José, un lector inquieto, que ya ha escrito otros comentarios, ha dejado uno nuevo en mi artículo sobre barbaridades en las estufas de butano, en el que hace las siguientes preguntas y sugerencias: rendimiento de las estufas, sustitución del butano por el propano, aplicación de la tecnología de las vitrocerámicas de inducción a las estufas y utilizar la olla a presión. 
 
Cuando empezaba a contestar su comentario me he dado cuenta de que sus preguntas y sugerencias podrían hacerlas suyas también otros lectores o que sería interesante que las conocieran, por lo que he pensado en que era mejor contestarle a través de este nuevo artículo. 
 
Veamos pues lo que dejó escrito José. 
 
“hola de nuevo, soy Jose, el de los “medidores de consumo”. Tengo 3 preguntillas que no se bien donde ponerlas. las dejo aqui. espero que no se pierdan entre tanta carta a los reyes.
– se supone que una estufa electrica standard, del tipo que sea da un rendimiento de 1:1. una estufa de butano, si no he leido mal, tiene un rendimiento de 2:1. y una bomba de calor, rinde 3:1 ó 4:1. Según el COP ó el ERR… En esto último no estoy de acuerdo pues el fabricante da el COP que le parece bien según sus calculos. y… ya hemos leido el artículo de “las subvenciones y la eficiencia energética”… la pregunta es: y el propano? no he visto ningún artículo que hable de el. Si una bombona de butano vale 15 y una de propano vale 9/10… sin entender nada del asunto, a priori, parece que el rendimiento seria 3:1. nos comentas tu parecer al respecto? 
– una idea de bombero, como digo yo. 
si una vitrocerámica da un rendimiento de 9,9:10 (por aquello de que algo se pierde calentando el cristal), y una placa de inducción rinde por poner un ejemplo, 15:10 , no seria una buena idea implementar esta tecnología de inducción en estufas?
-otra idea de bombero. si calentamos una cazuela con 2 litros de agua, por decir algo, estariamos consumiendo 1900 w. Si en vez de calentar una cazuela, calentaramos una olla a presion… tardaríamos menos en alcanzar la misma temperatura y la mantendríamos más tiempo, gastando la mitad de vatios. Es esto así o son ideas de bombero?
ale, ya tienes trabajo (si quieres). jajaja.” 
 
Y ahora, mis respuestas. 
 
Sobre tu primera consulta: estás confundiendo rendimiento con costes de consumo, y no tienen nada que ver. No puedes decir que una estufa de butano rinde dos veces una eléctrica. El rendimiento de la estufa de butano se mide en relación a las calorías que dan diferentes estufas del mismo tipo y no puede compararse con el rendimiento de una estufa de propano, que tiene otras características de gas, de inyectores, de presión, etc. y tampoco con una  estufa eléctrica, que dentro de su categoría, tiene un rendimiento del 100 %. 
 
Sí puedes comparar costes de sus consumos, que es lo que estás haciendo. En el caso de la estufa eléctrica y la bomba de calor sí es válida la comparación de eficacia al tratarse de la misma energía consumida. 
 
Respecto a tu comentario sobre que el fabricante “maneje” el COP según su conveniencia te diré que no es posible si los gobiernos de los distintos países de la Unión Europea no se comportan como “repúblicas bananeras” del todo vale y sin control, como nos ocurrió con la eficiencia energética de los electrodomésticos en el recientemente terminado período del Ministerio de Industria regido por el infausto, ocurrente e inútil Miguel Sebastián. Pero eso no quita que si se lleva un mínimo de control estos engaños no puedan darse. 
 
Segunda pregunta: el precio del kg. De gas butano y de propano es el mismo, 1,20 € por kg. Si hay diferencia entre el coste de las bombonas es porque la de propano lleva 11 kg de gas y vale 13,27 € y la de butano 12,5 kg. Y cuesta 15,09 €, por lo tanto en ambos casos el coste del kg. de gas es el mismo: 1,20 €. La diferencia entre el uso de los dos gases es que el butano sirve para el interior de las viviendas, pues estando ambos gases en estado líquido en las bombonas, el butano se evapora (sale el gas de la bombona) a temperaturas superiores a cero grados y el propano, que habitualmente se tiene en el exterior, se puede evaporar (salir gas) hasta los 44 grados bajo cero. Por eso se usa la bombona de butano dentro de casa y cuando debe ponerse fuera la bombona o baterías de bombonas, debe usarse propano. También en el caso de que la estufa o lo que sea se use en el exterior, como esa especie de sombrillas a gas que veis en las terrazas: son siempre de propano, pues a temperaturas bajo cero, el butano no se convertiría en gas, y el propano sí. Así pues, tu invento de pasar al `propano por menor precio no funciona. 
 
Tercera pregunta (mejor diría “invento”): Esta sí es de bombero, como tú dices. Las vitrocerámicas de inducción tienen la ventaja sobre las normales (de resistencias) que no tienen que calentar el cristal, sino DIRECTAMENTE EL CULO DEL RECIPIENTE, QUE DEBE SER FRRÍTICO (ACERO INOXIDABLE MAGNÉTICO, POR EJEMPLO) O DE HIERRO para que las ondas electromagnéticas calienten el culo (del recipiente, claro) pasando a través del cristal sin calentarlo. Cuando el culo (del recipiente, claro, se calienta, transmite su calor a los alimentos que hay dentro del recipiente. Hasta aquí, todo bien, pero veamos tu idea: 
 
En una aplicación a las estufas, como tu propones, me gustaría saber dónde pones el culo (del recipiente, claro), para recibir las ondas electromagnéticas procedentes del interior de la estufa y si es en forma de olla o satén el recipiente para meterte dentro y calentarte a través del culo (del recipiente, claro). Me parece José, que esta idea “de bombero” no la vas a poder patentar…quiero decir que no va a funcionar… 
 
Cuarta pregunta: “…si calentamos una cazuela con 2 litros de agua, por decir algo, estariamos consumiendo 1900 w. Si en vez de calentar una cazuela, calentaramos una olla a presion… tardaríamos menos en alcanzar la misma temperatura y la mantendríamos más tiempo, gastando la mitad de vatios…” 
 
Al principio de tu idea estás describiendo lo que es una olla a presión, pero después la lías. Se trata de tardar menos tiempo en calentar los alimentos en una olla a presión, porque en un recipiente hermético, a presión, el agua no hierve a 100ºC, sino a unos 130ºC, lo que permite llegar a más temperatura de los alimentos, con lo que se cuecen más rápido. Eso es lo que ahorra el tiempo. O sea que no se trata de menos tiempo en alcanzar la misma temperatura, sino que por alcanzar mayor temperatura se reduce el tiempo. ¿Lo ves claro? 
 
Lo que no entiendo José, es a dónde quieres ir a parar: si a explicar por qué ahorra tiempo y dinero la olla a presión o pretendes reinventarla. Todo el mundo sabe que una olla a presión acorta el tiempo necesario (a la mitad o más) de cocinar alimentos con líquidos. Eso ya lo sabía Denis Papin, un físico francés amante de la cocina, que inventó la olla a presión en 1.679 buscando reducir el tiempo de cocción subiendo, al incrementar la presión, la temperatura de ebullición del agua de los 100ºC a 130ºC. Y a menos tiempo para cocer, menos consumo. No hace falta buscar más explicaciones: está todo dicho ya desde hace 333 años. 
 
Lo que tú barruntas, creo, es que la olla a presión tiene un rendimiento superior a otros recipientes. Pero si hablamos de rendimiento energético, debemos hablar de comparaciones entre ollas a presión, no entre ellas y otros sistemas. Es como si comparas el rendimiento de una lavadora con el de un lavavajillas o un frigorífico. Nada tienen que ver entre sí los diferentes aparatos. Otra cosa es que digamos “esta lavadora es de eficiencia energética A+++, y este lavavajillas también. Pero no puedes comparar entre diferentes aparatos sus respectivas eficiencias energéticas, pues su funcionamiento, consumos de agua, eléctricos, etc, son diferentes. 
 
Bien, José, me has dado trabajo (jajaja) como tú dices. Ahora te dejo a ti reflexionar sobre tus inventos…