MARÍA, una lectora, me hace varias consultas. La primera, por qué no me convence la publicidad del “CALOR RÁPIDO” de algunos emisores térmicos de Delonghi. La segunda, por qué hace ruido la bomba de calor; la tercera, qué radiador debe comprar para una habitación de 20 m2; la cuarta, dónde puede comprar un termostato y un programador para un radiador y la quinta, qué emisor térmico le aconsejo, con ruedas. 

 
Comencemos por la primera pregunta: el “calor rápido” de los emisores térmicos de Delongui. MARÍA me adjunta un enlace hacia la Web de este fabricante011225r/ , que utilizo. Leo sobre el “invento”: 
“INSTANTE HEAT SYSTEM (SISTEMA DE CALOR INSTANTÁNEO): Un interruptor específico para calentar de forma ultrarrápida mediante un doble juego de resistencias.” 
Leo en el apartado de Características: Potencia de calefacción máxima 2.500 vatios; potencia media 1.500 vatios y potencia mínima 1.000 vatios. Toda la palabrería del enunciado del calor instantáneo: “Un interruptor específico para calentar de forma ultrarrápida mediante un doble juego de resistencias”, se resume así: el aparato lleva dos resistencias eléctricas y un conmutador. Si se conecta en posición de mínimo, conecta la resistencia que da 1.000 vatios. Si se pone en “medio” conecta la resistencia de 1.500 vatios, y si quieres la máxima potencia, 2.500 vatios, el conmutador conecta las dos resistencias a la vez. Desde que se inventaron las primeras estufas eléctricas, hace más de un siglo, la mayoría de ellas pueden dar varias potencias. ¿Qué es lo que ha INVENTADO Delonghi? Nada. Ese sistema lo llevan las estufas de todas las marcas con tres posibilidades de potencia.
“LOS ELEMENTOS DE “RÁPIDO”: Las aletas de RÁPIDO están diseñadas para maximizar la convección ofreciendo una gran superficie de calor. Un doble conjunto de elementos de calor hacen de RÁPIDO el más rápido en su categoría de radiadores. 
 
Lo cierto es que las aletas de RÁPIDO son como todas, que obligatoriamente deben tener una superficie suficiente para disipar el calor producido por las resistencias, que en ningún caso puede pasar de una temperatura de superficie del radiador de unos 60ºC, para evitar que podamos quemarnos si tocamos el radiador. Cuanta más potencia usemos, más elementos deberá tener el aparato, o su diseño debe tener mayor superficie. Exactamente igual en todos los aparatos, sean lentos, rápidos o mediopensionistas. Todos deben cumplir esta exigencia de seguridad que… ¿Es una exclusiva de Delonghi? SI, realmente es una exclusiva de Delonghi la intención tendenciosa de su publicidad, ya que todos los radiadores deben cumplir (y lo hacen) este requisito.
“PATENTE MUNDIAL. El automático control de calor instantáneo –una función revolucionaria– combina la acción de dos sistemas independientes de calor. Cuesta menos de la mitad del tiempo que los radiadores tradicionales para conseguir la temperatura seleccionada.”
Aquí está el MILAGRO de los radiadores de Delonghi: ese sistema “automático” de calor instantáneo”. Patentado a nivel mundial ¿Y por qué – digo yo- no lo han patentado a nivel SIDERAL o GALÁCTICO? A los marcianos también les interesará gozar de las maravillas del invento…
La tontería es querer hacernos comulgar con ruedas de molino diciendo que gracias al sistema tan rápido de conectar las resistencias, las dos a la vez, se consigue rebajar a la mitad el tiempo que tarda este radiador en calentar respecto a los de la competencia. O sea que es tan rápido que en esas décimas de segundo que tarda el sistema de Delonghi en pasar a máxima potencia, comparadas con un segundo que puede tardarse en mover el conmutador clásico de posición, da como resultado que calienta en la mitad de tiempo. Y los usuarios somos idiotas. Nos tragamos todo lo que nos dicen…
Conclusión: este calefactor RÁPIDO es exactamente igual que cualquier otro de la competencia que tenga tres posiciones de calor. Todo lo demás son tonterías inventadas por la publicidad. Lo que sucede es que con esas tonterías se engaña a la gente y se saca más dinero por la “venta” del ingenioso sistema…de tomar el pelo a sus clientes.
Sobre el ruido que hace la bomba de calor te diré que posiblemente sea antigua. Las actuales son muy silenciosas no solo en el funcionamiento sino en el reparto de las corrientes de aire y en su velocidad (en el caso de Inverter, variable). Además son mucho más eficientes (consumen menos energía).
La siguiente pregunta ¿Qué potencia del radiador necesito para una habitación de 20 m2? Pues yo diría que con 1.000 vatios (1 KW) puede ser suficiente en tu caso. Atención: hablas de 1.000 KW (mil kilovatios) con los que podrías calentar 1.000 habitaciones de 20 m2.
Sin embargo, la potencia del calefactor no es importante en exceso si le pones un termostato, como tú quieres hacer, ya que una vez alcanzada la temperatura que tu quieres, se desconectará el aparato, y está claro que si pones una estufa de 2.000 vatios te tardará en calentar la mitad del tiempo que si es de 1.000. En definitiva, a mayor potencia mayor gasto, pero menor tiempo de funcionamiento. El resultado es que la cantidad de calor aportada (los KWxhora consumidos) son los mismos para calentar la misma habitación con un aparato de 1.000 vatios que con 2.000 vatios. Por lo tanto, yo en tu lugar compraría uno de 1.500 vatios. Por si acaso y para calentar más rápidamente. Se alcanzara la temperatura antes que con 1.000 vatios, y el coste de los KWh es el mismo.
Siguiente pregunta: ¿Dónde puedo comprar un termostato y programador para adaptarlo a un radiador de aceite? Pues te lo voy a poner muy fácil: lee mi artículo de ayer, sobre BIONAIRE y dirígete a los comercios donde venden esa marca, que lleva ya incorporado el termostato y programador en algunos modelos, y sus precios son muy asequibles. También esta marca tiene con ruedas. Como muchas otras marcas… 
Solo me queda responder a la pregunta del título de este artículo: El “calor rápido” de los emisores térmicos de Delonghi ¿Es un genial invento?. Pues no. No es un genial invento. Es una verdadera tomadura de pelo que sirve pàra llamar la atención del usuario y hacerle creer que está comprando una novedad mundial. Y posiblemente también un argumento (vacío) para justificar su precio.