Uno de mis lectores ha dejado un comentario en mi artículo  que reproduzco luego, y que viene a decir que FAGOR tima a la gente, que “salen” máquinas defectuosas, que al llegar al domicilio hay que llamar al Servicio, que no es gratuito, que las piezas no entran en garantía y que los trabajadores de esta marca no cobran el 100 % del sueldo y que no hay que fiarse de cualquier máquina FAGOR. 

 
Mis lectores saben que por norma denuncio cualquier abuso, engaño, estafa o timo que llegue a mi conocimiento tanto en electrodomésticos como en compañías de gas, electricidad, servicios, productos, etc. Pero con la misma energía rechazo cualquier denuncia injustificada, sin fundamento y sin el menor conocimiento de causa del denunciante, como ocurre en este caso. Pero antes de seguir quiero que leáis íntegramente el comentario de dicho lector, que no da su nombre. Dice así: 

FAGOR TIMA A LA GENTE!!
Han salido makinas defectuosas quiero decir que no funcionan bien y cuando los clientes la pruevan en su casa tienen que llamar al servicio tecnico de la cual le cobra el servicio que no es GRATUITO como ellos dicen y la pieza de cambio no entra en garantia, independiente de eso los trabajadores no cobran el 100% del sueldo otros ni cobran asi que no hay que fiarse de cualquier makina fagor seguro que tiene algun fallo pronto.”

Como decía antes, siguiendo mi costumbre voy a criticar, en este caso, no al denunciado (FAGOR) sino al denunciante (el lector).
Los argumentos que esgrime el lector (a partir de ahora “el denunciante”) no tienen ningún fundamento. Veamos cada uno de ellos.
“Han salido máquinas defectuosas”. Al mejor fabricante del mundo, del aparato que sea, le puede salir alguno defectuoso, a pesar de haber pasado por los más exhaustivos controles. Y me consta que FAGOR los tiene, y muy buenos. Eso se soluciona dando aviso al Servicio Técnico Oficial de la marca.
“Si llamas al servicio tecnico cobra, pues no es GRATUITO como ellos dicen y la pieza de cambio no entra en garantía”, No sé a qué Servicio Técnico habrá llamado el denunciante, pues puedo dar fe de que el Servicio Técnico OFICIAL de Fagor no cobra ni desplazamiento, ni mano de obra ni recambios en los dos primeros años de la garantía. Puede suceder que el denunciante haya llamado a un Servicio Técnico que no sea el Oficial de la Marca (los hay a miles) y le hayan timado. Pero eso no es culpa de FAGOR, sino del confiado denunciante. Otra posibilidad que podría darse es que el “defecto” del aparato se deba a un uso deficiente o inadecuado del aparato, lo que lleva, lógicamente, a la pérdida de la garantía. Aprovecho para daros un buen consejo: no busquéis el teléfono del Servicio Oficial de Fabricante en internet. Salen a miles, todos falsos. La única manera segura es entrar en ANFEL (Asociación Nacional de Fabricantes de Electrodomésticos) y ahí encontraréis los teléfonos SEGUROS de los verdaderos Servicios Oficiales de Fabricante. 
“Los trabajadores de FAGOR no cobran el 100 % de su sueldo…” FAGOR es una Cooperativa, donde los trabajadores son “accionistas” de la empresa. Por eso, si la empresa va bien y obtiene beneficios, puede crecer y repartir entre todos. Pero si la empresa, por causas como la actual de bajada de ventas impresionante (como todas las marcas) por la crisis, debe reducir costes, como fue el caso en FAGOR, reunió en asambleas a sus trabajadores y acordaron una rebaja temporal del sueldo. ¿Está claro, lector denunciante? ¿O hubiera sido mejor mantener el mismo sueldo y mandar al paro a un porcentaje importante de la plantilla? O una cosa o la otra, y en mi opinión se eligió la menos mala.
“No hay que fiarse de cualquier maquina FAGOR seguro que tiene algún fallo pronto” El fallo lo tienes tú amigo lector, pues FAGOR y algunas más son los mejores fabricantes que venden en España y de los que tienen un Servicio Técnico y de atención al cliente del 100 % de efectividad. No conozco mejores (sí iguales).
Así pues, lector denunciante, deberías medir tus palabras antes de despotricar no sé con qué intenciones y llegar a la falsa conclusión de que FAGORT TIMA A LA GENTE. Quien pretende hacerlo, a sabiendas o por desconocimiento son tus equivocados argumentos.