MARIO, un experto en bombillas LED, analiza las bombillas que duran 100 años de la supuesta fábrica de Benito Muros (OEP Electric) y nos da su experta opinión en un comentario que ha dejado en mi blog el día 31 de Agosto pasado. Por su interés para los lectores reproduzco a continuación el comentario, sin añadir ni quitar una coma. Tampoco voy a comentar su contenido, en contra de mi costumbre, pues no tengo nada que añadir y sí decir que comparto todas y cada una de las palabras de MARIO, y a quien doy públicamente las gracias por su lección magistral. 

 

 

Pues yo soy de los que que, personalmente cree en la iluminación LED como la iluminación del presente (y del futuro más inmediato. En el más lejano vaya usted a saber) por su eficiencia energética. Dicho esto, eso no significa que bombillas como las del Sr. Muros dejen de ser una estafa sencillamente porque muchas bombillas del mercado aportan exactamente lo mismo que las de su empresa por bastante menos dinero.
Claro, que las bombillas de marras, que por cierto tienen un precio de venta al público que es para pedir la cuenta, llevan un disipador de aluminio realizado con máquinas por control numérico (CNC). ¡¡¡Acabáramos!!!, ahora si que si. Solo por eso quiero dos docenas ¡¡¡pero ya!!!!, seguro que solo eso ya justifica ese precio … ¡¡¡Madre del amor hermoso!!!!
Estoy muy metido en el mundillo de las energías renovables (iluminación LED incluída) y con el paso del tiempo voy enfocando mi mentalidad al respecto a lo que creo es una forma de pensar y de conseguir proyectos de una forma lo más honrada posible. Podría ir desmontando uno a uno los argumentos y características técnicas que, según OEPelectrics, hace de sus bombillas led, las “BOMBILLAS LED”, o mejor dicho, las “MEGABOMBILLAS LED” del mercado mundial e interestelar. Con ello quiero decir, que lo que ellos argumentan como unas excelsas características de sus bombillas no dejan de ser las que tienen el resto (o la mayoría) de las bombillas del mercado, al menos las de marcas de solvencia, por el momento, reconocida.
Sinceramente, no me parece honrado de cara a la salud de un mercado en lo que debería ser sana competencia que OEPelectrics venda sus bombillas argumentando como característica estrella de las mismas que no tienen OBSOLESCENCIA PROGRAMADA como defensores del universo y adalides de la verdad verdadera ante la confabulación judeomasónica del resto de fabricantes.
Esto es un tema que desconozco pero no estaría mal averiguar de alguna forma la procedencia de las bombillas de la ya tantas veces citada empresa no sea que procedan de países donde el proceso de fabricación de las mismas, laboralmente hablando, sea más que discutible lo que las convertiría en bombillas sin “obsolescencia programada” (menuda chorrada) pero producidas con sangre, sudor, lágrimas, misérrimos sueldos y un largo etcétera de injusticias.
Resumiendo mi parecer, hay bombillas LED en el mercado tan buenas como las del Sr. Muros y con precios bastante más razonables. ¡Ah!, y con la misma ausencia de obsolescencia programada y con disipadores de aluminio mecanizados mediante CNC y con la misma electrónica “churrigueresca” y con los mismos “diodos led electrosintéticos de bisulfuro asintótico reforzado de fluorita bioespacial importados justito, justito de los anillos de Saturno”
Bombillas LED SI, sin duda, timos NO, por favor … 
Antonio hace mención en su artículo a la “inocencia”, a mi me vais a permitir, y lo digo en serio, sin ningún tipo de prepotencia (puesto que yo soy ignorante de muchas, muchísimas cosas) que haga referencia a la ignorancia, ella es el gran problema y si a la ignorancia sumamos el ejército de sinvergüenzas que nos venden artículos ramplones (o al menos que no aportan el valor que dicen que aportan) a precio de oro y la gente inocente que se entrega en cuerpo y alma a los “milagros”, ya tenemos la maquinaria del timo preparada, engrasada y en perfecto funcionamiento.
Luchemos todos contra los estafadores y tunantes. Aprendamos entre todos enseñando los unos a los otros para no ser víctimas de estos aprovechados.
Un cordial saludo.” 
Como he dicho al principio no voy a añadir ni quitar ni comentar nada.