En mi último artículo tiitulado “El alto precio de los electrodomésticos de mayor Eficiencia Energética y que más ahorran electricidad, deriva la compra a los de menor precio” decía que los electrodomésticos de mayor Eficiencia Energética (A+, A++ y A+++) que son los de mayor ahorro de electricidad, no se compren masivamente a pesar de que un aparato de clase alta consume muchísimo menos que los de clase más baja. Luego añadía: “si entran en un PLAN RENOVE, tienen una bonificación de 125 € como ayuda a la compra, vemos que la vuelta a los antiguos planes RENOVE de electrodomésticos…”. Esos planes RENOVE actualmente solo se están haciendo en Castilla-La Mancha, y hoy mismo el Gobierno Vasco anuncia que lo pone en marcha también en Euskadi. Pero por lo que se ha luchado durante estos ´últimos años ha sido por un plan más ambicioso, que recogiera, a nivel nacional, una especie de Plan RENOVE general para todo el país. Ese ha sido el Plan PRIE.

A continuación transcribo un interesante artículo del diario EXPANSIÓN donde se reproduce una entrevista con José María Vedeguer, presidente del FECE

“La crisis ha puesto contra las cuerdas a un sector que factura más de 2.200 millones de euros en España. La I+D y la eficiencia energética son las grandes bazas de una industria que pide al Gobierno un plan de renovación de aparatos que impulse el mercado.

El Plan PRIEoportunidades perdidas

José María Verdeguer Presidente de la Federación Española de Comerciantes de Electrodomésticos (FECE),manifiesta que durante los últimos años las principales asociaciones del sector de electrodomésticos han unido sus voces y esfuerzos para tratar de lograr que la Administración lanzara el Plan PRIE (Plan de Renovación e Incentivación de Electrodomésticos). Estos planes renove han funcionado con gran éxito en años anteriores y siguen logrando excelentes resultados en algunas regiones; ¿por qué no realizar uno a nivel nacional para impulsar el sector, beneficiar al consumidor, a la industria y a los comercios en este momento, tras varios años de crisis que han afectado muy seriamente al negocio y al consumo? Junto a ANGED y ANFEL presentamos al público y a la Administración un estudio en profundidad donde se plasmaban los beneficios del plan y se demostraba cómo financiarlo no supondría un gasto sino una inversión, que además se recuperaría vía impuestos en un plazo breve.

Sin embargo, a pesar de todos los esfuerzos, caía como un jarro de agua fría el reciente anuncio del Ministerio de Industria, Energía y Turismo de que invertirá 168 millones en proyectos de eficiencia y ahorro energético, sin contemplar la puesta en marcha del tan deseado Plan PRIE nacional, para el que sólo se requerirían 47,4 millones. Ha sido especialmente duro comprobar cómo los objetivos establecidos para esta inversión estaban totalmente alineados con los planteados dentro del proyecto PRIE: eficiencia energética, ahorro para las familias, cuidado del medio ambiente, impulso del I+D, apoyo a la industria… Pero lamentablemente eso no ha sido suficiente para convencer a las autoridades de la necesidad del plan. Nuestro sector ha sido uno de los más afectados por la crisis. Las ventas han descendido casi un 50% desde el inicio de la desaceleración económica, y la cadena de producción y distribución se ha visto herida de gravedad: cierre de fábricas históricas, una cantidad inasumible de comercios locales han cerrado sus puertas y miles de personas se han quedado sin trabajo. La financiación de un plan de renovación e incentivación de compra de electrodomésticos de alta eficiencia energética supondría un impulso para el sector y para la economía en general. Además, un Plan PRIE de estas características favorecería especialmente a la industria española, ya que en su mayoría en nuestro país se fabrican electrodomésticos de gama mediaalta, precisamente el tipo de aparatos que se benefician del plan. Para el comercio resultaría un impulso evidente y, para las familias, un gran alivio, al poder renovar un parque de electrodomésticos que lleva muchos años obsoleto (hay alrededor de 28 millones de aparatos susceptibles de renovación y una demanda embalsada de 1,5 millones) y que son de baja eficiencia energética, con el consiguiente cargo en la factura eléctrica, que se vería reducida en más de 175 millones de euros. Por si fuera poco, cambiar este parque por aparatos más ecológicos tendría un impacto positivo sobre el medio ambiente y la gestión de residuos.

Tras este anuncio, el plan renove nacional vuelve a quedar lejos, aunque ello no quiere decir que no sigamos trabajando para hacerlo realidad. Coincidiendo con el anuncio, la comunidad de Castilla-La Mancha afirmó que la región tendría un plan renove este año, volviendo a repetir la buena experiencia del año pasado. Esta fue una de las tres regiones que, con cargo a sus partidas presupuestarias, invirtieron en 2013-2014 en planes renove de electrodomésticos (junto a País Vasco y Aragón). Esperamos que este año, en ausencia de un plan nacional, sean muchas las comunidades que se decidan, como la manchega, a poner en marcha un proyecto tan beneficioso como rentable, y que pronto la Administración central reflexione sobre la idoneidad de implementar un plan nacional. Aquí nos encontrarán para apoyarlo sin fisuras”.

Creo que quedan bien claros los beneficios que aportaría el plan PRIE. Aunque, al contrario del Sector del Automóvil, el gobierno no encuentre esos 47,4 millones de euros que, como se demuestra en el informe del plan, quedarían perfectamente recuperados vía impuestos con las ventas de los aparatos, ayudando a la industria del sector y a la distribución en general y beneficiando de manera significativa a los consumidores con la rebaja de la factura de la luz de 175 millones de euros a nivel nacional en un solo año.
Espero que el próximo gobierno que salga de las urnas se tome muy en serio este plan PRIE que beneficia no solo a unos cuentos sino al país entero.