Un lector del blog me dejó un comentario (que no he podido relocalizar) hará dos meses, preguntando si había alguna manera de comprobar si su contador de la luz funciona correctamente. Como de contadores no entiendo, le pedí ayuda a mi amigo el ingeniero sevillano ANTONIO MORENO ALFARO, súper especialista en contadores y dedicado durante los últimos 20 años a descubrir y denunciar los desmanes de las Compañías Eléctricas. Esto fué en Agosto, pero él estaba fuera de España. Luego llegó Septiembre con mi intervención quirúrgica, y hace un par de semanas me reenvió un texto explicando cómo comprobar el contador. Os lo traslado a continuación íntegramente.

“Estimado lector: Si duda de la fiabilidad del contador con el que le factura la compañía eléctrica y está interesado en comprobar si los kWh registrados por dicho contador son los realmente consumidos por usted, le interesa leer lo expuesto a continuación.

En una vivienda normal, en la que la instalación eléctrica es monofásica (fase + neutro) y el coseno es prácticamente 1, la potencia conectada y la energía consumida son las siguientes:

Potencia conectada (kW)= Tensión de red (Voltios) x Intensidad (Amperios) Energía consumida (kWh)= Potencia conectada (kW) x Tiempo (horas)= Tensión de red (Voltios) x Intensidad (Amperios) x Tiempo (horas)

Conforme a lo establecido en el artículo 104.3 del Real Decreto 1955/2000, “los límites máximos de variación de la tensión de alimentación a los consumidores finales serán de ± 7% de la tensión de alimentación declarada. 

Dado que la tensión declarada (tensión normalizada) entre fase y neutro es 230 voltios, la tensión de red puede variar entre los siguientes valores:

Tensión máxima= 230 x (1 + 0,07)= 246,1 Voltios
Tensión mínima= 230 x (1 – 0,07)= 213,9 Voltios

Los puntos a tener en cuenta en la elección del contador con el que comprobaremos si el contador con el nos factura la compañía eléctrica funciona correctamente son los cinco siguientes (en adelante, para simplificar, al contador utilizado para realizar la comprobación le llamaré contador patrón):

Primer punto: El primer y principal punto a tener en cuenta al elegir el contador patrón es la capacidad de medir el valor instantáneo de la tensión de red.

Puesto que la tensión de red no es un valor constante (varía entre 213,9 y 246,1 Voltios) y es uno de los parámetros que intervienen en el cálculo de la energía consumida, para medir correctamente ésta debemos elegir un contador patrón que sea capaz de medir el valor instantáneo de dicha tensión.

Esta exigencia deja fuera de la elección aquellos contadores en los que el valor de la tensión es fijo, sea por defecto (normalmente, 240 Voltios) o seleccionado manualmente por el usuario, como es el caso de los conocidos popularmente como “contadores instantáneos de electricidad” (ver documento 1).

Segundo punto: El segundo punto a tener en cuenta es la precisión.
La precisión de un contador, denominada clase, es un número que indica el porcentaje de error en todo el campo de medida.

Por ejemplo, un contador de clase 2 es un contador cuyo error de medida es ± 2% en todo el campo de medida.

Los contadores electromecánicos domésticos son de clase 2 y los telegestionables, que son los que están sustituyendo a los electromecánicos, son de clase 1.

El contador patrón debe tener, como mínimo, la clase del contador con el que nos factura la compañía eléctrica. Por tanto, dado que a finales de 2018 todos los contadores electromecánicos habrán sido sustituidos por contadores telegestionables, el contador patrón debe ser, como mínimo, de clase 1.

Tercer punto: El tercer punto a tener en cuenta es la intensidad máxima.
La intensidad máxima que debe soportar el contador patrón debe ser igual o superior a la intensidad correspondiente a la potencia contratada.

Dado que el 94% de los usuarios domésticos tiene contratada una potencia igual o inferior a 6,9 kW y que a esta potencia corresponde una intensidad de 30 Amperios a 230 voltios, el contador patrón debe soportar una intensidad máxima de, al menos, 30 Amperios a 230 Voltios.

Cuarto punto: El cuarto punto a tener en cuenta es la facilidad de montaje y conexionado.

Lo ideal es que el contador patrón tenga unas dimensiones normalizadas que permitan instalarlo dentro del cuadro general de distribución de la vivienda y su montaje y conexionado sean fáciles.

Quinto punto: El quinto punto a tener en cuenta es el precio.
RESULTADO DEL ANÁLISIS: Tras analizar las soluciones existentes en el mercado, he llegado a la conclusión de que la solución más aconsejable es elegir un contador electromecánico monofásico de conexión directa a carril DIN, como, por ejemplo, el contador Circutor modelo EMS30-C (ver documento 2 y documento 3).

Con respecto a los cinco puntos antes indicados, las características del contador Circutor EMS30-C son las siguientes:

  • Primer punto: Mide la tensión instantánea de red
  • Segundo punto: Es de clase 1
  • Tercer punto: Soporta una intensidad máxima de 30 Amperios a 230 Voltios, lo que le hace apto para potencias contratadas iguales o inferiores a 6,9 kW a 230 Voltios.
  • Cuarto punto: Tiene las dimensiones de un interruptor automático y, si hay espacio disponible en el cuadro general de distribución, su instalación no lleva más de quince minutos. Atención: No olvide quitar los fusibles del contador de la compañía eléctrica, para trabajar sin tensión.
  •  Quinto punto: Su precio es 45 euros, IVA incluido.

En los 162 días transcurridos entre el 03.04.2014, en que instalé el contador Circutor
EMS30-C en el cuadro general de distribución de mi vivienda, y el 12.09.2014, en que realicé la última comprobación, la diferencia entre lo marcado por el contador de Endesa y lo marcado por el contador EMS30-C es +16,7 kWh, es decir, +1,36%, que es un error inferior al máximo legalmente permitido (ver NOTA), por lo que carece de sentido solicitar la verificación del contador de Endesa.

NOTA: Los errores máximos admisibles en una verificación en laboratorio oficial, con temperatura entre +5 y + 30ºC, son los siguientes:
– Contadores electromecánicos (clase 2): ± 3% en toda la escala de medida (artículo 27.2 del Reglamento de Verificaciones Eléctricas aprobado mediante el Decreto de 12.03.1954)

– Contadores telegestionables (clase 1): ± 2% en toda la escala de medida (tabla 3 de la Orden ITC 3022/2007)

Si me pregunta por qué razón el error máximo permitido en la verificación es superior al error correspondiente a la clase del contador, la respuesta es: Por la misma razón que las compañías eléctricas llevan cobrados más de 11.000 millones de euros por un servicio que no existe debido a que el Gobierno no ha definido en qué consiste dicho servicio (http://estafaluz.com/estafa23.html) y por la misma razón que al menos la mitad de esos 11.000 millones de euros ha sido estafada a través del Boletín Oficial del Estado. 

Dicha razón no es otra que la corrupción institucional.”

Las explicaciones de ANTONIO MORENO ALFARO son diáfanas, pero dudo que un lector sin preparación específica y sin medios pueda hacer en su casa tales verificaciones. En cualquier caso yo me quedo con estas conclusiones  del autor “…, la diferencia entre lo marcado por el contador de Endesa y lo marcado por el contador EMS30-C es +16,7 kWh, es decir, +1,36%, que es un error inferior al máximo legalmente permitido (ver NOTA), por lo que carece de sentido solicitar la verificación del contador de Endesa.”
Por esta experiencia del editor de la web ESTAFALUZ, creo que no es por ahí por donde las eléctricas nos roban. Para informaros, no os perdáis una visita a ESTAFALUZ

Por último, mi agradecimiento por la colaboración, una vez más, de ANTONIO MORENO ALFARO.

Añadido el 24.10.2’014; e.mail recibido hoy de ANTONIO MORENO ALFARO:

Amigo Antonio:

En el comentario que publicaste ayer, Ivan Tgn pregunta dónde podría ver los tres documentos citados en el artículo “Cómo comprobar si el contador de la luz funciona correctamente”.

Los tres documentos, sin los cuales el citado artículo está incompleto, iban adjuntos a mi mensaje de 08.10.2014. Si crees oportuno publicarlos, te los adjunto de nuevo, para que te evites la molestia de buscarlos.

Un abrazo.