Ni calentados ni cocinados. Los microondas no perjudican a los alimentos por lo que no actúan en ningún sentido sobre la salud. ¿A qué ‘viene esto? Pues os lo voy a explicar: esta mañana, al ir por primera vez al blog, he tenido un “alegrón” de los que duran todo el día. He visto un comentario de MARTHA  , preocupada porque calienta los biberones para su bebé en el microondas y ha leído un artículo donde se dice que estos aparatos son peligrosos para la salud. El comentario lo escribió en el blog ayer, poco después de las 8 de la tarde, y veo que a las 11.45, tres horas después, mi amigo el ingeniero SERGIO GONZÁLEZ le contesta tranquilizándola y dándole toda clase de explicaciones. 

 
Pero veamos lo que dice MARTHA y la respuesta de SERGIO GONZÁLEZ. No sin antes decirle a SERGIO, con quien tuve el gusto de mantener unas conversación telefónica hace muy poco, que agradezco muchísimo su intervención en el blog (no es la primera vez) pero es que en esta ocasión sus prolíficas, detalladas y certeras explicaciones son un ejemplo del que deberíamos aprender los que nos dedicamos a divulgar conocimientos. Vedlo vosotros, amigos lectores, y no os perdáis una sola línea, porque todas son importantes. Por mi parte, después de esta introducción, no voy a quitar ni poner ni un solo punto ni una coma. Solo darle la bienvenida a SERGIO y rogarle, en nombre de los lectores y en el mío propio, que se anime a ilustrarnos como hace en esta ocasionan, con nuevos temas. Ya sabes, amigo SERGIO, que este blog está siempre abierto para ti. 
Hola he encontrado esta pajina buscando informacion sobre hornos microondas y la verdad es que estoy echa un lio. Tengo un niño pequeño y despues de leer el articulo de esta web ya no se a quien creer:

 

http://www.mujeresholisticas.com/art55.1.html

 

Gracias.

 

Martha “

 

 

Hola. Ya puedes estar tranquila. De todo lo que pone la única verdad es que si metes el biberón a calentar puede ser que en el interior la leche esté más caliente que en las paredes. Nada que no se solucione agitando el biberón un par de veces.

 

No sé que es lo que lleva a ciertas personas a crear documentos como ese, pero en todos los casos el patrón es el mismo. Hacen referencia a una supuesta prohibición en Rusia de hace 40 años o en cualquier otro país que suene convincente, mezclan política y poderes ocultos de lobbys, hablan de hechos científicos que no entienden y que pueden resultar sorprendentes, como el hacer vibrar una molécula millones de veces por segundo, etc. Como si uno tuviera la más remota idea de qué le supone eso a la molécula. Pero claro, a nivel de ser humano parece una barbaridad que te zarandeen tan rápido, no puede ser bueno! 
La realidad es que las microondas sólo hacen vibrar moléculas, como lo hace cualquier rayo de sol al calentarnos, o como lo hace un átomo caliente al transmitir su calor a otro. Ni por asomo esas vibraciones pueden provocar cambios en las moléculas que no sean otros que los del propio calor aportado, no rompen enlaces atómicos ni nada por el estilo. Eso queda reservado para otro tipo de radiaciones, que todos conocemos y estamos de acuerdo en que son peligrosas, como los rayos X, o en menor medida los propios rayos del sol con los que nos calentamos. Cuando habla de un incidente con la sangre calentada en el microondas….evidentemente que le pasó algo a esa sangre. Cuando uno mete la sangre en un puchero con arroz y cebolla hace morcillas, y cuando la metes en el microondas sin ningún tipo de control de la temperatura haces que parte de la sangre coagule igual que lo hace en el puchero. No hablamos de ninguna mutación ni de ninguna cosa rara, es lo mismo que le sucede a la clara de huevo en la sartén.
En fin, que pese a todo lo que te he explicado no te voy a pedir que me hagas caso, porque por cada persona que intenta dar una explicación razonada a estas leyendas urbanas llegan 10 a los que les encanta hablar de conspiraciones y complots y demás historias, sin tener la más mínima idea de lo que dicen. Simplemente te pido que pienses que cualquier avance tecnológico o científico ha creado recelos y desaprobación por parte de la sociedad. Hace siglos se quemaba a los que decían que la Tierra era redonda; cuando se inventó la bombilla la gente debió ir a misa a rogar a Dios por sus almas pecadoras ante el inminente fin del mundo; cuando se creó el automóvil se creía que el ser humano no estaba preparado para ir a esas velocidades (30 km/h????) y un largo etcétera. Ahora le ha tocado recibir al horno microondas, y mañana ves a saber.

 

 

Un saludo “

 

Como podéis ver, amigos lectores, la expòsición de SERGIO, con rigurosidad científica pero con palabras perfectamente comprensibles, nos da una lección magistral sobre el tema. Espero que continúe su colaboración en el blog.