Todo empezó cuando MARTHA escribió un comentario en mi artículo sobre termos y microondas y la “no peligrosidad” del calentamiento de alimentos en estos aparatos. Esta madre preguntaba en su comentario si era peligroso calentar el biberón para su bebé en en el microondas. Nuestro amigo y colaborador SERGIO GONZÁLEZ contestó a la preocupada madre diciéndole que no era peligroso. Esa respuesta la publiqué en un nuevo artículo. Pues bien, otro lector del blog, SERGIO MOLINA, hace una nueva aportación con su comentario donde dice que los biberones pueden resultar peligrosos no por calentarlos en los microondas, sino en cualquier otro medio. Considerando la importancia del tema, y aunque yo de esas cosas sé bien poco, he considerado conveniente editar como un nuevo artículo las interesantes observaciones de SERGIO MOLINA, dada la trascendencia que pudiera tener en los lactantes. 

No se trata de crear alarmas, sino de tomar todas las precauciones, que como veréis, son muy sencillas. El mismo autor de este comentario ya avisa de que se trata de aplicar un principio de precaución recomendado por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria. Leed atentamente la exposición de SERGIO y que cada cual tome las decisiones que considere oportunas.

Hola Martha, Coincido con Sergio Gonzalez en la explicación sobre el principio físico por el cual aumenta la temperatura de los cuerpos introducidos en el microondas (Se induce un aumento de vibración de sus moléculas). 

Sin embargo creo que conviene también indicar que actualmente existen estudios en los que se indica que calentar alimentos en envases de plásticos (sea en microondas o en cualquier otro sitio) puede hacer que el alimento quede contaminado por un componente químico de estos, denominado BISFENOL A. El 25/03/2011 se publicó una orden en el BOE que implicaba la comercialización de los biberones que contienen bisfenol A. El BISFENOL A es un producto químico usado para la fabricación de policarbonatos (usado para hacer envases como botellas retornables de bebidas, biberones, vajillas y recipientes. Como todos los materiales que entran en contacto con los alimentos pueden ceder a los mismos pequeñas cantidades de sus componenentes y ser ingeridos. 

Aunque el uso del bisfenol está autorizado a nivel europeo y sus seguridad ha sido analizada en varias ocasiones por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, en el caso de los biberones nuestra agencia española de seguridad alimentaria ha aplicado el principio de precaución debido a que los posibles efectos toxicológicos pueden tener un impacto mayor en el organismo en desarrollo y que los lactantes entre 3 y 6 meses alimentados con biberones de policarbonato son los mas expuestos al bisfenol A. 

Durante un tiempo colaboré con el área de salud de mi empresa, e incluso los profesionales del área, me comentaron que el principio de precaución debería aplicarse a todos aquellos envases de plásticos que contuvieran ese químico no solo a los biberones. 
Para saber que plásticos no contienen bisfenol A debes mirar la parte inferior de las botellas y en el código de reciclaje llevan los números: 1 (PETE), 2 (HDPE), 4(LDPE) y 5 (PP) según la PEHSU, Pediatric Enviromental Health Specialty Units.

Mi recomendación sería comprobar que el biberón que utilizas no contiene este químico y no calentar en microondas ni en ningún otro lugar alimentos que estén dentro de envases de plástico que contengan Bisfenol A.
En cualquier caso es una pena seguir observando webs como las que citas basadas totalmente en supersticiones.

Saludos 

Sergio Molina

Fuentes: www.aesan.msc.es/AESAN/web/notas_prensa/prohibicion_bisfenolA.shtml
www.aoec.org/pehsu.htm “
Como podéis ver, amigos lectores, no se trata de un problema que pueda crearse al calentar los biberones en el microondas, sino de elegir biberones que no sean de plástico que contenga Bisfenol A. Revisando la base del biberón y que lleve los números que indica su código de reciclaje, tal como explica SERGIO MOLINA, a quien agradezco el comentario y las lectoras lo agradecerán más.