Anteayer, 11 de Julio de 2.012, el Presidente del Gobierno Mariano Rajoy, anunció una serie de ajustes económicos, entre ellos las nuevas medidas encaminadas a la solución del Déficit Tarifario de la electricidad y la aplicación del nuevo IVA general a las empresas energéticas de electricidad, gas y carburantes, que pasa del 18 % al 21 % con efecto el 1º de Septiembre. Por tal motivo, volverá a subir la electricidad este año por tercera vez. 

 
El Presidente habló del Déficit Tarifario eléctrico en los siguientes términos, en su medida nº 26 de las 35 tomadas: 
 
“26. Reforma del sector energético
Déficit tarifario: es uno de los problemas que el Gobierno se ha propuesto abordar en su legislatura, que no ha parado de engordar, y que se repartirá entre los diferentes sectores”. Ambiguas declaraciones que no aclaraban nada más que una intención de hacer algo.” 
Recordemos que hace pocos meses, en su sesión de investidura, dijo que “el coste de la energía condiciona la competitividad de nuestra economía”… y “puede llegar a representar hasta el 50% de los costes de producción de la industria, y tiene un fuerte impacto en el IPC”. Yo añado que si en la industria reduce la competitividad de los fabricados, como reconocía el Presidente, no es menos gravoso en el caso de los particulares, que hemos sufrido recortes en todo y encima ahora, además de quedar pendiente de resolver el Déficit Tarifario, que el Presidente dijo que, redondeando, era ya de 25.000 millones de euros, la subida del IVA vuelve a gravar la electricidad (y el resto de las energéticas) con tres puntos más. Y puede suponerse que ese nuevo IVA se podría aplicar también a lo pendiente del Déficit de Tarifa, lo que sería ya el colmo. 
Este anuncio no ha hecho sino añadir más confusión todavía al ya de por sí enrevesado asunto del Déficit Tarifario. En efecto, en ocasión de su investidura habló de “próximas medidas en el sector energético”, que se resumían “en un nuevo esquema de fiscalidad energética”. Pero una mayor fiscalidad conduce, inexorablemente, a un mayor precio de la energía, puesto que aunque se aplicara a las empresas de producción, transporte o distribución de la energía, éstas siempre repercutirán esa mayor fiscalidad a los consumidores, sea directamente al recibo de la luz, sea al dichoso Déficit Tarifario. 
Pues bien, en sui comparecencia en el Congreso de los Diputados del pasado dia 11 el Presidente del Gobierno, en referencia a la reforma energética: no le faltaron alusiones al pasado, afirmando que “las decisiones adoptadas durante los últimos ocho años han dejado de lado la prioridad de suministrar la energía al menor coste posible y han conducido a un abultadísimo déficit al que vamos a dar una solución definitiva”. Pero no dijo cómo ni lo ha dicho ahora. 
Realmente no entiendo esas palabras: Si durante esos últimos ocho años se abandonó la prioridad de suministrar la energía al menor coste posible, no solo eso no se cumplió sino que, además, se permitió la creación del Déficit de Tarifa ”…al que hemos llegado finalmente a 25.000 millones de euros…”. O sea, albarda sobre albarda. 
Y ahora, ¿Quién le pone el cascabel al garo? Porqué durante todos esos años no solo no se ha bajado el precio de la electricidad, que ha subido exageradamente, sino que además se ha desarrollado ese enorme cáncer del Déficit de Tarifa, y lo que es peor: se ha tejido la tela de araña alrededor de ese invento del Déficit de Tarifa, envolviéndolo en leyes y más leyes que han blindado a las eléctricas contra nuevas actuaciones que tiendan a resolver este fabuloso engaño que es el Déficit de Tarifa. 
Repito: FABULOSO ENGAÑO. Las compañías eléctricas han engañado a los sucesivos gobiernos del PSOE y a la Comisión Nacional de la Energía, hinchando sus costes para sacar mejor tajada de los usuarios y enmarañando todo alrededor de esta artimaña para que nadie pueda luego desenredar la madeja. De ahí que hasta el Tribunal Supremo, en la subida de la luz que le tocó a Rajoy al principio de su mandato, le diera la razón a las Eléctricas, ya que habían tejido un entramado de leyes a su alrededor para cuando llegara el caso. 
Hemos de quitarnos esa espada de Damocles de los 25.000 millones de euros que tenemos sobre nuestras cabezas los españoles, por el interés y decisión de las eléctricas,  la permisividad de los gobiernos y la pasividad legislativa y judicial
Es muy difícil intentar desmontar ese entramado. No hay nadie capaz de desenredar esa madeja pues está atada y bien atada. Pero a veces es mejor coger el oro por los cuernos que intentar torearlo. Y eso es lo que hay que hacer en este caso. La razón no la tienen las eléctricas, Pero la única forma es partir del hecho de que tenemos la electricidad más cara de Europa (a excepción de Malta y Chipre). Y eso, se mire como se mire, es IMPOSIBLE que sea cierto. O las compañías eléctricas están compuestas de una pandilla de ineptos totales o están compuestas por jaurías de lobos y de pillos redomados. Y es eso: lo segundo. 
Pero hay un sistema muy fácil de resolver este asunto: Aplicar el PRESUPUESTO BASE CERO al tema. Y eso consiste, para el que no lo sepa, en hacer “borrón y cuenta nueva”. Dejar de lado, de momento, todo lo que hay y partir de cero: analizar punto por punto y concepto por concepto todos y cada uno de los costes eléctricos, analizándolos uno a uno todos y justificando la decisión tomada en cada caso como la mejor. Con este método, olvidándose de lo que hay, se pueden recalcular todos los costes de la electricidad, partiendo siempre de cero y justificando céntimo a céntimo. Y menos leyes y más sentido común.
Estoy absolutamente convencido que el coste resultante saldríá muchísimo más bajo que lo que nos están facturando actualmente y en cada momento del pasado. Y no solo eso, sino que también estoy convencido de que el Déficit de Tarifa saldrá CERO. Nos han estado engañando desde el principio.
¿Tendrá el gobierno los suficientes “electrones” para acometer este trabajo de desmantelamiento de los engaños de las Eléctricas? Si no lo hace seguiremos teniendo la electricidad más cara de Europa y la competitividad de las empresas en comparación con nuestra competencia europea no se conseguirá jamás. Ya está bien de presiones a los usuarios. Hay que poner encima de la mesa los “electrones” y colocar la espada de Damocles sobre la cabeza de las eléctricas apartándola de las nuestras. Si así se hiciera, se lo agradeceremos. Y si no se hiciera, se lo demandaremos. Aunque tengamos que esperar tres años y medio.