lavadora colada

A raíz de la consulta de un lector, en mi anterior artículo  expliqué la primera parte de las siguientes preguntas, referidas al contenido informativo de las Etiquetas Energéticas que obligatoriamente deben llevar todos los electrodomésticos en su interior, así como ser expuestas en los lineales de productos en las tiendas donde se venden con objeto de que el comprador pueda comparar fácilmente las características de unos y otros modelos y poder elegir rápidamente el que más le interese. 

El contenido de las etiquetas que tiene que quedar claro es el siguiente: Clase de Eficiencia Energética y consumo anual de una lavadora clase A+++, ambos puntos explicados en mi anterior artículo, quedando por explicar los siguientes, de los que voy a tratar a continuación: consumo anual de agua, clase de eficacia del lavado, clase de eficacia del Centrifugado, velocidad máxima de centrifugado, humedad residual después del centrifugado, nivel de ruido en el lavado y nivel de ruido en el centrifugado. 
Para explicar estos puntos tomo los datos de la lavadora FAGOR modelo F8312, que es la adquirida por el lector que quería conocer más información sobre estos conceptos. 
Hoy continuaremos pues con el concepto de la eficacia del lavado. Tratándose de una lavadora (o de un lavavajillas), podríamos decir que es el punto más importante a tener en cuenta en el aparato, pues su destino es lavar. Y puede hacerlo con distintas calidades o eficacia en el lavado, que se determinan por una escala igual a la de la eficiencia energética, o sea que va desde la A, como máxima calidad de lavado hasta la G, la mínima calidad de lavado. Aquí no se supera la clase A, puesto que no se puede lavar mejor que el estándar de calidad “100”.
La pregunta que se nos ocurre es ¿Y cómo se determina la calidad de lavado de una lavadora? Pues es bastante complejo, y a nosotros, los usuarios, nos viene dado en la etiqueta informativa de la máquina, pues para su determinación deben hacerse unas pruebas de laboratorio en condiciones de tipo de tejido, ensuciado expresamente al efecto con tipos de suciedad  estándar, y condiciones de lavado, temperatura y detergentes, debidamente homologado todo el proceso. Se analizan luego los resultados del lavado de la ropa y se determina qué clase de “eficacia de lavado” tiene el modelo en cuestión. Prácticamente todas las marcas tienen ya modelos con la máxima clase de eficacia del lavado: A
Vamos ahora al Centrifugado. Todos conocemos el ciclo de centrifugado, donde la ropa mojada por el aclarado se somete a giros de alta velocidad para que al desplazarse la ropa contra las paredes (agujereadas) del tambor de la lavadora, por efecto de la fuerza centrífuga, se desprende el agua de la ropa y se cuela por los orificios del tambor hacia la cuba, en cuyo fondo se recoge el agua, que va a parar a la bomba de vaciado y de allí al desagüe.
Cuanto mayor sea la velocidad de centrifugado, mayor será la extracción de agua de la ropa, pues la fuerza centrífuga será mayor a más velocidad. Y el otro concepto para una mayor extracción de agua es la amplitud del bono, ya que la fuerza centrífuga es proporcional al cuadrado del radio de dicho bombo. Eso significa que con la misma velocidad de centrifugado proporcionada por el motor, cuanto más diámetro tenga el bombo, mayor extracción de agua. Las lavadoras de capacidades de mÁ a 5 kilos de ropa (como ésta de nuestro caso, que es de 8 Kilos de ropa) al tener más diámetro el bombo, con la misma velocidad, en este caso 1.200 rpm (vueltas del bombo por minuto) consigue una extracción de agua mayor que si se tratara de una lavadora de solo 5 kg. de ropa igualmente a 1.200 rpm.
Para aclarar mejor este concepto del centrifugado diré que una carga de ropa seca de 5 kilos puede llegar a absorber hasta 10 litros (=kilos) de agua. Conforme se va centrifugando se va eliminando agua (o sea, se va eliminando la humedad residual, llegando, desde el 100 % de partida, hasta un 53 %. Eso significa que al centrifugar hemos eliminado aproximadamente la mitad del agua que había absorbido la ropa. Y a este valor del centrifugado se le da una clase de eficacia de centrifugado del tipo B.
Tengamos en cuenta que en este concepto no hemos de buscar siempre la clase de centrifugado A, de máxima extracción de agua, pues a mayor velocidad de centrifugado hay máss desgaste de la ropa y sobre todo, MUCHAS MAS ARRUGAS.
Una ropa delicada no debe centrifugarse a más de 600 vueltas, y unas oallas en cambio, sí podrían centrifugarse al máximo hasta el tipo B de este modelo o incluso el tipo A de otros modelos. Pero repito, el poder de centrifugado máximo solo se emplea para ropa resistente, y además del tipo A al B hay muy poca diferencia. Por eso este concepto no es determinante a la hora de decidir la compra de una lavadora.
Siguiente concepto: cantidad de agua consumida por la lavadora. En la etiqueta de la máquina viene expresado en litros el consumido en un año. En este caso concreto, 11.000 litros (11 m3). Si tenemos en cuenta que estas mediciones se hacen tomando una cantidad de 220 lavados al año, significa que en cada lavado se gastan 50 litros de agua. Son el consumido por cada ciclo compuesto de un prelavado, un lavado y los tres aclarados. ¿Es mucho o es poco?. Como orientación diré que el consumo de agua en un lavado hace unos 15 años era exactamente el doble: 100 litros por lavado. Daros cuenta de que no solo se reduce el consumo de agua, sino que al tratarse de la mitad, el coste de electricidad para calentar el agua se reduce también a la mitad.
Finalmente toca definir el nivel de ruido de la lavadora. En este modelo se dice que el nivel de ruido en el ciclo de lavado y aclarados es de 57 decibelios, y durante el centrifugado el ruido es mayor, llegando a 77 decibelios. Como referencia, el frigorífico, por ejemplo, tiene unos 44 decibelios 
Hasta aquí los principales datos que nos facilita la obligatoria etiqueta energética de electrodomésticos, resumen rápido y cómodo para comparar diferentes marcas y modelos entre sí y poder decidir el aparato que más nos interese.