Dos lectores, ROBERTO y JESÚS, dejaron sendos comentarios en mi artículo sobre ¿Qué cantidad de detergente debo poner en el lavavajillas?  Las dos preguntas son el título de este artículo: ¿Dónde debo poner la pastilla de detergente del lavavajillas? Pregunta de ROBERTO, y ¿Por qué me queda sucia la vajilla y la pastilla de detergente está semidisuelta en el cajón? Es la pregunta de JESÚS. Como ambas preguntas están relacionadas con las pastillas de detergente, las contesto ambas en este artículo. 

Primero reproduciré el comentario de ROBERTO. Dice así: 
“Hola. Primero de todo decir que es un gran artículo en el que explicas muy bien muchos contenidos que desconocemos los usuarios de este electrodoméstico tan extendido a dia de hoy en los hogares de mucha gente. Lo segundo comentarte que has descuidado un único elemento y es, precisamente, donde tenía yo mi duda cuando he venido a tu blog en busca de respuesta me ha faltado este pequeño detalle: existe la necesidad realmente de colocar esta pastilla en el compartimento diseñado para ello, o bien se puede, como asegura mucha gente, “dejar caer” en los cestillos para cubiertos? Si es así, como dice Jesús, supongo que se disolverá a destiempo corriendo el riesgo de no cumplir con su verdadera función.
Todo esto viene a raíz de encontrar platos sucios y ver que, allí donde trabajo, cada persona llena el lavaplatos y coloca la pastilla como mejor le “enseñaron en su casa” y en distintas ocasiones el resultado final al abrir el electrodoméstico no siempre coincide con el esperado.
Espero, puedas resolver esta pequeña duda, agradezco de antemano la atención dedicada y tu respuesta (si la hay) y te animo a seguir realizando un blog con tan correctas explicaciones. 

Ruego reciba un cordial saludo, Roberto Mendoza.” 

ROBERTO dice que descuidé en mi anterior artículo citado, decir dónde se pone la pastilla de detergente, por eso lo pregunta. Pues tengo que decir que no lo olvidé sino que ROBERTO no lo ha visto. Está en el segundo párrafo de mi artículo y dice así: “…Pero en el lavavajillas, actualmente en la práctica no se echa el detergente en el depósito, sino que se introduce o se pone una pastilla de detergente (con varios componentes) en el recipiente para detergente y abrillantador…“ 
Bien, no importa, ya que este artículo me servirá para ampliar este tema. Veamos por qué hay que poner la pastilla en el depósito de detergente. Hasta la llagada de las pastillas se ponía detergente en polvo o líquido. Para ello se creó el DEPÓSITO de detergente, ya que debe tomarlo en el LAVADO, no en el prelavado, que es solo un enjuague con agua fría y de pocos minutos para eliminar la suciedad más gruesa. Por lo tanto, la condición era que debería ser hermético, para que el agua de entrada del prelavado no se lo llevara.
Llegado el inicio del lavado, con agua caliente y con mucho más tiempo de funcionamiento de los chorros de agua, se descarga automáticamente el contenido del depósito al abrirse la puerta y caer la pastilla. En ese momento empieza a disolverse en el agua.
Ya sabes, amigo ALBERTO, el por qué se tiene que poner en el depósito, ya que de dejarla en cualquier lugar de la cuba, o en el cestillo de los cubiertos, en la entrada de agua para el prelavado se disolvería y se tiraría al desagüe poco después. En cambio el lavado no dispondría de detergente, por lo que resultaría defectuoso. Ahora, ROBERTO, ya puedes explicarles a tus compañeros de trabajo el por qué deben poner la pastilla en el depósito de detergente.
A continuación viene la pregunta de JESÚS, cuya respuesta enlaza con lo que acabo de decir. Veamos la pregunta:
“A mí lo que me pasa con las pastillas es que se quedan pegadas y no se desprenden bien. Supongo que en el prelavado le entra algo de agua al compartimento, se deshacen parcialmente, y el pegote resultante impide que se abra luego la cajetilla, por lo que no se disuelve bien y el lavado queda mal. Eso me pasa más o menos la mitad de las veces, por lo que suelo comprar detergente líquido (de hoy en día, por lo que entiendo que tiene las mismas propiedades que las pastillas), o poner la pastilla con los cubiertos, aunque así imagino que en el prelavado se disuelve en parte.
En fin, un rollo. Supongo que la solución es cambiar el lavaplatos por uno mejor, pero estoy de alquiler y es lo que hay…” 
Empezaré por el final: la solución no es cambiar el lavavajillas, sino revisarlo y solucionar el problema. Si la junta de goma del depósito de detergente no es estanca, es posible que suceda lo que dice JESÚS, que se moje en parte la pastilla y se “pegue” en el depósito y no caiga. Pero eso es difícil (no imposible) que suceda, ya que los chorros de agua de los aspersores deben penetrar en el depósito abierto y limpiar los restos de la pastilla. Pero claro, si los aspersores no tienen fuerza.. O no giran… puede suceder que no se lave bien. Y la culpa no sería de la pastilla ni del depósito de detergente.
Es bastante frecuente que restos de comida se cuelen dentro del aspersor y taponen los orificios de salida de los chorros, si bien, hay dos tipos de orificios: unos inclinados, que hacen rotar el aspersor, y los que lanzan el chorro hacia arriba, para la limpieza de la vajilla. Por eso es necesario REVISAR DE VEZ EN CUANDO LOS ASPERSORES. Hay que desmontarlos (es fácil, normalmente van a presión o roscados), Una vez fuera del aparato, revisa todos los orificios. Si ves alguno obstruido, con un mondadientes, por ejemplo, empuja la obstrucción hacia el interior del aspersor. Una vez desatascados todos los agujeros, le das la vuelta al aspersor colocándolo con los orificios hacia abajo y lo inclinas hacia un lado y otro para que los objetos que los obstruían salgan por el orificio central del aspersor. En mi casa, aficionados al melón, de vez en cuando tengo que limpiarlos, pues las pepitas tienen especial querencia por estos agujeros.
Los agujeros obstruidos dificultan o anulan los chorros de los aspersores, limitando o impidiendo que los chorros de agua hagan su trabajo, o que no se deshaga bien la pastilla de detergente. 
Espero haber aclarado las dudas de ambos lectores, y de paso, daros algunas ideas sobre un sencillo mantenimiento de vuestro lavavajillas: si eres un “manitas”, limpia los aspersores periódicamente, en especial si ves que no queda bien lavada la vajilla. Y si no sabes cómo desmontarlos, búscalo en el libro de instrucciones, porque cada aparato puede ser diferente. Y si tampoco puedes, llama al Servicio Tñecnico Ofiocial del Fabricante.

Si te ha interesado lo que has leído aquí, díselo a tus familiares y amigos. Posiblemente también les interese... 

Artículos relacionados 
Para localizar los artículos directamente relacionados con éste, clica aquí debajo, en el recuadro azul y podrás ver toda la serie. El número de artículos está indicado a la derecha del enlace.
Clica → Lavavajillas (12)