En mi reciente artículo “El alto precio de los electrodomésticos de mayor Eficiencia Energética y que más ahorran electricidad,…” nuestra asidua comentarista ROSA nos ha dejado un nuevo comentario y JESÚS, también habitual colaborador, ha dejado otro comentario que por su interés me ha dado pié a este nuevo artículo, donde propongo “educar” a los lectores para que a la hora de comprar un electrodoméstico (u otras cosas) contemos no solo el precio de compra del aparato, sino también el coste del consumo previsto en su vida útil, siendo ese cálculo el que nos debería indicar qué aparato o producto nos va a ser más rentable comprar. Me ha parecido una excelente propuesta y mediante este artículo voy a darle forma para que nos pueda servir de guía a los interesados en el tema. Veamos ambos comentarios a continuación y luego desarrollaré la propuesta de JESÚS.

“Anónimo20 de mayo de 2015, 23:30

         Rosa 

Los datos que aportas en este artículo dejan claro lo beneficioso que serían los planes RENOVE a  mayor escala; no sólo que lo apliquen determinadas comunidades. De entrada ventajas directas para consumidores, fabricantes y medio ambiente.

Me alegra que mi comentario haya dado pie a un artículo tan interesante. Buenas noches (y a la espera de la explicación de este  Plan PRIE que en mi caso desconocía que existiese).”

Jesús21 de mayo de 2015, 9:32
También sería interesante “educar” para que la gente que compra cosas no se fije sólo en el coste de compra, sino que tenga en cuenta el coste total de propiedad, es decir, sumar al precio de compra los costes que se van a generar durante toda su vida útil. En el caso de un coche serían las revisiones, las reparaciones y (sobre todo) la gasolina, y en el caso de un electrodoméstico sería el consumo eléctrico.

Por poner un ejemplo, una nevera A+++ que cueste 600 eur y gaste 140 kWh/año, en 10 años de vida útil puede gastar 280 eur en electricidad, haciendo un coste total de 880 eur.
En cambio, si por ahorrarnos unas perras nos compramos una A+ que cueste 450 eur, pero gaste 250 kWh/año, tenemos que en luz gastará 560 eur, por lo que el coste total será de más de 1.000 eur, por lo que no ahorraremos nada, sino todo lo contrario.”

Partiendo de la idea de JESÚS, y para tratar este asunto, he hecho una tabla donde colocar todos los datos de compra del aparato: marca, clase energética, consumo anual, y coste del consumo de energía en su vida útil, que considero de un mínimo de 10 años. Veamos dicha tabla:
TABLA CÁLCULO COSTE TOTAL FRIGORÍFICOS (COSTE + CONSUMO 10 AÑOS)
Frigorífico Combi Marca
BALAY
BALAY
BALAY
           comprado   en año
comprado   en año 
Modelo
3KFB7611
 3KF6604W
3KSP6865
2005
1995
Altura, cms.
186
186
201
Tipo
no frost
no frost
no frost
Clase Eficiencia Energética
A+
A++
A+++
B
D
Precio coste
535
615
899
Consumo kWh por año
280
258
156
338
650
Coste consumo 1 año (0,19 € el kWh)
53
49
29
64
123
Consumo kWh en 10 años
2.800
2.580
1.560
Coste total consumo (kWh x 0,19 €)
532
490
296
Coste consumo 10 años+coste compra, €
1.067
1.105
1.195

Ahora os propongo que analicemos juntos esta tabla, de la que vamos a sacar importantes conclusiones.

1.- Origen de los datos: He buscado estos datos en la Web de EL CORTE INGLÉS dedicada a electrodomésticos, donde hay diversidad de marcas y todos los datos técnicos y de precios que necesitamos. He elegido hacer las comparaciones con frigoríficos, por seguir el planteamiento de JESÚS, si bien las proporciones y la mayoría de conclusiones, como veremos, se pueden aplicar al resto de electrodomésticos, ya que los cálculos se hacen sobre los precios de coste de compra del aparato y los consumos eléctricos en 10 años dependiendo de la Eficiencia Energética de los aparatos. También he buscado una marca como BALAY, de tipo medio en términos de precio de coste de los aparatos y de su categoría o posicionamiento de marca en el mercado. Además necesitaba que la misma marca tuviera en venta frigoríficos similares en cada una de las tres categorías de eficiencia energética más elevada: A+, A++ y A+++. Otros datos necesarios eran que los tres tipos de aparatos fueran similares en altura (lo que da la capacidad) y del mismo tipo (No Frost).

Luego en las dos últimas columnas de la tabla he calculado, como veremos luego mediante otra tabla, los consumos de aparatos que, por su fecha de compra, podamos tener en algunas casas, con el cálculo de coste de electricidad anual, lo que nos dará una idea de si nos interesa cambiar el viejo aparato por otro actual de más eficiencia energética. 
 
2.- Eficiencia Energética: Como he dicho, he buscado aparatos actuales, que ya tienen todos superado el anterior tope de eficiencia energética que era A, siendo actualmente casi todos los aparatos en venta del tipo de Eficiencia A+, A++ y A+++. Los aparatos antiguos de la derecha de la tabla los he calculado mediante otra tabla que confeccioné hace tiempo, donde se reflejan los diferentes antiguos tipos de la A hasta la G. Como podéis ver, el frigorífico comprado en 1.995 le he calculado una eficiencia energética D, y al fabricado en 2.005 le he calculado la eficiencia energética B.
3.- Precio de coste del frigorífico: Como he dicho antes, son los precios que he encontrado para los tres aparatos en la Web de EL CORTE INGLÉS, donde podéis ver todos los datos elegidos.
4.- Consumo de kWh al año: También consta en los datos de la citada web, y corresponden al consumo anual de cada aparato, según la etiqueta energética correspondiente a cada modelo.
4.- Coste consumo anual: Multiplicando el coste del kWh, que en mi casa he calculado me sale a 0,19 € por kWh, y lo he multiplicado por los kWh que consume el aparato indicados en su etiqueta energética.
5.- Consumo y coste de los kWh en 10 años: He considerado un mínimo de 10 años de duración del aparato, si bien eso dependerá de su uso, posibles averías, ganas de cambiar el aparato, etc.
6.- Coste de compra del aparato más coste del consumo eléctrico en los 10 años. Vemos que el coste TOTAL es similar: 1.067, 1.105 y 1.195 € en los tres aparatos propuestos, de eficiencias energéticas A+, A++ y A+++. De aquí podemos extraer las siguientes
CONCLUSIONES:
1.- Como hemos visto, resulta que contando la amortización del coste de compra del aparato y el consumo en los 10 primeros años de su uso son muy similares, ya que lo que ahorramos por sus menores consumos en función de sus mayores eficiencias energéticas son anulados (o compensador) por su mayor precio de coste de compra. Entonces… ¿Qué ganamos comprando aparatos de mayor eficiencia energética pero que son más catos de compra? Pues la realidad está ahí, y es algo decepcionante: no ganamos NADA. Entonces…¿Por qué hemos de comprar el aparato de mayor eficiencia energética si no ahorramos nada? Yo diría que hay algunas ventajillas:
1.1.- Es de suponer que el frigorífico nos durará más de 10 años, por lo que, como ya se amortizó el coste de compra, a partir del año 11 cuanto mayor eficiencia tenga el aparato más ahorraremos en electricidad. Si el frigorífico es A++ en lugar de A+, ahorramos 22 kWh al año, y si es A+++ ahorramos, respecto al A+, 124 kWh al año.


Pero si se trata de sustituir un aparato antiguo, del tipo B, por otro A+++, ahorraríamos 182 kWh año (34 €) y si el aparato viejo era de eficiencia C (año 1995) nos ahorraríamos 494 kWh, al año, o sea 94 € al año.

1.2.- ¿Recordáis mi anterior artículo titulado “El alto precio de los electrodomésticos de mayor Eficiencia Energética y que más ahorran electricidad, deriva la compra a los de menor precio”? Decía entonces “El elevado precio es el culpable de que los electrodomésticos de mayor Eficiencia Energética (A+, A++ y A+++) que son los de mayor ahorro de electricidad, no se compren masivamente a pesar de que un aparato de clase alta consume muchísimo menos…”  Y luego añadía “que estos aparatos, si entran en un PLAN RENOVE, tienen una bonificación de 125 € como ayuda a la compra, vemos que la vuelta a los antiguos planes RENOVE de electrodomésticos sería, en este preciso momento, un elevadísimo incentivo para descargar stocks acumulados por la crisis, especialmente virulenta con los electrodomésticos, y un fuerte impulso al sector…” Con la ayuda de los planes RENOVE, el coste de los aparatos sería de 125 € menos en el caso de los frigoríficos, y en el caso de los tres de la tabla sería un descuento en el precio entre un 14 % (A+++) un 20 % (A++) y un 23 % en el caso del A+.
La conclusión del estudio de FECE era, en el citado anterior artículo: “El 97% de los encuestados por FECE a través del sondeo periódico Observatorio FECE han afirmado que el precio es la razón por la que los consumidores no compran aparatos de alta eficiencia energética a pesar de que la mayoría se interesa por comprarlos. Poseer un electrodoméstico de elevada eficiencia puede llevar a un gran ahorro en la factura energética, además de ser más respetuosos con el medio ambiente y, a nivel global, contribuir al cumplimiento de los objetivos de ahorro energético y de recogida de RAEE marcados por la Unión Europea.
Espero, amigos lectores que os haya servido este artículo para ver claro que los aparatos más eficientes consumen mucho menos electricidad…PERO SON MÁS CAROS, por lo que, si no hay ayudas para la compra., como los planes RENOVE, tardas 10 años en amortizar la compra y empezar a ahorrar dinero. Esa es la pura realidad: O se bajan los precios de los aparatos más eficientes (cosa que dudo se pueda hacer) o se ayuda a su compra. Dicho de otro modo, ¿Vale la pena lo más eficiente?... Que cada uno saque sus propias conclusiones.