En España hay un importante mercado de aparatos electrodomésticos con golpes de transporte que se venden en tiendas especializadas y que se generan por los daños ocasionados por el transporte desde la fabricación de los aparatos hasta su llegada al domicilio del usuario. Ayer comentaba un caso habitual, del comprador que, al recibir en su casa el aparato comprado, presenta un golpe. Ver

En este país ha habido siempre una tolerancia más allá de lo normal por perte de los fabricantes en admitir devoluciones de aparatos a la Distribución, por “golpes” producidos en el transporte. Es este un capítulo que, por su importancia y extensión, merece un artículo aparte, que haré en otro momento.


Para el tema de hoy, baste saber que en España se producen anualmente más de 200.000 devoluciones de aparatos de Línea Blanca  a los Fabricantes e Importadores, por haberse producido daños y golpes de transporte.

 
Los precios de estos aparatos son más bajos, por lo que si te interesara uno de estos electrodomésticos con golpe, comprueba la diferencia de precio respecto del aparato sin tara y exige exactamente la misma garantía de un aparato sin golpe, o aea, dos años, y atendida a través del Servicio Técnico Oficial del Fabricante. No te fíes de las “gangas sin garantía”, o con servicio Técnico distinto del Oficial del Fabricante: puedes tener problemas 
 
Los circuitos de venta de estos aparatos golpeados son las tiendas especializadas y los Servicios Técnicos. Si no te preocupa mucho la estética del aparato o el golpe está en una zona no visible, puedes ahorrarte mucho dinero. Pero antes de comprarlo, compara precios y si la oferta es interesante, verifica lo siguiente:
 
Los aparatos “con golpe” deben ser nuevos, sin usar. Por consiguiente, como he dicho, al tratarse dedr un aparato nuevo, debe tener una Garantía de dos añosExige que la Garantía sea del Fabricante. Exige también que te entreguen el Certificado de Garantía (original del Fabricante) y que  te extiendan una factura por la compra. Si hubiera algún problema posterior, sin ambos documentos no podrás reclamar nada.
 
Si el aparato fuera de segunda mano (usado) no podrás exigir el certificado de garantía del Fabricante, pero sí la factura de compra, que necesitarás en caso de tener problemas con el aparato. En este caso la obligación de la garantía, exigible al Vendedor, es como mínimo de un año, según la Ley de Garantías 23/2003, Artículo 9. El precio en este caso, del aparato usado, tiene que ser una verdadera ganga, porque si no es así, no vale la pena comprarlo. Y aún cuando el precio sea muy bueno, nunca estará garantizado el resultado del aparato. Es el riesgo que debes asumir.