Un lector, que no da su nombre y que está enfadado y furioso con los problemas de su lavadora INDESIT y muy especialmente por el trato dado por su Servicio Técnico, ha dejado un comentario en mi artículo Abusos de la marca INDESIT y su Servicio Técnico oficial de fabricante que rerproduzco más adelante. Este enfado de nuestro lector anónimo con la marca INDESIT es parecido al que yo mismo sentí cuando en el pasado Noviembre la marca BOSCH, concretamente su central de Servicios Técnicos me causó una gran decepción y un enfado mayúsculo. Hoy, aprovechando el caso que nos explica este lector, os explicaré también lo que me sucediño a mí con BOSCH pues es bueno que los lectores se enteren de estas cosas para ir preparándose cuando deban comprar una marca determinada o requerir a su Servicio Técnico. Veamos primero el caso del lector y su odisea con INDESIT. Dice así:

“Anónimo5 de enero de 2016, 14:28

INDESIT, UNA marca INDESEABLE, para mi y para mi familia a los cuales les ha quedado claro que son INDESEABLES, les da igual que te quejes a ellos y que escribas en los foros, te insinúan de que asegures sus productos para ampliar garantías que después no cumplen y claro como la aseguradora está en Londres pues mira que bien el cliente que patalee.

Cuando compré el producto INDESIT, SE ME ESTROPEO A LA SEMANA DE TENERLO, POSTERIORMENTE SE ESTROPEO DE NUEVO AL MES, DIJE QUE NO LO QUERIA, QUE QUERÍA CAMBIO POR OTRO NUEVO, NADA ME HICIERON TRAGAR UNA NUEVA REPARACION, A LOS 6 MESES DE LA COMPRA SE VUELVE A ESTROPEAR Y AUNQUE QUEDO ESCRITO EN EL PARTE DE LA 2ª REPARACION QUE QUERIA CAMBIO Y NO REPARAR, DE NUEVO TUVE QUE TRAGAR UNA TECERA REPARACION, ME DICEN QUE ASEGURE EL PRODUCTO Y QUE SI SE VUELEVE A ESTROPEAR ME LO CAMBIAN, PUES BIEN SE VOLVIO A ESTROPEAR Y AUN CON LA PÓLIZA EN BIGOR, NADA ME HACEN TRAGAR UNA CUARTA REPARACION Y SIGUE PATALEANDO, POR LO TANTO JAMAS COMPRARE NINGUN PRODUCTO INDESIT NI ACONSEJO A NADIE QUE COMPRE ESA MARCA INDESEABLE.”

¿Qué le dijeron en INDESIT?
Como podéis ver, amigos lectores, el usuario (o usuaria) va subiendo el tono de su enfado con toda la razón, al referir la indiferencia, o mejor, desprecio, de INDESIT y de su Servicio Técnico. Hace bien el lanzar su queja a los cuatro vientos, y como no podía ser de otra manera, yo la recojo en mi humilde blog y si son unos cientos o miles de lectores los que lean lo ocurrido, quedaran bien informados de la calidad y la actuación de la marca para que pueden tomar una decisión correcta en el momento de comprar su electrodoméstico.
Si queréis más información sobre los tejemanejes de esta marca y de su Servicio, leed mi citado artículo
¿Qué me pasó con BOSCH?
La frase de este lector anónimo del blog que dice “…ME DICEN QUE ASEGURE EL PRODUCTO Y QUE SI SE VUELVE A ESTROPEAR ME LO CAMBIAN,…” me ha recordado que tenía pendiente desde hace unas semanas explicaros lo que me ocurrió a mí con mi lavadora BOSCH. Como sabéis, si sois lectores asiduos del blog, la marca BOSCH es, en mi opinión, la de mejor calidad-precio, y normalmente la pongo de ejemplo tanto por la calidad de sus aparatos como de su Servicio de Asistencia Técnica, que, a mi modo de ver, es el mejor preparado del mercado.
Vamos a mi caso. Mi lavadora BOSCH tenía justo seis años. Siempre funcionó correctamente y sin ningún problema, hasta que un dia, hace unas semanas, mi esposa me dijo que no había centrifugado la colada. Le deje que volviera a lavar de nuevo y lo hizo, con el mismo resultado. Llamé a la central de Asistencia Técnica 902 245 255 donde me atendió un hombre con una amabilidad exquisita. Le dije que mi lavadora no centrifugaba y me pidió los datos: número de aparato, año de compra, etc. miré tras la puerta del ojo de buey de carga, donde me dijo la persona que me atendió y le di los datos. Me contestó que efectivamente tenía 6 años, por el número de fabricación que le di. Me tomó nota del nombre y dirección para que al día siguiente pasara un técnico por mi domicilio.
Cuando ya habíamos terminado la conversación me dijo: Si Vd. quiere, puedo ofrecerle un nuevo servicio de BOSCH que llevamos haciendo desde hace un año, y consiste en que si le interesa, podemos hacer un seguro en este mismo momento que cubra no solo la reparación del problema que tiene ahora el aparato, sino que la reparación y el aparato quedan garantizados 3 años a partir de este momento, y si vuelve a averiarse no paga Vd, nada, y si el aparato no es reparable en ese período, le cambiamos la lavadora por otra similar.
Pregunté el precio y me dijo 15 € al mes durante un año, o sea 15 x 12 meses, en total 180 € y que si estaba de acuerdo la reparación que necesitaba la lavadora quedaba cubierta en ese mismo momento. Le di mi conformidad y el número de mi cuenta donde debía cobrarse los 15 € mensuales durante un año. Me aseguró que al dia siguiente me llamaría el técnico de la zona para acordar la hora que vendría a a mi domicilio.
Al día siguiente me llamó el técnico y acordamos la visita que fue casi inmediata, pues era el técnico de zona al qiue ya conocía por haberme instalado y revisado el lavavajillas, de la misma marca BOSCH, con 5 años de uso y funcionamiento perfecto.
Hago un inciso para explicar que hace unos años esta avería se detectaba viendo si le llegaba corriente al motor o si el programador estaba realmente en el ciclo correspondiente. En uno u otro caso, se cambiaba el elemento averiado.
Sigo con el relato. Llegó el técnico, le dije que no centrifugaba y comprobó las luces que indican las velocidades de centrifugado que se selecciona en cada lavado, encendiéndose y apaáandose con cierfa cadencia. Comprobada esa cadencia consultó su documentación técnica y me explicó lo que era la avería: según la placa electrónica que sustituye actualmente a los antiguos programadores, por la alternancia del encendido de las luces la avería podía venir del motor o de la propia placa electrónica. Buscó en su documentación cómo solucionar el problema y la respuesta era: “cambiar el motor y la placa electrónica”. Le contesté que la avería estaría solo en una de las dos posibilidades. Volvió a mirar la documentación y me confirmó que debían cambiarse ambos elementos, puesto que podían ser uno u otro pero en cualquier caso el elemento “bueno” podía estar afectado y podría necesitar cambiarse con el tiempo.
¿Cuál fue mi respuesta a la doble avería?
Pues que estaba de suerte, pues ayer (le dije al técnico) la persona que me atendió me ofreció un seguro que acepté, por lo que la reparación sería gratuita, tal y como me dijo el ofertante. Le pregunté por curiosidad cuánto valdría la reparación si hubiera tenido que pagarla y me digo: sobre 390 € en total.
¿Que acordamos con el técnico?
Que vendría al día siguiente, viernes por la mañana, con el motor y la placa para cambiarlos sin cargo al haber aceptado la oferta propuesta por quien atendió ni aviso en la Central.
¿Qué sucedió al dia siguiente?
Al ver que el técnico no había venido a la una de la tarde, mi esposa llamó al teléfono de la central, donde le dijeron que tuviera paciencia, que ya iría. A media tarde (yo no estaba en casa) volvió a llamar mi esposa al teléfono de la central. Y allí le dijeron que la reparación NO HABÍIA SIDO ACEPTADA, por lo que el técnico no iba a venir a casa si antes no aceptábamos el pago de la intervención. A pesar de que mi esposa explico que nosotros no habíamos pedido esa extensión de la garantía, sino que nos la habían ofrecido, no hubo manera. Se cerraron en banda.
Resumiendo:
  • Yo llamé a la central de Servicios Técnicos de BOSCH para que viniera el técnico a reparar la avería.
  • No fui yo quien pidió esa modalidad de prolongación de la garantía: ME LA OFRECIERON.
  • El técnico quedó en venir con las piezas para reparar la lavadora, pero NO LE DEJARON. Simplemente ANULARON el ofrecimiento que nos habñia hecho y yo había aceptado.
  • Ni siquiera nos avistaron de que le habían dado instrucciones al técnico de que no viniera, y nosotros esperando.
  • Cuando llamamos por segunda vez, por las tarde, nos confirmaron que NO HABÍAN ACEPTADO la prolongación de la garantía que ellos mismos me ofrecieron. Yo NO LA PEDÍ.
¿Cual fuñe mi reacción?
La inmediata, llamar a la central de BOSCH y ponerlos verdes. Pero era tarde y me contuve. Al diña siguiente era ´sábado y pensé que llamar y pedir por el individuo que me ofrecido la extensión de la garantía sería inútil, pues ni siquiera me dijo su nombre. Pero el caso merecía publicarlo, y lo dejé pendiente para explicarlo a mis lectores más adelante. Y hoy, aprovechando el primer caso, el de INDESIT, así lo he hecho. Ya sabéis, Amigos lectores, qué puede sucederos con esos ofrecimientos de prolongación de la garantía: Solo funcionan si no tenéis averías. En cuanto se produzca (caso explicado de INDESIT), las reclamaciones al “maestro armero”. Pero en aquel caso, el de INDESIT, el “maestro armero” estaba en Londres.
¿Qué cambios produjo este suceso en mi opinión sobre la marca BOSCH?
Respecto a la calidad del producto sigo pensando como siempre: La calidad-precio es la mejor. Tuve la desgracia de que me tocara la avería y que fuera importante, Tengo también un lavavajillas BOSCH de la misma antigüedad que la lavadora, que funciona muy bien, as ´como un combi SIEMENS (exactamente igual a BOSCH), que no tiene problemas y un congelador vertical de reserva en el garaje de la marca BALAY (propiedad de BOSCH) que tiene más de cinco años y funciona perfectamente.
En cuanto al Servicio Técnico del grupo BOSCH sigo pensando que es el mejor del país, así como de los técnicos reparadores, que son excelentes.
Sin embargo, y como podéis imaginar, no pienso lo mismo de la Central de Posventa de BOSCH, cuya gestión y decisiones en este caso son no solo negativas, sino dignas de sanción, sea al individuo si es que era suya la culpa de la toma de decisión y peor aún si esa decisión era derivada y/o compartida con la gerencia de la Asistencia Técnica de la marca.
No obstante espero que los que lean este artículo tengan en cuenta el engaño que he sufrido en mi persona con la oferta voluntaria de BOSCH sobre la extensión de la garantía y su improcedente actuación al negarme, sin dar explicaciones y a escondidas, lo que el dia antes me ofrecieron sin pedírselo . Si el culpable está en la dirección de la Asistencia Técnica de la empresa, BOSCH debería reaccionar.
Entonces…. ¿Que tuve que hacer?
Pues la reparación de la lavadora costaba 390’ €. Busqué en la web de EL CORTE INGLES lavadoras BOSCH…Si, no os extrañéis, ya he dicho que para mí la marca sigue siendo válida y la mejor opción. Encontré la lavadora BOSCH modelo WAQ24368ES, con motor Ecosilence Drive (el motor con 10 años de garantía). Me la trajeron a casa, me la instalaron y se llevaron la vieja. Coste total: 408 €. Su eficiencia energética es A+++.
Así pues, BOSCH “se fue de rositas”…
Pues no exactamente ya que a cada pecado le corresponde una penitencia. Habéis oído lo de la “pena del telediario”? Pues BOSCH en mi caso se lleva la pena del BLOG. No se ha ido de rositas. Porque su caso queda expuesto en este blog, como el caso de nuestra amiga “la sufridora” del engaño de INDESIT por similares razones. ¿Qué eso no es nada? Pues no lo considero poco castigo: Pero eso lo voy a dejar para explicarlo en mi próximo artículo. No os lo perdáis