El pasado día 1 de Enero, decía en mi artículo “A partir de hoy, vuelve a subir la luz ¿un 3 ó un 6 %?, Primero había escrito un 3 % pero al día siguiente un amble lector me hizo llegar el enlace con el Boletín Oficial del Estado donde se decía solamente que se iba a incrementar un 3 % debido a la llamada “subasta de la electricidad”, cuando en realidad debería llamarse engaño o pantomima, pues las que subastan y pujan son las mismas compañías. Yo me lo guiso, yo me lo como. Al recibir la noticia de que solo figuraba este incremento en el BOE, al día siguiente añadí al subencabezado del artículo esa rectificación, pero indicando que “,,,no se tardará mucho en aplicar este nuevo latrocinio a los consumidores, dejo el resto del artículo sin modificar el texto que ayer escribí, y que sí incluía ese nuevo impuesto confiscatorio de penalizar el mayor consumo, pues no creo que se tarde mucho en aplicarlo. Dicho esto, dejo a partir de este punto el texto íntegro de ayer. “ 

 
Hoy he leído en la revista CONUMER, de EROSKI, un excelente artículo titulado “Luz, aumentos variables según el consumo” donde queda muy claro que “Con el nuevo sistema de peajes, las subidas reales en las facturas de la luz alcanzarán entre el 6% y el 10%, según el nivel de consumo” Mis temores no han tardado más que 8 días en hacerse realidad. Y no solo elevando el coste del 3 al 6 % como yo decía, sino que la citada revista lo eleva a un incremento por el engaño de la subasta y la tomadura de pelo, creo que ilegal, de la penalización por consumió de entre el 6 y el 10 % como subida total. 
Os aconsejo la lectura total de dicho artículo de CONSUMER, si bien voy a transcribir los párrafos más significativos. El primero es la introducción: “El último aumento de la luz ha sido al fin del 3%, pero debido al nuevo esquema de peajes, las subidas reales en las facturas alcanzarán entre el 6% y el 10%, en función del nivel de consumo. Esto se debe a que a partir de enero, rige un recargo para los clientes que consuman un 10% más que la media. Los nuevos peajes progresivos afectan a los consumidores de baja tensión con una potencia contratada mayor de 3 kilovatios y menor de 10 kilovatios. De esta manera, y como se explica en este artículo, el total del incremento en la factura de la luz se desprende de aplicar esta nueva escala y sumar el porcentaje de aumento de la subasta de la que han participado las grandes eléctricas en los últimos días de diciembre.” 
O sea que el nuevo latrocinio pilla a la inmensa mayoría de los españoles, pues lo van a cobrar en las potencias entre 3 y 10 KW, que es prácticamente la totalidad de los hogares españoles. 
Fijaos amigos lo rebuscado de la trampa: “Para ello, además del incremento del 3% anunciado en los últimos días de diciembre por el Gobierno, se ha ideado un nuevo procedimiento en el cálculo de los peajes que implica subidas variables, según el consumo medio de cada usuario, y que pueden alcanzar en realidad el 10%. Eso sí, el aumento se aplicará solo a quienes excedan el gasto medio de luz.” 
Pero ¿Cómo se ha calculado ese nuevo abuso de las eléctricas? Veamos lo que dice CONSUMER: “La novedad del nuevo sistema consiste en que busca atemperar la subida cargándola sobre los que tienen hábitos de uso más caros en lo que a gasto total de energía eléctrica se refiere. A partir de ahora, se tendrá en cuenta la media de consumo para definir quiénes pagan mayor aumento. El mecanismo contempla un primer paso en el que se fijan unas medias de consumo de acuerdo con cada potencia contratada. Esto brinda la posibilidad de obtener una media acorde a los patrones de uso de cada tipo de hogar o cliente” 
Pero no es tan simple la aplicación, sino que “Lo que hay que tener en cuenta es que superar el punto de penalización implica un aumento no solo sobre el consumo excedido de la media, sino sobre todo el gasto de la factura.” 
“La medida y los nuevos términos de progresividad se encuentran en la orden de peajes eléctricos”. Y esa orden de peajes eléctricos del Ministerio de Industria al parecer no figura en ningún BOE. Quizá de esa manera los sufridos consumidores nos enteraríamos menos de la indecente subida. Pero ya la anuncié en mi anterior artículo sobre el tema y ahora, apoyado por el artículo de la revista CONSUMER, he vuelto al tema con nueva información. Como podéis ver, amigos lectores, las eléctricas siguen metiéndonos la mano en el bolsillo (digo mejor: en los bolsillos) de los sufridos consumidores. Pero eso sí, a pesar de los aumentos, la confiscación de la Administración no ha bajado para reducir el incremento, sino todo lo contrario. Además del coste de la electricidad, se añaden entre peajes, déficits, engaños, estafas, mamandurrias, IVAS, etc, otra parte igual al coste real del KWh. Bueno, tampoco esto es muy exacto, porque decir “coste real” es una tontería, pues como sabemos, una vez más las eléctricas siguen el dicho de Juan Palomo “yo me lo guiso, yo me lo como”. Pues son ´ellas –y nadie más que ellas- las que deciden el precio base del KWh (y también los peajes), el más caro de Europa. De vergüenza, vamos. Pero nadie le pone el cascabel al cártel.