Más del 50 % de los avisos de reparación de aparatos de Aire Acondicionado de instalación reciente, no son producidos por defecto del aparato, sino por instalación defectuosa.  Este problema es más frecuente de lo que pudiera parecer. Ver artículos relacionados al pié.
 
Los problemas derivados de una instalación deficiente del aparato se manifiestan de inmediato o en los primeros días, a excepción de fugas de gas microscópicas, cuya consecuencia (pérdida de gas refrigerante) se puede producir después de varios meses. Vamos a ver el primer supuesto, que es el más general.
 
En mi citado artículo decía también que lo ideal es que la misma empresa que nos venda el aparato sea quien lo instale, y a ser posible, que también lleve el Servicio Técnico.
 
Si quien lo instala y quien lleva el Servicio Técnico son la misma empresa, no hay ningún conflicto si el aparato no funciona, pues o se trata de un problema de avería, o de instalación. En ambos casos es la misma empresa la que tiene que resolver.
 
Pero desgraciadamente no siempre es así, y muchas veces, en aras de la economía en la instalación (o de la urgencia) se recurre a instaladores no profesionales, que cobran menos, e incluso no hacen factura “para ahorrar el IVA”. Si caes en la trampa, vas a tener muchos problemas para reclamar en caso de mal funcionamiento, especialmente si no tienes factura. ¿Cómo saber qué instalador nos interesa? Pues uno que lleve años funcionando, que disponga de un local abierto al público, y que te haga factura. Aunque el coste de la instalación varía según la zona, para tener una idea, un aire acondicionado Split de 3.000 frigorías, puede costar, cuando la instalación es sencilla, unos 300 €. Desconfía si te presupuestan menos. Infórmate bien.
 
Volvamos al problema: el aire acondicionado no funciona, el Servicio Técnico dice que es problema de la instalación y el instalador dice que es problema del aparato, que no funciona bien.  Si no hay acuerdo entre ellos, puedes recurrir a la Marca, que te confirme oficialmente que es problema del instalador, y si es así, exigirle responsabilidades y la solución, teniendo en cuenta que no solo el aparato está sujeto a la garantía (2 años), sino que la instalación está también sujeta a garantía durante tres meses (Real Decreto 58.1988, art. 6.1 y 6.2 “todas las reparaciones o instalaciones…garantizadas un mínimo de tres meses”.
Si la Instalación la ha hecho el Vendedor del aparato, o la han hecho por su cuenta, y se ha incluido en la factura del aparato, tienes suerte, pues el artículo 3.2 de la Ley de Garantías 23/2003 dice al efecto “La falta de conformidad que resulte de una incorrecta instalación del bien se equiparará a la falta de conformidad del bien cuando la instalación esté incluida en el contrato de compraventa y haya sido realizada por el vendedor o bajo su responsabilidad…”

En caso de no solucionar el problema, te recomiendo recurras al Sistema Arbitral de Consumo (ver artículo). Expón allí el caso y denuncia al Servicio Técnico y al Instalador, y si fuera necesario, involucra también al Distribuidor y al Fabricante.