues la realidad está ahí, y es algo decepcionante: no ganamos NADA. Entonces…¿Por qué hemos de comprar el aparato de mayor eficiencia energética si no ahorramos nada? Yo diría que hay algunas ventajillas:
1.1.- Es de suponer que el frigorífico nos durará más de 10 años, por lo que, como ya se amortizó el coste de compra, a partir del año 11 cuanto mayor eficiencia tenga el aparato más ahorraremos en electricidad. Si el frigorífico es A++ en lugar de A+, ahorramos 22 kWh al año, y si es A+++ ahorramos, respecto al A+, 124 kWh al año.


Pero si se trata de sustituir un aparato antiguo, del tipo B, por otro A+++, ahorraríamos 182 kWh año (34 €) y si el aparato viejo era de eficiencia C (año 1995) nos ahorraríamos 494 kWh, al año, o sea 94 € al año.

1.2.- ¿Recordáis mi anterior artículo titulado “El alto precio de los electrodomésticos de mayor Eficiencia Energética y que más ahorran electricidad, deriva la compra a los de menor precio”? Decía entonces “El elevado precio es el culpable de que los electrodomésticos de mayor Eficiencia Energética (A+, A++ y A+++) que son los de mayor ahorro de electricidad, no se compren masivamente a pesar de que un aparato de clase alta consume muchísimo menos…”  Y luego añadía “que estos aparatos, si entran en un PLAN RENOVE, tienen una bonificación de 125 € como ayuda a la compra, vemos que la vuelta a los antiguos planes RENOVE de electrodomésticos sería, en este preciso momento, un elevadísimo incentivo para descargar stocks acumulados por la crisis, especialmente virulenta con los electrodomésticos, y un fuerte impulso al sector…” Con la ayuda de los planes RENOVE, el coste de los aparatos sería de 125 € menos en el caso de los frigoríficos, y en el caso de los tres de la tabla sería un descuento en el precio entre un 14 % (A+++) un 20 % (A++) y un 23 % en el caso del A+.
La conclusión del estudio de FECE era, en el citado anterior artículo: “El 97% de los encuestados por FECE a través del sondeo periódico Observatorio FECE han afirmado que el precio es la razón por la que los consumidores no compran aparatos de alta eficiencia energética a pesar de que la mayoría se interesa por comprarlos. Poseer un electrodoméstico de elevada eficiencia puede llevar a un gran ahorro en la factura energética, además de ser más respetuosos con el medio ambiente y, a nivel global, contribuir al cumplimiento de los objetivos de ahorro energético y de recogida de RAEE marcados por la Unión Europea.
Espero, amigos lectores que os haya servido este artículo para ver claro que los aparatos más eficientes consumen mucho menos electricidad…PERO SON MÁS CAROS, por lo que, si no hay ayudas para la compra., como los planes RENOVE, tardas 10 años en amortizar la compra y empezar a ahorrar dinero. Esa es la pura realidad: O se bajan los precios de los aparatos más eficientes (cosa que dudo se pueda hacer) o se ayuda a su compra. Dicho de otro modo, ¿Vale la pena lo más eficiente?... Que cada uno saque sus propias conclusiones.
Categorías
Ahorro energético Eficiencia Energética Electrodomésticos Etiquetas Energéticas Fabricantes Lavadoras

Lecciones de un técnico de la competencia sobre el ahorro energético de las lavadoras SAMSUNG Eco Bubble (con burbujas)

Hoy me referiré a un comentario dejado por CARMELO, autodenominado “técnico certificado de la competencia de SAMSUNG”donde dice que ha hecho pruebas sobre las lavadoras de SAMSUNG a las que me refiero en dicho art´ñiculoi que titulaba “El gran engaño de SAMSUNG con su lavadora Eco Bubble (de burbujas) que dicen “ahorra un 70 % de energía” y saca las siguientes conclusiones: «Que yo no demuestro lo que digo, que esta lavadora la de Samsung es superior al promedio y en nuestras pruebas ahorraron entre un 55% y un 6% de energía real, que obtiene mejores resultados que incluso nuestro propio equipo, que voy a borrar su comentario “por cobardía, falta de creatividad” y otras lindezas por el estilo. Como podrá ver CARMELO, no solo no he borrado su comentario sino que le voy a contesra “a modo”. Voy a ir poniendo los párrafos del comentario en cuestión y contestándolos uno a uno. Si queréis leerlo todo junto lo tenéis aquí. Como siempre, la señalización de palabras en negritas la he puesto yo. Dice así:


“Buenas tardes a todos. Lo mio es muy cortito, soy técnico certificado de la competencia de Samsung, y como todos saben, hacemos más pruebas sobre productos ajenos que sobre propios, para mejorar los puntos flojos propios y resaltar los de terceros. Justamente por esto, no puedo dejar mi nombre”

Dice CARMELO que es “técnico certificado de la competencia de Samsung”. No sabía yo que la competencia de SAMSUNBG (todas las marcas y fabricantes de electrodomésticos del mundo mundial) otorgaban la titulación de “técnicos certificadoi”. Veamos qué es un técnico: “Que conoce muy bien los procedimientos de una ciencia, un arte o un oficio y los lleva a la práctica con especial habilidad”
Por lo tanto CARMELO se supone que conoce muy bien los procedimientos de la ciencia de revisar e inspeccionar las funciones, cualidades y defectos, en este caso nuestro, de las lavadoras. Lo del Certificado ya es otra cosa, pues que yo sepa, “la competencia de SAMSUNG” no es quien para emitir Certificados que demuestren que sea competente para juzgar a la competencia de SAMSUBG. Esto es lo que se deduce de lo que escribe…

“…como todos saben, hacemos más pruebas sobre productos ajenos que sobre propios, para mejorar los puntos flojos propios y resaltar los de terceros. Justamente por esto, no puedo dejar mi nombre…”

Ya sabéis ahora, amigos lectores, que todos vosotros “sabéis” que los TÉCNICOS como CARMELO se dedican a hacer pruebas en los aparatos de SAMSUNG para mejorar los puntos flojos propios (se refiere a los aparatos propios) y conseguir datos e información para “RESALTAR” los puntos flojos de la coimpetencia…¿Cómo? ¿Qué vosotros, lectores, no sabíais nada de esto? Pues CARMELO dice “que todo el mundo sabe…O quizá es que no ha aprendido a hablar con propiedad, que no sabe expresarse…Pero ahora ya lo sabéis: CARMELO se dedica a buscar los puntos FLACOS de la competencia (SAMSING) para no caer en sus mismos fallos y poder “atacar a SAMSUNG por sus errores». Veremos ahora cómo aprovechan estos conocimientos para aplicarlos en sus aparatos (de la competencia) y cómo los aprovechan para ATACAR a SAMSUNG.

“…lo que si puedo decir es que el Ing. Antonio Vazquez sabe mucho de lo que dice, sólo si no debe demostrar lo que dice. Nuestras pruebas indican que esta lavadora la de Samsung es superior al promedio y en nuestras pruebas ahorraron entre un 55% y un 6% de energìa real, obteniendo mejores resultados que incluso nuestro propio equipo.”

Según nuestro TÉCNICO CERTIFICADO por la competencia de SAMSUNBG, yo sé lo que digo SOLO cuando no necesito demostrarlo. Yo siempre he creído que me pasaba en dar explicaciones demostrando con datos lo que escribo y que aportaba al blog, Pues parece ser que no es así, que solo digo y afirmo lo que no demuestro…Bien, lo dejo al criterio de los lectores.
Sigo con el mismo párrafo donde dice que según sus “pruebas” de tlécnico certificado”, “…esta lavadora la de Samsung es superior al promedio y en nuestras pruebas ahorraron entre un 55% y un 6% de energìa real, obteniendo mejores resultados que incluso nuestro propio equipo.” Pues no entiendo eso de que esas lavadoiras “ahorran entre el 55 y el 6 %”….¿No será entre el 55 y el 60 %, por ejemplo?. Deberías releer lo que escribes, pues este tipo de errores no quedan muy bien y pueden crear confusión.

“…Asumiendo que por cobardía y falta de creatividad el amigazo Antonio va a borrar este post, me doy el gusto, con certificado en mano, de decir que vuelva a cursar la primaria para aprender a expresarse mejor, que vuelva a la secundaria para y haga las materias que tenga pendiente, y que alguna vez pise la facultad o lea un poco más, la cultura no muerde.Cordialmente, Carmelo.”

Apreciable CARMELO: veo que además de no saber leer, como luego demostraré, no tienes ni idea de lo que significan las palabras que dices. Me tildas de COBARDÍA, que según el diccionario de la RAE es “Carencia de valor o entereza de ánimo”. ¿De dónde sacas ese calificativo para aplicarlo a mi persona? ¿De mis artículos defendiendo a los consumidores y denunciando los abusos de las multinacionales como las compañías eléctricas, las grandes marcas mundiales de electrodomésticos, los fabricantes de productos basura, los estafadores de todas las raleas, el mirar hacia otro lado de la judicatura, de las mentiras bochornosas de los políticos, etc, etc…¿Es esa mi cobardía?.. No seas necio y dime UN SOLO EJEMPLO. Porque lo que es adivinar…te aseguro que como adivino no tienes mucho recorrido. Porque a continuación me tachas de “falta de creatividad”. Claro, naturalmente, no soy creativo por mi extensísima vida profesional y si te refieres al blog, SOLO he publicado, desde el 3 de Agosto de 2.010, hace ahora 4 años y medio, 568 artículos y he recibido/contestado SOLO 7.904 comentarios y mi blog ha ten7do, hasta el día de hoy, SOLO 3.803.468 visitas”. Respecto a lo de “amigazo” solo lo soy con mis amigos y con mi familia, pero no de individuos como tú… No con indocumentados de tres al cuarto.
Al parecer tienes un concepto muy elevado de tus conocimientos y de tu visión de futuro, cuando dices “el amigazo Antonio va a borrar este post”. Mira, amigo, NUNCA he borrado un post (artículo) de los que he escrito. Jamás. Lo dicho, dicho está y ahí queda. Y si alguien me argumenta para rectificar algo y tiene razón, rectifico EN EL MISMO ARTÍCULO, diciéndolo. Por eso, en tu lamentable escrito, te equivocas una vez más. Como puedes observar, ni he borrado el artículo, ni aunque me pagaran por hacerlo, y no solo eso, sino que, además, estoy perdiendo el tiempo en contestar tonterías como las tuyas que, no te impacientes, voy a responder detalladamente.
Pero como quizá, en tus sabias palabras te puedes haber confundido una VEZ MÁS y , posiblemente quisieras decir que BORRARÍA TU COMENTARIO, pues ya ves que, si era eso lo que pensabas, una vez más te equivocas. Te contesto, no dejándome una sola de tus tonterías por responder.

“…me doy el gusto, con certificado en mano, de decir que vuelva a cursar la primaria para aprender a expresarse mejor, que vuelva a la secundaria para y haga las materias que tenga pendiente, y que alguna vez pise la facultad o lea un poco más, la cultura no muerde.”

¿Hablas de TU CERTIFICADO en mano? Te diré que Certificados hay muchos, y también se compran muy baratos en Internet. Te puedes comprar el que más gusto te dé. De lo que quieras, y por prestijiozas Hunibersidades…«
Por5 si te interesa, mi “certificado” (Título de ingeniero) me lo dieron en la antigua ESCUELA de INGENIEROS de la calle Urgel de Barcelona, que años ha, se trasladó a la Diagonal. Voy a aprovechar para referirte un consejo que nos dio un catedrático de aquella “Escuela: Don ANTONIO CUMELLA, que nos dijo un día en la clase: “Cuando tengáis que hablar o explicar sobre un tema concreto, aseguraros de que sabéis al menos 10 veces más de lo que decís. Si no es así, no lo escribáis nunca, pues podéis equivocaros y quedar en ridículo o lo que es peor: DESPRESTIGIADOS” Toma nota, CARMELO, para evitar seguir haciendo el ridículo, pues parece que practicar el quid pro quo es tu especialidad.
Ahora toca ya que os explique, amables y pacientes lectores, la realidad y demostraciones de lo que dije en aquel artículo y las razones de mi respuesta a las sandeces del ilustrado y CERTIFICADITO CARMELO. Copio lo que decía yo al principio del mencionado artículo.

“La machacona publicidad engañosa de la multinacional coreana SAMSUNG, anunciando por primera vez en España sus electrodomésticos de Línea Blanca, describe a sus lavadoras Eco Bubble (de burbujas) como que ahorran un 70 % de electricidad porque “lavan con agua fría a 15 ºC con igual efectividad que a 40ºC”. Por eso, por lavar con agua fría, reducen el consumo un 70 %. Eso sería en ese programa solamente, claro. Pero no lo dicen, por lo que se capta «ahorran un 70 % de energía». Estoy seguro que el 90 % de los consumidores que vean este anuncio por televisión les va a quedar “que la lavadora SAMSUNG, debido a su sistema de burbujas, ahorra un 70 % de energía”.

Parece que esta multinacional acaba de descubrir la sopa de ajo. Me explico: acaba de descubrir que no calentando el agua del lavado, se ahorra un 70 % de energía que si se calienta a 40ºC. ¡Pues vaya perogrullada! Y es una perogrullada por varias razones:

· Porque TODAS las lavadoras pueden lavar en el programa en frío y se ahorran exactamente la misma energía. O sea, que la “exclusividad” o el “invento” de SAMSUNG es tan viejo como las propias lavadoras.

· Porque no siempre se utiliza para lavar el programa de 40ºC, sino también unos de agua fría y otros de agua más caliente.

· Quien haya leído mis artículos habrá visto que para ropa poco sucia, con los actuales detergentes, especialmente los líquidos, que se disuelven a cualquier temperatura, si no hay que quitar grandes manchas o la ropa no está muy sucia, puede lavarse en frío sin ninguna dificultad y sin perder calidad de lavado apreciable.

· El “invento de las burbujas, aparte de la rimbombante palabrería, ¿Qué porcentaje de “mejor lavado en frío” obtienen respecto al resto de lavadoras? Si las bases del lavado son el detergente y los movimientos del tambor, que haya burbujitas o no, es insignificante sobre el resultado del lavado. Más bien parece un cuento chino (perdón, quería decir coreano)”

Cualquier persona que sepa leer, entiende lo que decía yo en dicho artículo: que TODAS las lavadoras, en el programa en frío o a poca temperatura, gastan hasta un 70 % menos de electricidad que lavando en caliente. TODAS las lavadoras, con burbujas, o sin ellas. Por consiguiente la publicidad engañosa del anuncio no era que no fuera cierta esa reducción de consumo de energía, sino achacar ese consumo a las burbujas de ese modelo de lavadora, cuando TODAS las lavadoras tienen el mismo comportamiento. ¿Tan difícil es entender eso? Pues a nuestro TÉCNICO CERTIFICADO no le quedó clara esta lectura cuando arremete en tromba siendo que el reducido consumo de SAMSUNG es verdad. Naturalmente qiue lo es, pues es idéntico a lo que sucede en todas las lavadoras qiue laven cuando se hace un lavado en frío o con poca temperatura. 

No creo que haya que estudiar trigonometría ni termodinámica para entender lo que se lee en mi artículo. No creo que sea necesario tampoco disponer de un CERTIFICADO DE LA COMPETENCIA para entender lo que puede comprender sin ninguna duda un niño de 10 años…que sepa leer, claro. ¿En qué se basa este individuo para decirme tantas majaderías en su comentario? En nada, simplemente no entiende lo que lee.
Si CARMELO es tan terco que no quiere reconocer lo que he escrito, hay otra forma de comparar los rendimientos energéticos de las lavadoras, y esa es su Etiqueta Energética. En ella, se leen todos los datos técnicos de cada marca y modelo de lavadora puesto que su misión es la de orientar al consumidor sobre el Ahorro Energético y otros importantes datos de cada aparato. Veamos qué dicen las etiquetas energéticas de dos modelos de lavadoras de 8 kilos, de carga frontal, de las marcas SAMSUNG (Eco Bubble) y de la española BALAY, Sus consumos anuales de energía, verificados en laboratorio de ensayos y bajo las condiciones y protocolos de la Unión Europea, creo serán suficientes para que nuestro TÉCNICO CERTIFICADO de por válidos los datos de consumo energético anual (ensayos estándar de 220 lavados/año) que son los siguientes:
  • Lavadora de carga frontal Samsung Ecobubble WF80F5EDW2W/EC de 8 Kg,  Clasificación Energética A+++; Consumo de Energía 166 kWh- año 
  • Lavadora de carga frontal Balay 3TS984B de 8 Kg  Clasificación Energética A+++;   Consumo de energía: 135 kWh-año
Estos datos oficiales son los que valen, y se demuestra que una lavadora española, BALAY, de la misma capacidad que la ECO BUBBLE de SAMSUNG, es más eficiente (un 18 %) que la SAMSUNG, sin necesidad de burbujitas…Lo que demuestra que la supuesta eficiencia energética de las burbujas es nula. Hay que hacer las cosas bien para opinar y más todavía para pontificar, amigo CARMELO, porque si no lo haces bien corres el riesgo de hacer el payaso y quedar con las posaderas al aire. Otra recomendación, CARMELO, cuida de que los directivos de tu empresa, competencia de SAMSUNG no lean este artículo pues dudo mucho que te mantengan en ese puesto de TÉCNICO CERTIFICADO como se enteren de las necedades que has soltado en este blog y te envíen directamente al parvulario para aprender a leer entendiendo lo que lees. Y recuerda siempre lo que nos dijo aquel catedrático en la Escuela de Ingenieros…Sí hombre sí, aquello de que para escribir sobre algo hay que saber al menos 10 veces más de lo que escribas…¡Ay, Carmelo!
Categorías
Eficiencia Energética Etiquetas Energéticas

¿Cómo y quién calcula, concede y controla las clasificaciones Energéticas de los electrodomésticos y las Etiquetas Energéticas?

Esté interesante tema de hoy lo han levantado dos sagaces lectores: ROSA, habitual por sus muy frecuentes observaciones y comentarios en el blog, y MARIO. Se refieren ambos a mi anterior artículo donde comparaba la Eficiencia y Etiqueta Energética de dos aparatos. La duda de ROSA es: teniendo un dato de consumo anual, ¿Qué sucede si se utiliza más o menos el aparato? Y la aportación de MARIO es “…el dato kWh anual lo da el fabricante pero sería interesante saber cómo se hace esa estimación…” Como veréis, amigos lectores, las observaciones de una y otro merecen una explicación, y creo que a muchos de vosotros seguramente os han asaltado las miasmas dudas. Vamos pues a profundizar en este interesante y bastante desconocido tema. Comenzaremos por leer los dos comentarios.

 

«Anónimo5 de febrero de 2015, 10:58Rosa
Buenos dias, Antonio.
Me ha surgido una duda respecto a la eficiencia energética y el artículo actual. ¿Podría darse la situación de que si se le va a dar un uso al electrodoméstico «más frecuente» de lo habitual pudiese interesar el de mayor eficiencia porque se amortizase antes? He pensado en el caso de las familias numerosas.
Hasta pronto»

«Mario5 de febrero de 2015, 21:33Hola.
Creo que es una buena pregunta 
(se refiere a la pregunta de ROSA) ya que el dato kWh anual lo da el fabricante pero sería interesante saber cómo se hace esa estimación. Por otro lado, hace dos años que vengo utilizando diariamente una Balay bastante similar a la del artículo y hasta la fecha cero problemas.”

Duda correcta de ROSA, ya que cuanto mayor uso se haga del aparato, más conviene (es más rentable) que el aparato tenga una eficiencia energética mayor, y también lo contrario, a menor número de usos del aparato, más tiempo costará amortizar el coste de la mayor eficiencia energética del mismo…
En realidad, el dato del consumo de kWh anual de los electrodomésticos es un dato COMPARATIVO para que, en el momento de comprar el aparato, podamos ver su Etiqueta Energética y comparar cual consume menos. Para eso, debe compararse con el mismo número de veces que se utilizará en un año, tomando un dato estudiado y que es el mismo para todos los fabricantes y aparatos. Los ensayos obligatorios para certificar la eficiencia energética de un electrodoméstico, y por consiguiente su Etiqueta Energética, los hace, como bien dice MARIO, el ’fabricante, pero con unos métodos y procedimientos establecidos por la Unión Europea, cumplimentando todos los protocolos, finalmente se obtiene la Eficiencia Energética que figura en la Etiqueta Energética.
Tales ensayos se adaptan escrupulosamente a los protocoles oficiales y pueden hacerse en Laboratorios de Ensayo autorizados o bien en el propio Laboratorio del fabricante si está homologado y autorizado para ello. Luedo la Comisión Europea puede controlar, fiscalizar, verificar laboratorio y aparatos para verificar la correcta certificación de Eficiencia, como se viene haciendo periódicamente.
¿Cuáles son entonces las cifras de uso anual de los aparatos? Estos datos del protocolo no los he encontrado todos, pero sí los más interesantes y que nos dicen cual es la utilización anual, que ha servido para hacer los cálculos de eficiencia comparativa. Veamos algunos:
  • Lavadoras: Los cálculos de consumo anual de energía se basan en 220 ciclos al año
  • Lavavajillas: Los cálculos de consumo anual de energía se basan en 280 ciclos al año
  • Frigoríficos: Conectados las 24 horas del día, todo el año
  • Secadoras: No he encontrado el dato, pero podríamos suponer que es equivalente al número de lavados: 220 al año
Lógicamente entre los datos de los productos figuran en cada aparato las cargas estándar y tipos de ropa, de vajilla o alimentos, etc., de tal forma que todos los ensayos se hagan con los mismos datos de origen. Con eso se obtienen los datos de Eficiencia y Etiquetas Energéticas para poder comparar aparatos. Luego, en su casa, cada uno hace los lavados o secados que lnecesita y por consiguiente, la cifra estándar de consumo anual variará en la práctica. Por eso digo que estos datos de la Etiqueta son solo COMPARATIVOS.
 
Aquí enlazamos de nuevo con la pregunta de ROSA: en efecto, luego en nuestras casas no se cumplirá el consumo estándar porque cada uno hará un número distinto de ’usos del aparato y pondrá más o menos ropa o vajilla o alimentos que determinaran el consumo real de cada aparato en cada casa. Pero sí queda claro que el consumo será siempre proporcional a la Eficiencia Energética del aparato.
Lógicamente si en el uso real del aparato hacemos menos operaciones de lavado o frío, se tardará más en amortizar el mayor coste de compra de la mayor Eficiencia Energética y al revés, cuanto más se use el aparato más favorable y rentable será el adquirir un aparato con mayor Eficiencia.
Recordad que hay otros datos muy interesantes, también COMPARATIVOS, además del consumo eléctrico, que nos ayudan a elegir el aparato más conveniente en nuestro caso,  como son: nivel de ruido del aparato, consumo de agua, calidad de secado, etc.
Confío que hayan sido interesantes estas aclaraciones y que veáis su relatividad, si bien en la práctica vuestra decisión de compra normalmente debería ir hacia el aparato más eficiente. A menos que lavéis, sequéis o enfriéis unas pocas veces al año, pues en ese caso, no compensaría gastarse más dinero en mayor eficiencia. Pero repito, eso sería excepcional.
Categorías
Eficiencia Energética Etiquetas Energéticas

¿Qué secadora me compro, una BEKO de Eficiencia Energética A+ o una BALAY A++? La BALAY cuesta 159 € más que la BEKO…

 

Interesante pregunta la de esta pareja que quiere comprar una secadora de condensación y duda entre dos marcas: BEKO y BALAY. La segunda cuesta 159 € más pero tiene una Eficiencia Energética A++ y la BEKO solo A+. Estoy seguro que esta duda se la habrán planteado muchos lectores en el momento de decidirse entre las marcas y modelos que hay en el mercado. Por eso en lugar de contestar a esta pareja en la columna de comentarios, lo hago en este artículo, pues la búsqueda del modelo y marca que más nos interesa la podemos encontrar cada uno de nosotros repitiendo los pasos que voy a seguir en este caso, con la ventaja de que estos mismos pasos no son solo válidos para las secadoras, sino para cualquier aparato electrodoméstico, sea el que sea. Vamos a ello, comenzando por leer el comentario completo de nuestra pareja. Dice así:

Anónimo4 de febrero de 2015, 8:41

Buenos dias. Me he encontrado el blog buscando opiniones de Beko porque queremos comprar una secadora de condensacion y estamos entre Beko DPU7360X A+ y Balay 3SC74101A A++. La diferencia de precio son 159€ mas la balay. Podria aconsejarnos la mejor? muchisimas gracias!! Y ojala hubiera mas blogs como este! Saludos”

Después de agradeceros vuestras bonitas palabras sobre el blog, vamos al tema. Lo primero y principal, y antes de meterse en harina, hemos de seleccionar una marca-fabricante serio, con solera, con calidad y que veamos que no va a cerrar uno de estos días. También cerciorarnos de que su Servicio de Asistencia Técnica es bueno, puesto que debe solucionar cualquier duda o avería que pueda presentarse en el futuro. Me refiero a un Servicio Oficial de Fabricante, que es el único que os puede resolver los problemas en garantía y fuera de ella.
Habéis elegido dos marcas con buena calidad, de segura continuidad futura y de un bien Servicio Técnico. Por consiguiente hemos superado el primer escalón. Ahora debemos buscar, en la web de la marca o del vendedor, el modelo o modelos que mejor encajen con nuestras necesidades. Eso también ya lo habéis hecho. Los datos destacables de ambos aparatos los encontraremos en sus respectivas Etiquetas Energéticas, que son:
Marca
Clase Energética
Nivel de ruido
Capacidad
Consumo año
Coste
BEKO
A+
66 dB
7 kilos
268 kWh
X
BALAY
A++
65 dB
7 kilos
212 kWh
X+ 159 €
Como podemos ver, el nivel de ruido es prácticamente el mismo, y la capacidad de carga también. Las diferencias están en la Eficiencia Energética y en el coste, que es lo que tendremos que analizar.
 
La diferencia del consumo anual es de 268 – 212 = 56 kWh más barato BALAY. Tomando el precio final del kWh a 0,19 €, cada año ahorraremos 56 kWh x 0,19 € = 10,64 €. 
 
El coste de compra es de 159 € más caro BALAY. Esos 159 € tardaremos en amortizarlos 159 € / 10,64 = 15 años. Vuelve a darse un equilibrio, pues la vida útil aconsejable de un electrodoméstico podemos situarlo en 15 años, que, por casualidad, es lo que sale aquí.
Después de este nuevo empate, decidid vosotros el que más os guste, pues técnica y económicamente son similares.
Espero que estos sencillos cálculos os puedan servir, apreciados lectores, como guía para calcular otros aparatos. Ya veis que es muy sencillo y práctico.
Añadido el 6.02.2015:
 
A sugerencias de un lector, RICARDO, añado este enlace donde podéis ampliar conocimientos sobre las eficiencias energéticas y más datos sobre las secadoras
Categorías
Ahorro energético Eficiencia Energética Electrodomésticos Etiquetas Energéticas Lavadoras Obsolescencia programada

La obsolescencia programada en las lavadoras y el peso de la lavadora MIELE

Pensaréis que nada tiene que ver la obsolescencia programada con el peso de la lavadora MIELE. Tenéis razón, pero el comentario de JESÚS, dejado en mi reciente artículo «Lavadoras con muerte anunciada…» donde razona con claridad meridiana sobre el tema, así como otro comentario que tenía en lista para publicarlo: la lavadora MIELE dura 20 años más… , y añade esta frase lapidaria sobre las lavadoras: “La Bosch pesa 66 Kg vs la Miele 97Kg.¿muy curioso no? Un amigo que trabaja en un servicio técnico de una gran marca me dijo que (con pocas excepciones) el peso es el mejor indicador de la calidad de un electrodoméstico”. Voy a comenzar este artículo por el segundo comentario, el del 22 de Agosto de 2.014, y después veremos al de JESÚS


EL PESO DE LA MIELE: El lector anónimo dice lo siguiente en relación con mi artículo ¿Me interesa comprar una lavadora MIELE…?

“Anónimo22 de agosto de 2014, 23:57

Estoy en completo desacuerdo con esta frase: (Se refiere a mi explicación en  dicho artículo) «No estamos comprando una joya, ni un aparato que dure toda una vida, pues incluso en la marca MIELE, los avances tecnológicos hacen que una lavadora de más de 15 años valga la pena, por prestaciones y por consumo, cambiarla por una actual.

Sigue diciendo «Hay que tener una visión más global y tener en cuenta el coste de la obsolescencia programada y sumar el coste de producir el aparato y reciclarlo cada x años (aunque no lo pague el comprador lo paga el planeta). De media, una Miele durará 10 años más que cualquier otra marca y un electrodoméstico de uso continuado que te dure 20 años o más es una autentica joya. ¿Que es mucho más cara? evidentemente pero está justificado por su calidad. Por último un detalle técnico que no aparece pero que es muy relevante en los electrodomesticos:

El peso.

La Bosch pesa 66 Kg vs la Miele 97Kg.¿muy curioso no? Un amigo que trabaja en un servicio técnico de una gran marca me dijo que (con pocas excepciones) el peso es el mejor indicador de la calidad de un electrodoméstico”

Sobre la frase que cita de mi artículo “No estamos comprando una joya, ni un aparato que dure toda una vida, pues incluso en la marca MIELE, los avances tecnológicos hacen que una lavadora de más de 15 años valga la pena, por prestaciones y por consumo, cambiarla por una actual». Sigo afirmando lo mismo, por las razones que eon»ces aduje. Luego dice el lector:

 

“Hay que tener una visión más global y tener en cuenta el coste de la obsolescencia programada y sumar el coste de producir el aparato y reciclarlo cada x años (aunque no lo pague el comprador lo paga el planeta”

 

¿Eres tú quien tiene una visión global cuando afirmas que existe la obsolescencia programada en los electroforéticos? Yo lo que creo es que en ese punto tienes menos vista que un topo. Es más, ¿Cuál es el coste de la obsolescencia programada cuando nadie ha demostrado nunca que la hubiera en, los electrodomésticos? Ninguno. No existe coste al no haber caso. Respecto a “…sumar el coste de producir el aparato…” queda compensado sobradamente con el ahorro energético de las nuevas lavadoras (y electrodomésticos en general) de los usuarios y para el planeta. ¿No es eso lo que ha perseguido siempre la Unión Europea y los gobiernos nacionales primando mediante bajadas del precio los nuevos electrodomésticos más eficientes?. ¿O es que las Etiquetas Energéticas sirven para jugar  a las cartas?
Respecto al coste de reciclaje, el de una lavadora está alrededor de 5 € por cada aparato reciclado, que paga siempre el usuario en el momento de comprar un aparato nuevo, ya que se incluye el coste de esa cantidad en el precio. Por lo tanto, SI lo paga el comprador, por adelantado, y el planeta se beneficia con el menor consumo de energía del nuevo. Todo lo contrario de lo que tu crees. Añado además que el reciclaje de los electrodomésticos ha creado un elevado número de puestos de trabajo y las empresas que se dedican a ello están obteniendo pingües beneficios, de lo que me quejo, pues no todos los aparatos que se cambian se reciclan pero sí se paga la totalidad de los euros que nos cobran en el coste del aparato nuevo, se recicle o no.

“…de media, una Miele durará 10 años más que cualquier otra marca y un electrodoméstico de uso continuado que te dure 20 años o más es una autentica joya”.

Pues sí, es una autentica joyapor su elevado precio, por el coste de sus reparaciones que puede equivaler a una lavadora nueva de otra marca, y al coste de esos supuestos 10 años más que dura, cuando una nueva se amortiza en menos de 5 años por su menor consumo energético. De otra parte, el que sea de calidad la MIELE no compensa en absoluto su elevadísimo coste.
Ahora llega la guinda del pastel cuando afirma: 

“El peso: La Bosch pesa 66 Kg vs la Miele 97Kg.¿muy curioso no? Un amigo que trabaja en un servicio técnico de una gran marca me dijo que (con pocas excepciones) el peso es el mejor indicador de la calidad de un electrodoméstico.”

Sensacional chorrada: El peso.
Fantástico, esa lumbrera de técnico “de un servicio oficial de marca” asegura que el peso es el mayor indicador de la calidad de un electrodoméstico. No sé si ese técnico dice una estupidez o es que no tiene ni idea de lo que es una lavadora.
¿Cómo se puede ser tan simple para decir que la calidad de una lavadora es proporcional al peso de la misma? Menuda tontería…Pero atención: lo “demuestra” comparando el peso de una lavadora BOSCH, que dice ser de 66 kilos y la MIELE, de 97 kilos. Por esa regla de tres, yo podría afirmar que la lavadora automática de BRU de los años 60 del pasado siglo era mejor que la actoral BOSCH y casi igual que la actual MIELE. Y según esa “ocurrencia” tendría razón, pues la BRU pesaba 93 kilos.
Lo cierto es que el peso de la lavadora NADA tiene que ver con la calidad de la misma. El peso de las lavadoras de hace más de 20 años venía determinado por la “pesadez” de sus componentes: por ejemplo: para conseguir un centrifugado de 800 rpm se necesitaba colocarle a la cuba en su parte superior unos contrapesos de hormigón (cemento) así como en la parte inferior de la cuba. Simplemente porque la cuba, en cuanto empezaba a centrifugar el tambor de su interior, lo hacía a la máxima velocidad, o sea, las 800 rpm, dando unos tirones y oscilaciones dentro del mueble que debían ser “contrapesados” por esos bloques de cemento. De ahí les venía el elevado peso.
Desde el momento que se empezaron  a sustituir los motores asíncronos de lavadoras por motores de corriente continua, la velocidad de centrifugado empieza de cero y va elevándose progresiva y lentamente hasta repartir la ropa (migada y pesada) por toda la superficie del tambor por la fuerza centrífuga. Eso permitió la reducción y la casi desaparición de esos contrapesos y el mayor incremento de la velocidad de centrifugado. Pero hay más: el salto de la eliminación de los enormes y pesados contrapesos y la velocidad progresiva del motor fueron los que permitieron que en el mismo mueble, con las mismas medidas que los antiguos, se pudiera ampliar el volumen del tambor (y de la cuba) para permitir el incremento de capacidad de las lavadoras, que en un principio eran de escasos 5 kilos de ropa de capacidad hoy llegan hasta los 9 kilos de ropa seca… Eso es posible al haberse eliminado aquellas oscilaciones enormes de la cuba que oscila dentro del mueble, que en algunos casos podía llegar a golpear las paredes del interior del mueble por sus oscilaciones.
Eso, que es el ABC de un técnico de lavadoras, no lo conoce el Técnico amigo de nuestro comentarista, que aplicando el “me han dicho que” afirma convencido que la calidad es proporcional al peso. ¿Qué tiene que ver la velocidad con el tocino? Lo que sucede es que decir tentarías es gratis, y hasta a lo mejor convence a algún despistado…
Quiero decir también que la calidad de MIELE es muy buena. Eso no lo discuto. Pero los argumentos para comprar esta marca se ven muy coartados con su elevadísimo precio. Que como hemos visto, no se aprovecha su mayor duración (sin olvidar el coste de las reparaciones). Espero y deseo que tanto nuestro lector anónimo como su informante se hayan manifestado de esta guisa por ignorancia, y no por estupidez, pues La ignorancia es temporal, pero la estupidez es para siempre.
Voy ahora con el comentario de JESÚS, dejado en  mi aerículo“Lavadoras con muerte anunciada…”

Jesús5 de noviembre de 2014, 9:58

Por no hablar de lo que han evolucionado los electrodomésticos en temas de consumo energético. Cada vez que alguien sale presumiendo de la nevera/lavadora de su abuela, que después de 40 años funciona como el primer día, habría que pedirle la factura de la luz, y seguro que nos reíamos un rato.

Por otra parte, para acabar con la obsolescencia programada, no hacen falta leyes. Lo que hace falta es que la gente quiera pagar más por el mismo producto. Si la gente comprase como locos lavadoras Miele, de las que duran 30 años y se siguen vendiendo hoy en día, pues todos los fabricantes las harían así, que tontos no son. Pero como valen 3-4 veces lo que las demás, no las compra ni el tato, ya que, en general, la gente prefiere ahorrarse el dinero y cambiar de lavadora cada 10 años (cosa bastante inteligente por otra parte, por el tema de los consumos).

Vamos, que aun cuando la obsolescencia programada existiese, la culpa no es de las pérfidas marcas, sino de nosotros, los consumidores, con nuestros hábitos de consumo.”

Suscribo, sin quitar ni poner una coma, la totalidad del comentario de JESÚS: sus explicaciones son sabias, ciertas y de una claridad meridiana. Te felicito, JESÚS, por resumir con autoridad y con muy pocas palabras un tema tan complejo.
Categorías
Eficiencia Energética Etiquetas Energéticas Obsolescencia programada

Las falsedades de la Obsolescencia Programada y de su adalid Benito Muros

En mi último artículo comentaba las manifestaciones sobre el tema de la obsolescencia programada en los electrodomésticos, que recogía el artículo de EL PAÍS, de su redactora RAQUEL VIDALES, que venía a decir que la obsolescencia programada existe en los electrodomésticos, que en Francia y en la Unión Europea se preparan leyes para multar a la empresas que realicen estas prácticas, pero el hecho cierto es que NADIE ha demostrado que haya un solo fabricante de electrodomésticos en la Unión Europea que haya realizado esas prácticas. Todos los argumentos a favor de esa pretensión los contestaba yo en dicho artículo, pero como resultaba demasiado largo, dejé para tratar hoy el resto. Mis vivencias y observaciones en mi larga etapa en el mundo de los electrodomésticos me demuestran que la obsolescencia programada en estos aparatos es NULA, por lo que en dicha primera parte del artículo argumenté largamente las razones de que no exista  y por qué.
Retomo pues la continuación del artículo de RAQUEL VIDALES para ir explicando mis experiencias sobre el tema, que confirmarán los varios artículos publicados por mí sobre este tema.

“En España el movimiento (se refiere al movimiento que afirma que la obsolescencia programada existe) lleva retraso. Las organizaciones más activas son la Asociación de Recuperadores de Economía Social y Solidaria (AERESS), que agrupa a entidades como Koopera, y el colectivo ecologista Amigos de la Tierra. Ambas, junto con Ecologistas en Acción, UGT y CC OO, han presentado un texto de alegaciones a la nueva ley y otras medidas como el alargamiento de las garantías, el apoyo a las redes de reparación y, sobre todo, que se asegure que un 5% de los residuos puedan ser preparados para su reutilización. Esto implica, por ejemplo, que en los puntos limpios se puedan colocar sin romper los aparatos que se desechan, porque muchos se vuelven inservibles al tener que lanzarlos al fondo de un contenedor”, explican en AERESS. Esta organización es también contraria a la limitación que establece la nueva ley para la reparación de electrodomésticos con etiqueta energética inferior a B, pues entiende que el impacto ambiental que supone tirar estos aparatos es superior al ahorro que se pretende.

Me gustaría saber qué conocimientos sobre los electrodomésticos tienen esas asociaciones para pontificar sobre el tema, que en  su opinión, incluyendo los sindicatos UGT y CCOO afirman que han presentado alegaciones para la nueva Ley de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos en la que piden la prohibición de la obsolescencia programada. No tengo absolutamente nada que decir sobre que se incluya ese término en la nueva Ley, pues estoy convencido que no se ha dado ni se dará ningún caso en el mundo de los electrodomésticos. Lo que no entiendo es qué pintan en este tema los sindicatos, que al parecer  saben de todo, incluidas las estafas para su financiación, los ERES de Andalucía, los cursillos a parados, etc. No conocen aquel dicho  “zapatero a tus zapatos”, donde tienen bastante que aprender….

«Respecto a “otras medidas como el alargamiento de las garantías, el apoyo a las redes de reparación y, sobre todo, que se asegure que un 5% de los residuos puedan ser preparados para su reutilización…

El alargamiento de la garantía no es ningún problema: se legisla indicando el tiempo que se quiera, y solucionado. Pero luego no nos quejemos de que el coste de los electrodomésticos subirá, ya que la garantía es un capítulo de gasto que se repercute siempre en el precio, que no es un regalo. Lo del apoyo a los Servicios Técnicos, ahí si estoy completamente de acuerdo: hay que apoyar a los Servicios Técnicos, pero no a todos, sino a los “decentes” que son los oficiales del fabricantes y los no oficiales pero sí legales, con un domicilio, expidiendo facturas y no robando y engañando a los consumidores como los Servicios Pirata, tan extendidos y tan poco castigados.
Cosa distinta es que se pueda recuperar el 5 % de los electrodomésticos que se tiran. Pero ..¿No quedamos que la Unión Europea fomenta el tirar los aparatos viejos, de elevado consumo energético y sustituirlos por otros de mayor eficiencia?  Ambas cosas son antagónicas…

“AERESS. Esta organización es también contraria a la limitación que establece la nueva ley para la reparación de electrodomésticos con etiqueta energética inferior a B, pues entiende que el impacto ambiental que supone tirar estos aparatos es superior al ahorro que se pretende.”

No conozco esa nueva Ley que impida reparar los electrodomésticos de eficiencia energética B ó inferior. Creo que cada usuario debe reparar o tirar su aparato según le convenga. Además sería ir contra el sentido común prohibir a los Servicios Técnicos tales reparaciones. Absurdo.

“…pues entiende que el impacto ambiental que supone tirar estos aparatos es superior al ahorro que se pretende.”

¿Sabe esta gente que cada vez que compramos un electrodomésticos nos cobran varios euros., en función del tipo de aparato, para reciclar esos residuos en plantas adecuadas y que emplean mucha mano de obra, se recogen y reutilizan la mayoría de los materiales recuperados, y que además esas empresas no son ONGs sino empresas con ánimo de lucro, que pagamos todos en el momento de comprar los aparatos? Es obligación de los comercios vendedores de los aparatos llevar los viejos a “sitios limpios” donde reciclarlos. ¿Quién dice que recuperar el coste de esos aparatos es menor que el ahorro que significa la mayor eficiencia del nuevo? Solo los que no conocen el tema.
 
Entramos ya en materia de la obsolescencia programada. Esta teoría, de los años 20 del pasado siglo, surgió cuando se empezaron a fabricar aparatos, en cadenas de montaje, producidos en serie. Los detractores de este nuevo método daban los mismos argumentos de siempre ante las nuevas iniciativas: producir los coches, y otros aparatos en serie, en cadenas de montaje, iba a reducir la mano de obra para construirlos, con lo que se perderían empleos. Fue todo lo contrario, ya que el abaratamiento de costes conseguido por esos nuevos métodos hizo que los elementos fabricados llegaron a mucha más gente debido a la enorme reducción de costes. Pero eso nadie lo dice.

 «La bombilla eterna

 
El ejemplo clásico de obsolescencia programada es el de la bombilla. En 1924, un grupo de grandes fabricantes de bombillas (entre ellos Philips, Osram y General Electrics) acordaron limitar la vida de las bombillas a un máximo de 1.000 horas, pese a que ya se había logrado la posibilidad de que aguantaran hasta 2.500 horas. El grupo, conocido como cartel de Phoebus, justificó el pacto como una alianza de la industria para regular el mercado internacional marcando unos mínimos de calidad y eficiencia, y así evitar la expansión de otras empresas que intentaban competir con precios más bajos y materiales supuestamente de peor calidad. El cartel se deshizo dos décadas después, pero ha quedado como paradigma de maquinación de la industria para acortar la vida de un producto.”

 

¿Qué tienen que ver las bombillas con los electrodomésticos? ¿Qué tiene que ver ese intento de obsolescencia programada ni siquiera con las bombillas fabricadas a partir de 1.944, cuando se reconoce que esa práctica desapareció? Sin embargo, dice que hay un hecho, un ejemplo, que sustenta esa historia de las bombillas: se trata de la bombilla ETERNA.

«En contraste, como muestra de durabilidad suele mencionarse la bombilla que lleva encendida de manera ininterrumpida desde 1901 en la estación de bomberos de Livermore (EE UU). Es un ejemplo cierto, aunque también es cierto que se mantiene en condiciones distintas a las que tendría en una vivienda. Funciona a un voltaje inferior para el que fue concebida, por lo que el desgaste de los filamentos es menor, aunque a cambio ilumina menos que una pequeña vela. Y tampoco se enciende ni se apaga nunca, lo que aumenta su resistencia.

¿Cómo puede ponerse como ejemplo la bombilla del parque de bomberos y a continuación decir que sus condiciones no eran normales? El argumento se desmonta por sí mismo.
“La bombilla de Livermore se fabricó sin duda con intención de durar. Pero el criterio de la eficiencia se impuso al de la durabilidad y las empresas volcaron sus investigaciones a conseguir avances que aumentaran la potencia o el ahorro de sus bombillas. Eso fue así hasta que apareció la tecnología LED, que combina el objetivo de duración y el de eficiencia. Desde el 1 de septiembre de 2009 ya no se fabrican bombillas incandescentes en ningún país de la UE, como manda la normativa comunitaria, que además obliga a los fabricantes a informar en el etiquetado de cada bombilla no solo sobre el nivel de su eficiencia sino también sobre su duración estimada. Es el único producto en el mundo para el que se ha fijado un etiquetado obligatorio de durabilidad, un ejemplo que tanto el CESE como las asociaciones de consumidores y los colectivos ecologistas piden que se extienda a otros productos, especialmente los electrodomésticos”

Eso sería considerar la simplicidad de una bombilla igual que la complejidad y el uso de un electrodoméstico. Y no es así: la manera de usar los aparatos puede influir en su duración, así como el número de usos de sus programas, por lo que no hay método para establecer un tiempo de funcionamiento en horas, días o años. ¿Cómo se mide esa duración? Se aceptan sugerencias…

“No obstante, el etiquetado de durabilidad de la bombilla no implica una ampliación de su garantía, pues está establecido simplemente como una estimación de las empresas. Un estudio publicado por la Organización de Consumidores y Usuarios española (OCU) descubrió que el 16% de las bombillas LED no superan las 10.000 horas de uso, pese a que los fabricantes mantienen que pueden durar de 25.000 a 30.000 horas.”

Eso dependerá no solo de la calidad de fabricación de la bombilla, sino también del uso que se haga, del numero de encendidos y apagados que se produzcan, de la eliminación del ‘calor producido al medio ambiente, etc. En cualquier caso, ante el incumplimiento por algunos de la calidad adecuada, no se puede generalizar a todos los fabriicantes de bombillas.

Ahora llegamos al gran descubrimiento de la autora de este artículo de EL PAÍS:

 

Una compañía española ha creado la “bombilla eterna”: no es necesario tirarla cuando se funde porque puede abrirse para sustituir o reparar todas sus piezas. Es la mejor manera de evitar residuos. ¿Por qué tirar la ampolla y generar basura cuando puedes abrirla y arreglarla?”, explica Óscar Burgos, comercial de la empresa que fabrica esta bombilla, llamada IWOP. Esta empresa es además la impulsora del Movimiento SOP (Sin Obsolescencia Programada), un colectivo que propugna el fin de los aparatos con fecha de caducidad premeditada y promueve la reparación y el reciclaje. Su primer objetivo a corto plazo, según Burgos, es crear una gran base de datos con la lista de las empresas que ofrezcan productos sostenibles, reparables y duraderos.

 

Esa empresa española, es (mejor dicho, era) OEP Electrics, cuyo presidente era BENITIO MUROS, un estafador profesional que supo “vender” la teoría de la obsolescencia programada en su propio beneficio, con argumentos que no resisten un análisis, pero con mucha palabrería llegó a explicar sus bombillas “eternas” en emisoras de radio, en televisión, en periódicos, etc. durante mucho tiempo. Decía que fabricaban estas bombillas en “su fabrica” que no dijo nunca dónde estaba.
 
Como todos los negocios basados en la mentira y el engaño a los clientes, la aventura de OEP ELECTRICS terminó como el rosario de la autrora: Benito Muros denunciado mediante querella por sus propios socios. El que al parecer era el “inventor” de esa bombilla fue «José Luís Marcos, desarrollador de la bombilla sin obsolescencia programada, denuncia que Benito Muros y su Movimiento SOP (sin obsolescencia programada) son un fraude (8/10/2014)“ Todo esto se explica en el artículo de Informativos.net donde podéis leer el artículo completo, si bien voy a señalar los puntos más llamativos:

En el mes de octubre de 2012, Informativos.Net publicaba una entrevista realizada a Benito Muros, el autoproclamado creador del Movimiento SOP (Sin Obsolescencia Programada) y de la bombilla reparable de duración eterna. Muros nos contaba entonces que vivía amenazado a causa de su compromiso contra el consumismo desmedido e incluso nos mostró una denuncia que él mismo había puesto ante la policía. A día de hoy, casi 43.000 personas han visto esa entrevista e Informativos.Net se ve en la obligación de poner matices a la historia de este empresario.

“Dos años después de la publicación de la entrevista a Benito Muros, se ha puesto en contacto con Informativos.Net José Luís Marcos, ingeniero desarrollador de la electrónica de la bombilla deBenito Muros y socio de la empresa World SOP Corporation, creada junto a Muros y otros dos socios capitalistas. Marcos acusa a Muros de fabricar una bombilla que es un fraude y que su manipulación es incluso peligrosa”…” que el ensamblaje de las bombillas se realiza en una empresa especializada en soldaduras -donde sólo deberían realizarse las soldaduras-, y que tanto los componentes como las carcasas vienen de China…. José Luís Marcos acusa a Muros de fraude y de engañar tanto a él mismo como a las personas que han creído en el Movimiento SOP. ..” Decepcionado, Marcos ha interpuesto una denuncia ante el Ministerio de Industria, que ha sido aceptada, por la comercialización de un producto-fraude, al que en dos ocasiones le ha sido denegada la certificación CE porque, al poder abrirse, sus componentes ás peligrosos quedan al alcance.

Eso demuestra que la tal bombilla eterna NO PODÍA VENDERSE ni en España ni en el resto de Europa, al no obtener la Certificación CE, obligatoria para poder comercializar un producto en los 28 estados de la Unión.

“Hay que especificar que Benito Muros no tiene la patente de la bombilla reparable. El producto, según la versión de José Luís Marcos, consta de la combinación de diferentes elementos ya patentados, por lo que solo ha podido ser protegido por el “modelo de utilidad”… “Marcos nos informa de que las bombillas han sido retiradas de la venta en Amazon y advierte a los usuarios que tengan en su haber una de estas bombillas que actúen con precaución, porque pueden ser peligrosas. También nos dice que jamás se han reparado las bombillas. Cuando recibían una que no funcionaba para que le cambiaran algún componente, directamente se enviaba una nueva.”

En lo que respecta a OEP Electrics, antiguos socios de Benito Muros con quienes terminó también en los tribunales,José Luis Marcos afirma que comercializaron bombillas directamente importadas de China, a las que se adhería posteriormente una pegatina con la marca “CE” falsa; una práctica común que se repite en todos los casos que conocemos”

Los directivos de OEP Electrics, vinculados a la empresa “Magneto Hidro-Dinámica (MHD)” que se dedica a la comercialización de imanes para descalcificar el agua, ya emitieron un comunicado el pasado verano, desvinculándose de Benito Muros y reivindicando el Movimiento SOP; pero para entonces ya se encontraban con un stock de bombillas que incumplían toda la normativa, lo que les impedía a éstos su venta. De hecho su página web www.oepelectrics.net parece abandonada, al igual que los perfiles que crearon en las redes sociales. 

Al mismo tiempo que emitían el comunicado de desvinculación, los socios de esta empresa también interpusieron una querella a Benito Muros por «estafa y apropiación indebida» Era Julio de 2013.

 Una vez contrastadas las pruebas, Informativos.Net ha tomado la decisión de publicar esta entrevista en vídeo/TV realizada al ingeniero desarrolador de la bombilla reparable, José Luís Marcos, de la misma manera que, en su día, dio voz al emprendedor Benito Muros. Ahora, saquen ustedes sus propias conclusiones.Gema Castellano”

Dejo aquí las explicaciones. Creo que habrá quedado suficientemente claro todo lo expuesto y que la obsolescencia programada no existe en los electrodomésticos. El ejemplo que puso RAQUEL VIDALES ha resultado muy ilustrativo: en vez de confirmar sus argumentos, los hunde definitivamente. Es lo que sucede cuando se escribe sobre algo que no se domina y que no se investiga a fondo:
 
Por último decir que fuñe en su día ALBERT, colaborador activo del blog, quien me facilitó los enlaces sobre las informaciones  sobre el final de las bombillas eternas de Benito Muros y del fin de su cartera de estafador. 
Categorías
Ahorro energético Avances tecnológicos Eficiencia Energética Electrodomésticos Etiquetas Energéticas Lavadoras Obsolescencia programada

Lavadoras con muerte anunciada: vuelve el fantasma de la Obsolescencia Programada

Mi amigo el ingeniero sevillano ANTONIO MORENO ALFARO, dedicado desde hace 20 años a destapar los engaños de las compañías eléctricas, me ha pasado un correo informándome sobre un artículo aparecido en el diario EL PAÍS, el día 2 de Noviembre, que habla de los movimientos en Francia y en la Unión Europea, para erradicar la OBSOLESCENCIA PROGRAMADA en los electrodomésticos. Una vez más surge el fantasma alrededor de esa idea que no puedo dejar de comentar otra vez, como tantas veces he hecho en este blog.


Con cuatro viejas ideas cogidas por los pelos, se pretende demostrar que los fabricantes de electrodomésticos PROGRAMAN sus aparatos para que «se mueran” al cumplir un tiempo determinado de uso. Unos dicen que si ponen un chip, otros un chop, y la mayoría hablan por habar porque “lo han dicho en la tele, en la radio y en los periódicos» 
 
También una vez más, en este caso una redactora, RAQUEL VIDALES, se aventura a escribir un artículo dando por hecho que esa Obsolescencia Programada existe, mezclando ocurrencias, comentarios, suposiciones, y algunos acontecimientos y termina asegurando que Francia y la Unión Europea van a erradicar la Obsolescencia Programada. Por lo que dice esta redactora e incluso los “expertos” que ha entrevistado, eso parece ser una práctica común de los fabricantes de electrodomésticos. Yo no he sido nunca fabricante pero sí he trabajadoo durante 44 años en el sector, muy especialmente en Asistencia Técnica, primero en BRU y luego con mis propias empresas con redes de posventa en toda España y Portugal. Afirmo ya de entrada que eso de la obsolescencia programada en los electrodomésticos no existe. Como hago siempre, no basta con decir las cosas: hay que razonarlas y explicar el por qué. A eso voy. Primero transcribo el e-mail recibido de mi amigo ANTONIO MORENO ALFARO, creador y mantenedor de la Web ESTAFALUZ

“Buenos días, amigo Antonio. 

Esta noticia puede interesarte, pues trata sobre un tema al que le has dedicado varios artículos:
http://economia.elpais.com/economia/2014/10/31/actualidad/1414761553_3357.html 

Un abrazo.”

Entro ya en materia copiando párrafos del artículo de EL PAÍS, que pondré elnletra cursiva, resaltando por mi cuenta los datos más relevantes en «negritas». Mis respuestas serán en letra normal.

“Francia y la UE planean leyes para combatir y castigar la obsolescencia programada
RAQUEL VIDALES 2 NOV 2014 – 00:02 CET54

“En el centro de reparación de Koopera, un grupo de cooperativas sin ánimo de lucro del norte de España, casi no se reparan frigoríficos. “No vale la pena. La mayoría llegan con fugas de gas que no podemos localizar porque las tuberías están incrustadas dentro de los muebles, y cada vez es más difícil desmontar los muebles. Hace años se podía llegar a cualquier pieza, pero ahora son todo obstáculos”, explica Txelio Alcántara, técnico del taller. “También es cada vez más difícil arreglar aparatos pequeños. Les ponen tornillos de seguridad, que solo giran para cerrar, y ni siquiera podemos abrirlos”.

Los frigoríficos han sido siempre iguales: unos tubos van por el exterior del aparato, que siguen yendo por el exterior en la actualidad, y otros van incrustados entre el mueble exterior y la parte interior del aparato, en las paredes y parte trasera del frigorífico, Luego se hace el rellenado de espuma aislante a presión en todo el espacio alrededor de los tubos de refrigeración, que se utiliza para que el aparato no tenga fugas de frío. Exactamente como antes se hacía.
¿Qué es lo que ha cambiado? Porque según el “técnico” que informa, antes se podía abrir la parte de atrás del frigorífico, sacar toda la espuma, buscar la fuga, soldarla, hacer el vacío, cargar el circuito de gas, volver a meter espina a presión y a funcionar. Eso si se localizaba la fuga atrás, porque si estuviera en el mueble, ni antes ni ahora se podría desmontar. Nada ha cambiado respecto  a los tubos, las fugas y el aislante. Pero hay una “pequeña diferencia!” que el “técnico” se ha olvidado de explicar: Esa reparación requiere varias horas de trabajo, con dos visitas como mínimo y llevar el aparato al taller y devolverlo a la casa si se tenía la fortuna de dar con la fuga…
En aquellos tiempos, la compra de un frigorífico podía suponer el sueldo de varios meses al comprador, y la mano de obra de las reparaciones era mucho más económica que la de hoy. En aquel entonces convenía reparar, pero hoy se compra un nuevo frigorífico por la tercera parte del sueldo mensual de un mileurista.Mucho más barato que la  añorada reparación de antaño. ¿Quién es el simple que repararía el aparato arriesgándose además a no poder localizar la fuga y gastarse en el intento más de lo que vale un aparato nuevo? Yo desde luego, NO. Es un tanto extraño que una cooperativa “sin ánimo de lucro” recomiende una reparación que ya no se hace ni en el tercer mundo…
Respecto a los tornillos de los pequeños aparatos domésticos. Actualmente, con el coste tan reducido de esos aparatos, CUESTA MÁS que el Servicio Técnico intervenga que comprar un aparato nuevo. Antiguamente sí se hacía, porque su coste era elevado. Pero hoy es impensable. Ni siquiera se reparan los averiados en garantía, pues es más barato tirarlos y suministrar uno nuevo al usuario. 

“Cafeteras, máquinas de afeitar, secadores de pelo, microondas, frigoríficos, lavadoras, ordenadores… Miles de aparatos acaban en la basura antes de tiempo porque es demasiado caro repararlos, por falta de repuestos o porque no hay modo de desmontarlos. Es una forma reconocida de obsolescencia programada, una manera de acortar la vida de un producto antes de que se desgaste. Un caso sonado fue la demanda colectiva a la que tuvo que enfrentarse Apple en 2003 por no ofrecer baterías de recambio para sus reproductores MP3. Los demandantes, tras probar que las baterías se estropeaban antes que el aparato, ganaron el juicio y obligaron a la empresa a fabricar repuestos.

Estoy de acuerdo en que muchos de esos aparatos sale más caro el repararlos. Eso lo he explicado ya. Respecto a la falta de repuestos no es un problema de fabricantes, ya que la ley (Real Decreto 58/1988) obliga a disponer de repuestos un mínimo de 7 años después de la fecha de fabricación del último aparato fabricado del mismo modelo. Muchos fabricantes mantienen repuestos durante mucho más tiempo, y otros, al revés, se olvidan de ellos antes de los 7 años. ¿Dónde está el problema? Es muy fácil de solucionar: Una modificación de la ley que obligue a los fabricantes a disponer de “EQUIS” años de recambios. Se soluciona de inmediato. Pregunto: ¿Qué tiene que ver eso con la supuesta Obsolescencia Programada? Nada en absoluto.
 
Respecto al desmontaje, todos los electrodomésticos “grandes” son normalmente desmontables para la reparación, sea por piezas o por conjuntos. El caso de APPLE: ¿Qué tiene eso que ver con los electrodomésticos?
 
“Muy pocas veces han llegado casos como este (Se refiere al caso de APLE) la os tribunales. La obsolescencia programada, al fin y al cabo, está asumida como un mal necesario para estimular el consumo”
Antes de exponer sus argumentos, RAQUEL ya pontifica que la obsolescencia programada está asumida y es necesaria para estimular el consumo. Estoy en desacuerdo total y procuraré dar mis razones, si bien me gustaría que RAQUEL diera un solo nombre de una empresa de electrodomésticos que haya practicado la obsolescencia programada. No encontrará ninguna, porque no la hay. Su afirmación estñá hueca, como casi todo lo que ha escrito.

“Pero la crisis está cambiando las conciencias y cada vez son más las voces que recuerdan que la necesidad mantener una tasa mínima de renovación de productos no significa que haya que aceptar abusos. Además, genera toneladas de residuos que podrían evitarse. Finalmente, un país ha dado un paso al frente: la Asamblea francesa acaba de aprobar, dentro de la Ley de Transición Energética, multas de hasta 300.000 euros y penas de cárcel de hasta dos años para los fabricantes que programen la muerte de sus productos.”

El día QUE SANCIONEN A UNA EMPRESA DE ELECTRODOMÉSTICOS podrás hablar, RAQUEL. Mientras, deberías ser más prudente y aprender. Espero que eso no se produzca y estoy seguro de que no se o producirá nunca. Mientras tanto, lo único que puedes hacer es intentar demostrarlo, y te aseguro que no encontrarás a ninguna, pues esa práctica sería imposible y suicida para cualquier marca.

“La norma, que aún debe ser ratificada en el Senado, no solo es relevante por las sanciones que establece, sino porque es la primera vez que una legislación reconoce la existencia de la obsolescencia programada. “Estas técnicas pueden incluir la introducción deliberada de un defecto, una debilidad, una parada programada, una limitación técnica, incompatibilidad u obstáculos para su reparación”, reza el texto. Solo hubo un intento normativo anterior en 2011, en Bélgica, cuando el Senado aprobó una resolución que pedía al Gobierno que prohibiera esta práctica, pero nunca llegó a elaborarse una ley.”

Esa práctica, como dice RAQUEL, no fue aprobada por el gobierno porque generalizar a los electrodomésticos la posibilidad de poner un contador, un chip o un control de tiempo en estos aparatos es una memez. No discuto que en otros campos de fabricación pueda haber algún caso, apero en los electrodomésticos, NO.

“Francia prevé multas de hasta 300.000 euros y dos años de cárcel
La norma francesa recoge todas las variantes de obsolescencia programada, pero su aplicación no va a ser fácil. ¿Cómo demostrar que se ha introducido un defecto “deliberadamente”? La industria, de hecho, siempre ha negado esa supuesta “premeditación”, pese a que es evidente que los electrodomésticos han acortado su vida útil en las últimas décadas.”

Si conocieras algo del mundo de los electrodomésticos te darías cuenta de dos cosas elementales:
1.- Ningún fabricante se arriesgaría, a sabiendas, en poner una pieza de reducido tiempo de funcionamiento en sus aparatos, ya que sería CAVAR SU PROPIA TUMBA: EL USUARIO DESCONTENTO, no volvería a comprar la misma marca.
2.- Eso de que los electrodomésticos han reducido su vida útil en las últimas décadas demuestra el profundo desconocimiento del tema. Todo lo contrario, han mejorado la calidad y han prolongado el tiempo de funcionamiento. Lo que sucede es que antes se reparaba mucho más que ahora, pues las reparaciones, aunque eran frecuentes, costaban poco dinero y comprar un aparato nuevo, costaba un pastón. Como ya he explicado, hoy no vale la pena reparar según que averías pues el coste de la reparación puede ser casi el de un aparato nuevo. Si se añade además la mayor eficiencia energética donde un electrodoméstico actual puede ahorrar hasta un 75 % del consumo eléctrico respecto al de hace solo 15 años, y además son mejores, de más capacidad, de controles automáticos y mejoras tcencas, se comprenderá por qué la gente renueva su aparato antes que reparar algo importante.

“Un reciente estudio encargado en Francia por el Centro Europeo del Consumidor recopila varias muestras. Por ejemplo, los antiguos televisores de tubos podían durar hasta 15 años, mientras que los actuales no pasan de 10. Y ocho de cada 10 lavadoras tienen cubetas de plástico, en vez de acero inoxidable, que pueden romperse con el golpe de una moneda”, prosigue el estudio. Los fabricantes insisten en que el acortamiento no es deliberado, sino que se debe a la exigencia de que los productos sean más eficientes y más baratos.”

Los antiguos televisores eran “de manivela” respecto a lo que los actuales hacen, además del volumen que tenían respecto a los actuales. Y si precio actual ha descendido de manera exponencial respecto a aquellos. Supongo que RAQUEL como todos los que opinen igual, seguirán manteniendo su televisor antiguo (algunos el de blanco y negro) para no caer en la trampa de la obsolescencia programada…
Respecto a las “cubetas” de plástico, si te refieres a las cubetas del detergente, han sido de plástico toda la vida, pero supongo te refieres como cubeta a la cuba, en cuyo interior está el bombo o tambor, QUE NUNCA HA SIDO DE ACERO INOXIDABLE. (Si lo es el bombo, donde se mete la ropa) La cuba siempre fue de plancha de hierro esmaltada. Hasta que se empezaron a montar, hace ya muchos años, cubas de plástico. Pero no un plástico de “chicha y nabo” (que por supuesto no se rompe con una moneda ni con 100) sino el tipo de plástico adecúado a la función, resistente a golpes, tracción, a detergentes agresivos, lejías, etc. La duración del plástico es muy superior a las cubas de hierro esmaltado, porque entre otras propiedades, no pueden oxidarse ni perforarse. Termina la frase diciendo:

“Los fabricantes insisten en que el acortamiento no es deliberado, sino que se debe a la exigencia de que los productos sean más eficientes y más baratos.” 

 Eso es absolutamente cierto y a la vista esta: los aparatos son cada vez más eficientes y más baratos, por lo que con el menor consumo puedes amortizar el nuevo aparato en menos de 5 años.

“Europa está empezando a abordar el problema. El Comité Económico y Social Europeo (CESE), órgano consultivo de la UE, aprobó hace un año un dictamen que exige la prohibición total de la obsolescencia programada. “Si tiráramos menos cosas a la basura, tendríamos que reparar más y se crearían miles de empleos”, afirmó Jean-Pierre Haber, ponente del dictamen, para rebatir el argumento de que la renovación es necesaria para mantener la economía.”

De nuevo vuelta la mula al trigo, con la obsolescencia programada: Se confunden las posibilidades de avería del electrodoméstico con tal práctica pero no es así: Si se tiran los aparatos averiados es por las causas ya explicadas del mayor coste de la mano de obra en las reparaciones. Y eso, por más que pretenda Francia y la Unión Europea, va contra natura: yo no voy a reparar un trasto de hace 20 años porque los aparatos actuales son de mucho mayor rendimiento  energético, más eficientes, con mejor calidad de lavado, centrifugado, secado y en general mejor Aptitud a la Función que lo fueron sus antecesores. Ahora quieren proponernos (un dictamen no es una ley) que creemos miles de puestos de trabajo para reparar los viejos televisores, los ancianos frigoríficos y las lavadoras que solo lavaban hasta cinco kilos (hoy son hasta de nueve), con mejores resultados y hasta un 75 % más económicas de consumo.  Queda el tema del coste de las reparaciones: ¿La Unión Europea va a fomentar que se mantengan los electrodomésticos muchos años parcheándolos continuamente? Pues NO. EN ABSOLUTO. Porque la Unión Europea fue quien creó las Etiquetas Energéticaspara que el consumidor tire sus viejos aparatos y los sustituya por otros nuevos de mayor eficiencia energética, y los gobiernos, como el español, han invertido y están invirtiendo  mucho dinero de los contribuyentes en los planees RENOVE, financiando una parte del coste de la compra del nuevo aparato para logra un ahorro energético que no solo beneficia al consumidor, sino que a menor gasto de energía, menos perjuicios al medo ambiente.

“El dictamen propone también medidas para combatir esta práctica no solo desde la prohibición. “Más allá de que pueda haber un chip maquiavélico programado para que un aparato deje de funcionar, algo que sucede en contadas ocasiones, proponemos tres líneas de acción. Por un lado, que las empresas faciliten la reparación. En segundo lugar, campañas de sensibilización para combatir la obsolescencia estética; es decir, la constante renovación de productos sin desgastar, sobre todo ropa y teléfonos, al dictado de las modas. Y por último, la implantación de un sistema de etiquetado de durabilidad para que el consumidor pueda decidir si prefiere un producto barato u otro más caro pero más duradero”, explica Carlos Trías Pintó, presidente de la Comisión Consultiva de Transformaciones Industriales del CESE, el grupo que elaboró el dictamen.”

Ya llegó la marcha atrás: “Más allá de que pueda haber un chip maquiavélico programado para que un aparato deje de funcionar, algo que sucede en contadas ocasiones” Es posible que en otros aparatos (no en electrodomésticos), algún fabricante espabilado haya metido ese chip, como algunos dicen de las impresoras, pero de ahí a tildar de obsolescencia programada a los electrodomésticos va un abismo.
 
“Por un lado, que las empresas faciliten la reparación.” Estoy en disposición ded afirmar que las empresa FABRICANTES de elctrodomésticos que son de marcas importantes y no chaopuceras, que también las hay, disponen de un Servicio Oficial de Fabricante de buena calidad, y mantienen el stock de recambios el tiempo mñinimo que ordena la ley (en España, 7 años después del último aparato fabricado. Pero no es en las grandes marcas donde se producen los problemas. Hay marcas venidas a menos que van escatimando y engañando con limitaciones de prestación del servicio y sobre todo hay muchas importaciones más o menos descontroladas, que se les pone una marca de las ya desaparecidas, se traen de traen de países con  mano de obra más barata y se venden con Servicio Técnico unas veces inexistentes y coio mínimo precarios, sin recambios y sin posibilidad de obtenerlos. Sé perfectamente lo que digo y podría citar muchos nombres, pero me reservo.

 

“En segundo lugar, campañas de sensibilización para combatir la obsolescencia estética; es decir, la constante renovación de productos sin desgastar, sobre todo ropa y teléfonos, al dictado de las modas”

Ya lo sabéis derrochadores: Si tenéis el armario lleno de ropa, ¿Por qué seguís comprando? ¿Por la moda? Pues cuidado, según el enunciado, la Unión Europea nos va a bombardear con advertencias de no comprar más ropa. Habrá que conservar hasta los pantalones de cuando eras niño…
Respecto a los teléfonos…¿Cuántos teléfonos hemos tenido todos nosotros? A mí me duraban un mínimo de cinco años. Luego venía la compañía y te decían toma este nuevo teléfono, te lo has ganado con tus llamadas. Y la mayoría, e incluso RAQUEL, ¿Cuánto os duran los teléfonos en la actualidad? ¿Los tiráis porque  tienen eso de la obsolescencia programada o porque ha salido un nuevo modelo con mayores y mejores prestaciones, mucho más útiles que el viejo trasto anterior? ¿Dónde está ahí la obsolescencia programada? Eso solo ocurre en mentes obsoletas…
Estas últimas observaciones, de la ropa y los teléfonos, son extensivas a los televisores, lavadoras, frigoríficos, etc., etc, así como a los ordenadores, los aparatos de música, la fotografía, los coches, los zapatos, las corbatas, etc. Se renuevan los aparatos para tener mayores y mejores prestaciones, no por efecto de un chip que un malvado fabricante ha metido dentro de sus aparatos

“Y por último, la implantación de un sistema de etiquetado de durabilidad para que el consumidor pueda decidir si prefiere un producto barato u otro más caro pero más duradero”, explica Carlos Trías Pintó, presidente de la Comisión Consultiva de Transformaciones Industriales del CESE, el grupo que elaboró el dictamen

“Europa estudia un sistema de etiquetado que informe sobre la duración de los productos.

El CESE está estudiando ya cómo podría ser ese sistema de etiquetado. “Podría ser parecido al que se ha implantado para calificar la eficiencia energética, con una escala de clasificación por letras y colores”, explica Trías Pintó. La tarea va a ser larga porque no hay una metodología estándar para evaluar la durabilidad de un producto, y además la industria se opone rotundamente. En una jornada organizada por el CESE en Bruselas hace dos semanas, el director general del Comité Europeo de Fabricantes de Equipamiento Doméstico, Paolo Falcioni, aseguró que es imposible prever la duración de un producto porque no se puede controlar el buen o mal uso que se va a hacer de él.

Tiene toda la razón Pablo Falcioni: ¿Quién controla el buen o mal uso de los aparatos? ¿Quién controla el número de lavados o las cargas de un frigorífico? Yo más bien me inclinaría por garantizar por parte del fabricante un número mínimo de años de funcionamiento, bien sea por el propio uso, bien por la disponibilidad de recambios, que a todas luces 7 añoss son insuficientes.

“Pero el movimiento contra la obsolescencia programada parece ya imparable en la UE. La Dirección General de Medio Ambiente de la Comisión Europea ha encargado un estudio para desarrollar una posible metodología, y el CESE va a realizar una encuesta para preguntar a los ciudadanos si estarían dispuestos a pagar más por productos más duraderos. Con todo esto, el eurodiputado Pascal Durand presentará una resolución para introducir el debate en el Parlamento.”

Esperemos a ver si sale algo positivo y de SENTIDO COMÚN de todo esto.

“En España el movimiento lleva retraso. Las organizaciones más activas son la Asociación de Recuperadores de Economía Social y Solidaria (AERESS), que agrupa a entidades como Koopera, y el colectivo ecologista Amigos de la Tierra. Ambas, junto con Ecologistas….

Dejo aquí la información sin terminar porque por hoy, ya os he dado bastante la tabarra. Y porque la autora se mete en nuevos berenjenales relativos a España, el resurgimiento de la teoría de la obsolescencia programada, Benito Muros y sus secuaces, sus programas de radio y televisión donde se le rendía pleitesía a sus estupideces, dichas con ánimo de lucro, con la complacencia de la mayoría de sus entrevistadores, que quedaban boquiabiertos ante su erudición, y también de informaciones sobre las bombillas eternas, reparables, y otras lindezas por el estilo. Eso lo trataré, como cointinuación a este, en mi próximo artículo.
Categorías
Eficiencia Energética Etiquetas Energéticas

La Eficiencia Energética, el Ahorro en Consumo y el Grado de Limpieza han llegado también a los aspiradores domésticos

Durante la convalecencia de mi reciente intervención quirúrgica recibí muchos comentarios que no pude leer hasta finales del mes de Septiembre. Entre ellos, un lector me envió la información de la entrada en vigor de la obligatoriedad de que los aspiradores domesticáis en toda la Unión Europea debían ser de una potencia máxima de 1.600 vatios. El comentario lo leí a primeros de Octubre y lo copié para la lista de espera de temas a tratar. Pero por un despiste mío no copié el nombre del autor del comentario. Yo supongo que fué de ALBERT, pero no estoy seguro. En dicho comentario me facilitaba el enlace con la emisión de la cadena SER de radio, que es donde al parecer se enteró de la noticia. De esta nueva directiva de la Unión Europea en busca de una mayor eficiencia de los electrodomésticos, se da cuenta en dicha emisión de la SER, que quiero que veáis vosotros, los lectores, y luego saquéis conclusiones con mis observaciones. Primeramente copiaré dicho comentario. Dice así:


Me he enterado que has pasado por «taller,” y que por suerte era un «Servicio Técnico Oficial» con conocimientos y profesionalidad suficiente para «repararte» con plenas garantías,… 🙂
No sé si para cuando te recuperes completamente tienes en mente nuevos temas para tu blog, yo como siempre con la mejor intención de ayudar, te envío un par de enlaces a un tema que podría resultarte interesante, la prohibición por parte de la CEE de la venta de aspiradores de más de 1.600W

http://www.bosch-home.es/nueva-etiqueta-energetica-para-aspiradores-ue-2014.html

http://www.consumer.es/web/es/medio_ambiente/urbano/2014/09/10/220570.php

¡Ánimo Antonio, tus lectores te echamos de menos!
Saludos cordiales.”

En primer lugar mi agradecimiento por este comentario y por interesarte por mi salud. Afortunadamente estoy muy bien y haciendo vida normal, como podéis comprobar por los artículos que voy publicando. El «técnico» era muy bueno y me reparó de urgencia, pues el aparato presentaba una avería importante, vital. Tuvo que cotar y empalmar el tubo de alimentación del corazón de la máquina para lo que tuvo que abrir un buen corte en el bombo y y graparlo luego con algo que parece una cremallera de más de un palmo, entre el tubo de salida inferior de líquidos y el centro u ombligo del bombo. Según el técnico, la reparación ha sido un éxito y me ha dado garantía de que no se producirá una nueva avería por ese sitio tan delicado de la máquina.
Dicho esto, paso a la información sobre los aspiradores domésticos.

“La Cadena SER dio el pasado dia 3 de Septiembre la siguiente noticia:
El ahorro energético llega a los aspiradoresLa Unión Europea aprueba una legislación que garantiza que sólo aquellos de menor potencia, pero iguales prestaciones, podrán comercializarse (ANDRÉS STUMPF   03-09-2014 – 12:12 CET)…Jesús Soria da, en la Guía del Consumidor de Hoy por Hoy, el aplauso de la semana a la Unión Europea y a los fabricantes de aspiradoras por dar comienzo a la retirada del mercado de los aspiradores que más consumen, los de 1600 kilovatios…. Cada día las aspiradoras son más eficientes y, para conseguir el mismo nivel de limpieza o más, no se necesita ya tanta potencia. Nos habla de ello Alberto Zapatero, director de la Asociación Nacional de Fabricantes e Importadores de Electrodomésticos , ANFEL.”

Esto es lo que dijo la SER. Resumiendo esta introducción (luego vienen más “dichos”): “…dar comienzo a la retirada del mercado de los aspiradores que más consumen, los de 1600 kilovatios…” . Yo me pregunto: ¿Existe en el mercado un solo aspirador de una potencia de 1.600 kilovatios? Pues no. Ninguno. Entonces ¿Qué es lo que van a retirar del mercado? Nada en absoluto. Ya pueden buscar, que no encontrarlan ningún aspirador de 1.600 kilovatios de potencia. Sería un “diplodocusaspirador”.  Este error, de confundir vatios con kilovatios, que son 1.000 vatios, no tiene explicación para una persona formada como supongo debe ser el locutores de la SER.
Confundir los vatios con los kilovatios es grave. Lo que quiere decir en realidad es que la Unión Europea, a partir del 1º de Septiembre de 2.014, obliga a que los aspiradores lleven también una etiqueta energética. A partir de esta fecha, no se pueden comprar ni vender aspiradores que no la tengan. Pero sí pueden venderse los que hasta ese momento haya en los comercios. Y a partir de ahora solo se podrán comprar los que lleven la correspondiente etiqueta.
Luego sigue diciendo la SER.

“Es la época del ahorro energético. La Unión Europea ha aprobado una legislación por la cual, desde el 1 de septiembre, se irán retirando aquellos aspiradores de alrededor de 1600 kilovatios de potencia. Pero no sólo eso. El plan no se para ahí y, es que, para 2017 se espera que sólo queden en el mercado las aspiradoras de entre 850 y 900 kilovatios de potencia. Sin duda, toda una revolución en pos de la eficiencia energética.”

¡Y vuelta la mula al trigo! No es un error lo de los 1.600 kilovatios de potencia del aspirador anterior. Ahora repite las mismas barbaridades: para el 2.017, donde dice  solo entrarán en el mercado las aspiradoras entre 800 y 900 kilovatios de potencia…”. A ver si se entera ANDRÉS STUMPF que no son 850 y 900 kilovatios sino 850 y 900 vatios, o lo que es lo mismo, 0,85 kilovatios y 0,9 kilovatios. Si un aspirador de una potencia de 850 kilovatios funcionara durante una hora consumiría la electricidad que gasta una familia media española durante 6 meses… Creo que hay alguna diferencia…
Pero no se trata de un solo error: el mismo grave error se repite por «Jesús Soria que da, en la Guía del Consumidor de Hoy por Hoy, el aplauso de la semana a la Unión Europea y a los fabricantes de aspiradoras por dar comienzo a la retirada del mercado de los aspiradores que más consumen, los de 1600 kilovatios. Cada día las aspiradoras son más eficientes y, para conseguir el mismo nivel de limpieza o más, no se necesita ya tanta potencia. Nos habla de ello Alberto Zapatero, director de la Asociación Nacional de Fabricantes e Importadores de Electrodomésticos , ANFEL. que apunta:

«La legislación no tiene carácter retroactivo«, lo que se traduce en que, todos los productos que se pusieran en el mercado antes del 1 de septiembre, seguirán pudiéndose vender hasta finalizar las existencias.

«La nueva legislación tiene como objetivo reducir el consumo energético sin reducir las prestaciones del electrodoméstico de cara al consumidor. Por ello, según precisa el experto, la normativa no sólo exige los mencionados límites de potencia para el consumo de energía, sino también unos límites mínimos de recogida de polvo en las diferentes superficies. «Si el aspirador no cumple estas prestaciones mínimas, tampoco se podrá comercializar«, señala Zapatero.

En la legislación del etiquetado energético general, que regula, por ejemplo, a las lavadoras, ya se incluían estos criterios de aptitud de sus funciones. «Lo realmente novedoso, por lo tanto, es la inclusión de normativa relacionada con la durabilidad«, dice el experto.

Por primera vez la Unión Europea está legislando criterios de durabilidad que entrarán en vigor a partir del 1 de septiembre de 2017 y que obligarán a que toda aspiradora puesta en el mercado cumpla una serie de condiciones que garanticen que dure mucho más como es la normativa referida a las fricciones en el conducto de la aspiradora o al mínimo de horas de funcionamiento en lo relativo al motor del electrodoméstico.»

Tras estas aclaraciones de ANFEL, echo en falta una explicación técnica y lógica de las nuevas directivas sobre los aspiradores, cuyo resumen he encontrado en las Web dePHILIPS. Dice así:
La nueva etiqueta energética para aspiradores.
A pesar de las manifestaciones de la SER y del director de ANFEL, no se han explicado suficientemente. Hay que ir a la Etiqueta Energética de estos aparatos para enterarse bien de este asunto, cosa que vamos a hacer. Sin embargo, he encontrado toda la información necesaria en la Web de PHILI, que informa:

«Todo lo que necesitas saber de un vistazo.. 

La Unión Europea ha emitido dos directivas, 665/2013 y 666/2013, que influyen en la forma de comprar los aspiradores y en su diseño por parte de Philips.

Primera directiva (666/2013):A partir de septiembre de 2014, el límite estándar para el consumo de energía es de 1600 vatios. Los únicos aspiradores que pueden introducirse en el mercado son aquellos que:

– Tienen una potencia de entrada inferior a 1600 vatios

– Tienen un rendimiento de limpieza mínimo del 70 % en la recogida del polvo en alfombras y moquetas

– Tienen un rendimiento de limpieza mínimo del 95 % en la recogida del polvo en suelos duros

Segunda directiva (665/2013):A partir de septiembre de 2014, los aspiradores incluirán una nueva etiqueta energética similar a las que vemos habitualmente en frigoríficos, lavadoras y televisores. Esta nueva etiqueta energética establecerá unos estándares de rendimiento superiores para todos los modelos de aspiradores. Además, te permitirá comparar las mismas características del producto entre todos los aspiradores, lo que hará que tu experiencia de compra sea mucho más transparente y sencilla.
La etiqueta energética muestra la clase de eficiencia energética (parte superior de la etiqueta, indicada con flechas) y cinco indicadores de rendimiento adicionales (parte inferior de la etiqueta). Los valores de estos indicadores se calculan mediante métodos de ensayo estándar adoptados por todas las empresas del sector.

Esto es informar y no el despiste de la SER. Se supone que los profesionales de los medios de comunicación estudian una carrera donde se dan diversas materias, entre ellas un mínimo conocimiento de la electricidad. No se puede confundir de ningún modo los vatoios con los kilovatios, así como informar de la retirada de los aspiradores del mercado. La Unión Europea no aplica leyes de cumplimiento retroactivo.
Veamos ahora la Nueva Etiqueta Energética de los aspiradores. Y el significado de los pictogramas.
CLASE DE EFICIENCIA ENERGÉTICA
La clase de eficiencia energética es el resultado de aunar el consumo de energía con el rendimiento de limpieza en suelos duros y en alfombras y moquetas. Se indica en una escala de la A a la G y se codifica mediante flechas de colores. La escala empieza con la A, la clase que presenta el mayor rendimiento.
CLASE DE (RE)EMISIÓN DE POLVO
Hace referencia a la calidad del aire que devuelve el aparato a la habitación; este valor indica la limpieza del aire de salida y, por tanto, la calidad del filtrado. Esto se clasifica en una escala de la A a la G, donde A es la clase con el mayor rendimiento.
RENDIMIENTO DE LIMPIEZA EN ALFOMBRAS Y MOQUETAS
Este valor refleja el porcentaje de succión de polvo en una alfombra de ensayo estandarizada.
RENDIMIENTO DE LIMPIEZA
Esta característica se indica por separado para alfombras y moquetas y para suelos duros en una escala de la A a la G, donde A es la clase con el mayor rendimiento.
CONSUMO ANUAL DE ENERGÍA (kWh/año)
Se trata de un valor orientativo basado en 50 tareas de limpieza en una superficie media por hogar de 87 m2. El valor real dependerá del uso que se haga del aparato.
NIVEL DE POTENCIA ACÚSTICA (dB)
El nivel de ruido del aspirador se indica en decibelios (dB).
RENDIMIENTO DE LIMPIEZA EN SUELOS DUROS
Este valor refleja el porcentaje de succión de polvo en una tarima de madera con una hendidura estandarizada.
CLASE DE EFICIENCIA ENERGÉTICA
La clase de eficiencia energética es el resultado de aunar el consumo de energía con el rendimiento de limpieza en suelos duros y en alfombras y moquetas. Se indica en una escala de la A a la G y se codifica mediante flechas de colores. La escala empieza con la A, la clase que presenta el mayor rendimiento.
CLASE DE (RE)EMISIÓN DE POLVO
Hace referencia a la calidad del aire que devuelve el aparato a la habitación; este valor indica la limpieza del aire de salida y, por tanto, la calidad del filtrado. Esto se clasifica en una escala de la A a la G, donde A es la clase con el mayor rendimiento.
RENDIMIENTO DE LIMPIEZA EN ALFOMBRAS Y MOQUETAS
Categorías
Eficiencia Energética Electrodomésticos Etiquetas Energéticas Lavadoras Secadoras

Diferencias entre la clasificación energética de las secadoras y lavadoras y su “eficacia” en el secado y en el lavado

 

VICENT, un lector del blog, se extraña de mi afirmación de que la clasificación de la eficacia del secado en una secadora sea normalmente “B”, y que la máxima es “A”. Manifiesta que hay muchas secadoras con eficiencia energética A+, A++ y A+++, por lo que no entiende mi comentario. Yendo más allá, añado que la eficacia del lavado en una lavadora es, como máximo «A». Supongo que VICENT argumentará también que hay muchas lavadoras `’con eficiencia energética A+, A++ y A+++. Y tiene toda la razón. Pero yo también la tengo, pues estamos hablando de cosas diferentes. Todo eso lo vamos a explicar a continuación, después de leer el comentario de VICENT, que transcribo seguidamente. Dice así:

vicent8 de octubre de 2014, 16:46
Hola Antonio,

No entiendo el siguiente comentario suyo:

«La clasificación normal es B, y algunas (casi siempre con bomba de calor, que no es el caso aquí) pueden llegara eficiencia máxima A. Y de ahí no se puede pasar. Porque es cuando la ropa ya no tiene humedad. Y si ya no tiene humedad no puede sacarse más. Por eso no existe en el secado el A+, A++, A+++…» 

Actualmente hay una notable variedad en secadoras A+, A++ e incluso A+++, todas ellas funcionando con bomba de calor. Las hay ya practicamente en todas las marcas conocidas que fabrican secadoras y llegando a consumos por ciclo de casi 1 Khw en vez de los 4 Kwh o más típicos de las B.

Sin ir más lejos este modelo de AEG (modelo T97668IH): http://www.aeg.com.es/Products/Lavado/Secadoras/Secadoras_de_Condensaci%C3%B3n/T97680IH o este de Bosch (modelo WTY88710EE), ambos son A+++: http://www.bosch-home.es/productos/secadoras/bomba-de-calor/WTY88710EE.html

Pienso que contra mejor rendimiento se le saque a la bomba de calor mejor califcación podrán llegar a tener estas secadoras sin que el tope tenga que ser A como usted afirma. 

Saludos y felicidades por el blog”

Como antes decía, VICENT tiene razón en sus argumentos sobre la eficiencia energética de las secadoras. Pero no la tiene porque yo no hablaba de eficiencia energética sino de la clasificación de la EFICACIA DEL SECADO, que son cosas muy distintas. Insisto: la eficacia del secado es la capacidad de la secadora de eliminar la humedad de las prendas de ropa, y la eficiencia energética es el conjunto de funciones de la secadora que reducen su consumo energético. Como puede verse, son cuestiones completamente distintas.
Volviendo al tema de la eficacia del secado, o sea, el porcentaje de eliminación de humedad en la ropa, como decía en mi anterior artículo, la mayoría de las secadoras presentan eficacia “B”, pero algunas, mas evolucionadas y especialmente las de bomba de calor, llegan a la eficacia «A». Eso quiere decir que eliminan toda la humedad de la ropa. Que la secan totalmente. Por eso, cuando son de la clasificación de secado «A» se dice que la ropa queda completamente sin humedad, seca, por lo que ya es imposible subir de categoría, a menos que queramos “tostar” la ropa…
Esta misma diferenciación, y aprovechando lo dicho para la secadora, la tienen también las lavadoras. Su función es lavar la ropa. La escala de clasificaciones era de 7, de la «A» a la   «G», como menos eficaz. Cuando después de muchos años se ha conseguido en pruebas de laboratorio, con ropa ensuciada también en laboratorio, que el resultado de lavado de una lavadora sea satisfactorio, se les llama de clase «A» de eficacia de lavado. Por encima ya no hay más, pues se ha llegado al tope. Por esa razón se considera, y las pruebas lo confirman, que la máxima calidad de lavado es la «A». Y que ya no puede mejorarse. Como la inmensa mayoría de las lavadoras cumplen este requisito de calidad de lavado «A», ya ni siquiera se tiene en cuenta este factor en las lavadoras, pues se da por hecho que TODAS tienen «A» de eficacia de lavado.
En cuanto a la clasificación energética de las lavadoras, como sabéis, va desde la A+++ como más eficiente hasta la «E», como menos eficiente. Como se ve también aquí, nada tiene que ver la eficiencia energética con la eficacia (o eficiencia) del lavado.
Espero, amigo VICENT, haberte aclarado este entuerto a ti y a otros lectores que tuvieran dudas o que no se le hubieran ocurrido tales la dudas.
Categorías
Eficiencia Energética Electrodomésticos Etiquetas Energéticas Lavavajillas

¿Qué nos dice la Etiqueta Energética de los Lavavajillas?

Al comprar un electrodoméstico (hoy hablaremos de la compra de un lavavajillas) es muy importante elegir la Eficiencia Energética del aparato, así como otras características, como consumo energético anual, consumo de agua anual, nivel de ruido, capacidades (número de cubiertos), eficacia del lavado, etc. Para la mejor información del consumidor, la Unión Europea creó una nueva Etiqueta Energética para estos aparatos, que nos permite, de manera sencilla y visual, comparar los diferentes tipos de lavavajillas para seleccionar el que más se ajuste a nuestras necesidades y posibilidades. Las nuevas Etiquetas Energéticas fueron creadas mediante la Directiva Marco 2010/30/UE de 19 de mayo de 2010, que entró en vigor el 30.11.2011. Veamos su contenido:

 

  • Las nuevas Etiquetas son obligatorias en todos los países de la Unión y facilitan tolda la información necesaria para elegir el aparato más adecuado a las necesidades y posibilidades de cada usuario.
  • Las nuevas Etiquetas fueron obligatorias en todos los aparatos vendidos a partir del 30 de Noviembre de 2.011.
  • Las nuevas Etiquetas son uniformes en los 28 estados miembros de la Unión Europea.
  • Las nuevas Etiquetas son independientes del idioma ya que los textos se han sustituido por pictogramas que informan a los consumidores sobre las características de un determinado producto. (pictograma: es «un signo claro y esquemático que sintetiza un mensaje sobrepasando la barrera del lenguaje con el objetivo de informar y/o señalizar»).
  • Cada producto individual se suministrará siempre con la nueva Etiqueta completa, que además debe ser visible en los aparatos de exposición y en toda la publicidad sobre el producto. La práctica anterior en muchos países de proporcionar la base y la tira de datos por separado se ha abandonado.
Veamos, en este artículo, la Etiqueta Energética para LAVAVAJILLAS
  • Etiqueta uniforme en los 28 Estados Miembros de la Unión Europea
  • Máximo de 7 clases desde la A+++ hasta la
  • Se utilizan flechas de color para diferenciar productos eficientes en energía de productos con baja eficiencia: el verde oscuro indica un producto altamente eficiente y el rojo un producto de baja eficiencia.
Los pictogramas destacan características seleccionadas:
  • La flecha negra señala la clasificación energética del aparato
  • El primer recuadro XYZ indica el consumo de energía anual en kWh
Los tres recuadros inferiores indican:
  • El izquierdo, Consumo de agua anual en litros (ya no se indica como antes, el consumo de agua en un ciclo de lavado, sino el cálculo anual)
  • El siguiente indica la Clase de Eficacia del secado de la vajilla
  • A continuación la Capacidad del lavavajillas (número de cubiertos)
  • El derecho, Emisión de ruido en decibelios (dB)
· La clase energética se mide a partir de:
  • El consumo de energía anual de los ciclos de lavado normalizados, cuando se carga con la capacidad de cubiertos declarada
  • La potencia y el tiempo de duración en el modo sin apagar
  • La potencia y el tiempo de duración en el modo apagado
  • La información de ciclo en la etiqueta se basa en el programa normalizado que
  •  es adecuado para limpiar vajilla que se ha ensuciado de manera normal
  • es el más eficiente en términos de consumos combinados de energía y agua
  • Todos los lavavajillas deben tener ahora una eficacia de lavado clase A. La eficacia de lavado por lo tanto ya no se indica en la etiqueta.
Quien desee información más amplia y detallada puede obtenerla en ANFEL (Asociación Nacional de Fabricantes de Electrodomésticos),, de donde se han seleccionado los datos anteriores.
Con estos datos comparativos podemos elegir el aparato que por sus características comparadas con otros aparatos del mismo tipo y capacidad, sean las mejores. Insisto que los aparatos deben ser del mismo tipo, por ejemplo, de iguales medidas y capacidad en número de cubiertos. No pueden compararse datos entre lavavajillas de diferentes tipos y medidas, aunque los dos aparatos tuvieran la misma eficiencia energética.
Insisto en que habrás observado que en los lavavajillas actuales es obligatorio que su eficacia de lavado sea Clase A, por lo que ese dato ya no es comparativo, porque todos deben ser iguales en este punto.
Con los datos aportados por estas Etiquetas y teniendo en cuenta el precio de los aparatos, ya tenemos la base para decidir qué modelo y marca nos interesa comprar. No obstante, mi consejo es considerar también los siguientes puntos:
  • Elegir una marca seria y que tenga continuidad de seguir fabricándose en el futuro.
  • Averiguar la calidad del Servicio Técnico Oficial de Fabricante, así como las condiciones de la garantía. Además de los dos años obligatorios en la Unión Europea, hay que ver si durante estos dos años esa marca no cobra el desplazamiento, ya que algunas sí lo cobran después del 6º mes.
  • Es preferible la compra en un establecimiento que nos dé seguridad y continuidad de funcionamiento, ya que en caso de problemas con el aparato (por ejemplo, exigir un cambio por problemas durante la garantía) el responsable de hacer el cambio no es el Servicio Técnico sino el VENDEDOR quien debe hacerlo según la Ley de Garantías de los bienes de consumo duradero.
Este artículo es el tercero dedicado a esta serie sobre las Etiquetas Energéticas de los electrodomésticos al que seguirán más adelante y con el mismo formato, nuevos artículos destinados a otros aparatos.