Categorías
Avances tecnológicos COVID-19 eCommerce Tecnología Telefonía

Huawei P40 Pro: Un camino sin Google

Las restricciones de Estados Unidos a Huawei, pese a la crisis, siguen vigentes. El gigante tecnológico chino sigue privado del uso de las apps de Google y ha emprendido su propio camino para reducir la dependencia de la tecnológica norteamericana. El nuevo Huawei P40 Pro es una gran demostración tecnológica de la empresa china, pero más allá de su hardware se vislumbra un camino que hasta ahora casi nadie se había atrevido a emprender.

Huawei P40 Pro (Francesc Bracero)

Huawei quiere demostrar que se puede caminar sin Google. En los nuevos teléfonos P40 tenemos una versión libre de Android 10 con su capa personalizada Emui. La primera impresión al configurar el teléfono es que esa separación de Google le ha dado una perspectiva nueva. Todo se hace muy fácil y sencillo. La primera inquietud del usuario surge al buscar entre las apps. ¿Dónde están los mapas? No pasa nada. Todo puede resolverse.

La ausencia de la tienda y apps de Google no limita a los Huawei. Solo hay que buscar un poco másal principio

La compañía de Shenzen ha creado su propia tienda de aplicaciones AppGallery, que ahora está muy limitada, aunque conociendo el músculo de la compañía china, es muy probable que esa percepción cambie en poco tiempo. Por ejemplo, no se puede encontrar WhatsApp, pero sí Telegram. Si uno quiere descargarse apps como el popular programa de mensajería o los Mapas de Google basta con instalarse una tienda de terceros (por ejemplo, Aptoide), a la que se accede desde el navegador. Otra opción es instalarse por su cuenta la tienda PlayStore de Google. Así que no está limitado. Sólo hay que buscar un poco más al principio.

Richard Yu, consejero delegado de la división de consumo de Huawei, presentó la App Gallery en Barcelona a finales de febrero (EP)

Al faltarle Google, Huawei se ha dado cuenta de la necesidad de un servicio de almacenamiento y sincronización de archivos en la nube. Como tampoco se puede acceder al Asistente de Google, así que Huawei ha creado un asistente propio, Celia. De momento, no funciona bien. Le cuesta entender el (mi) castellano, pero ya es un logro. Otros tardaron mucho más en añadir idiomas al inglés y al chino. Habrá que

Asistente digital Celia de Huawei (EP)

estar atentos a las posibilidades de este asistente, que tiene mucho recorrido por mejorar.

La estrategia de Huawei de abrirse espacios al margen de Google va más allá, con una tienda de música con 50 millones de canciones y otra de vídeo que incorpora producciones de Sony Pictures y Paramount y servicios de subscripción como Filmin. Es sólo el principio. La creación de un ecosistema propio permitirá a la compañía china diversificar sus fuentes de ingresos en la división móvil. Como ha demostrado Apple, se gana más por ese lado que por la venta de móviles, que es el pilar sobre el que se apoya.

Huawei P40 Pro (Francesc Bracero)

Huawei ha construido todos esos servicios para que giren alrededor del móvil. Y en las Series P40 ha puesto mucha excelencia. El P40 Pro es un terminal de gran calidad. Pese a que un confinamiento no ofrece las mejores posibilidades para probar las cámaras, los primeros resultados de la unidad de prueba son impresionantes: un rango dinámico amplísimo, un preciso detalle con un zoom óptico de hasta 5x y un impresionante resultado en las fotografías nocturnas.

Imagen tomada con el Huawei P40 Pro (Francesc Bracero)

Esas extraordinarias fotografías se logran con un sistema de triple objetivo trasero codiseñado por Leica más una de profundidad, todas apoyadas por software, un procesador de fabricación propia con motor neuronal y un procesador gráfico dedicado. La cámara principal, de 50 megapixeles, tiene una apertura muy luminosa (f/1,9), un gran angular de 40 megapíxeles (f/1,8) y un teleobjetivo 5x óptico (f/3,4). La frontal es de 32 megapíxeles. La frontal es de 32 megapíxeles. El resultado, en muchos casos, resulta difícil distinguirlo de cámaras dedicadas. En algunos aspectos, como en el modo noche, el P40 Pro tiene pocos rivales.

Huawei P40 Pro (Francesc Bracero)

El diseño del Huawei P40 Pro no imita a nadie. Tiene personalidad propia y rezuma en sus acabados su condición premium. La pantalla, de 6,58 pulgadas (2.640 x 1.200 píxeles), se curva hacia los lados ligeramente, por lo que parece sin bordes y sólo contiene una zona negra arriba a la izquierda para alojar la cámara selfie y un sensor para identificación facial con infrarrojos en 3D que resulta muy efectivo (también lleva un sensor de huellas dactilares bajo la pantalla).

El Huawei P40 Pro toma buenas capturas en condiciones complicadas (Francesc Bracero)

El procesador del P40 Pro está a la altura de lo que busca Huawei con este terminal. Se trata del Kirin 990 5G, un chip de ocho núcleos de fabricación propia que, por lo que indica su nombre, tiene esa conectividad. De última generación Puede conectarse a todo tipo de redes 5G (SA y NSA) y su velocidad de transmisión es de hasta 2,3 Gbps de bajada y hasta 1,25 Gbps de subida.

Captura con el Huawei P40 Pro (Francesc Bracero)

Construido con tecnología de 7 nanómetros, contiene 10.300 millones de transistores y alberga también un chip gráfico (GPU) de 16 núcleos denominado Mali 676. Todo ha sido pensado en el Kirin 990 para ser muy eficiente en el consumo de energía, aunque va sobrado de autonomía porque tiene una batería de 4.200 mAh, con carga rápida e inalámbrica.

Imagen tomada con el Huawei P40 Pro (Francesc Bracero)

Como resulta obvio en todas las marcas, llegar a las máximas prestaciones y disponer de la última tecnología del mercado no resulta barato. Los modelos más emblemáticos rondan ya siempre los 1.000 euros. El Huawei P40 Pro tiene un precio en España a partir de 999 euros.

Fuente: https://www.lavanguardia.com/tecnologia/20200407/48347469331/huawei-p40-pro-camino-sin-google.html
Categorías
Avances tecnológicos Comentarios de actualidad COVID-19 Estafas Publicidad engañosa Seguridad Tecnología Telefonía Timos

Herramientas para detectar bulos en WhatsApp y en redes sociales

Junto con la epidemia del coronavirus crece silenciosamente: la de la desinformación. Por más que las instituciones y medios de comunicación rigurosos se afanan en la labor de dar información fiable, la avalancha de rumores e informaciones falsas no cesa. La expansión de bulos sobre la enfermedad alarman, estresan y en ocasiones pueden llevar a tomar decisiones peligrosas. De hecho la OMS incluso ha realizado una selección de falsedades difundidas sobre esta Covid-19. Uno de los principales canales para la difusión de los bulos es WhatsApp.

La herramienta de mensajería ha anunciado que dona un millón de dólares a la red de verificadores de información del Instituto Poynter. Una red que se reparte por numerosos países para intentar frenar la manipulación de noticias. Ahora mismo la iniciativa está volcada en verificar informaciones sobre el coronavirus y otros sucesos provocados por la epidemia.ç

En España la web maldita.es es el principal verificador de información especializado en bulos. Hace unos meses Clara Jiménez, una de las fundadoras de este medio, explicaba a La Vanguardia la importancia de parar las informaciones falsas en WhatsApp. Pues debido al sistema de encriptado que emplea esta herramienta, no es posible conocer la información que circula por ella si los usuarios no informan.

Pero además de recurrir a fuentes de verificación de datos como esta, también es posible por nuestra cuenta comprobar si una información es falsa o no. Existen numerosas herramientas que permiten hacer esta comprobación de forma sencilla. La primera medida que debemos tener en cuenta es que debemos evitar informarnos fundamentalmente por mensajería. Por muy buena que sea la intención del que nos envía una información en forma de texto, imagen, vídeo o audio es fundamental conocer la fuente original de esa información.

Google imágenes dispone de una de las herramientas más efectivas: la búsqueda inversa de imágenes. Este sistema para los que no lo conozcan permite cargar una imagen y que Google realice una búsqueda de imágenes idénticas o similares. De esa forma es muy sencillo conocer si por ejemplo una foto que recibimos corresponde a un determinado suceso o a otro diferente.

Para realizar una búsqueda inversa de imágenes con Google en el teléfono debemos ir a la web de Google Imágenes . En el navegador que usemos debemos pedir que se nos muestre la versión de la página en ordenadores. Una vez que esta aparece junto a la caja de búsqueda veremos el icono de una cámara que nos permite hacer una búsqueda por imágenes. Al pulsar sobre él debemos cargar la imagen sospechosa. Nos aparecerán imágenes y páginas webs con información relativa a esa imagen.

Aunque también podemos recurrir a Google Lens para hacer búsquedas inversas de imágenes. Aunque esta herramienta no es tan efectiva en algunos casos como la búsqueda inversa de Google imágenes. A su favor Google Lens tiene que está disponible en forma de aplicación para Android y desde el asistente de Google (disponible también para iOS).

Existen otros servicios para buscar imágenes y vídeos dudosos. En esta web de la IJNET, Red Internacional de Periodistas, se pueden consultar las principales herramientas. Algunas están pensadas sobre todo para expertos. Pero hay otras que son verdaderamente asequibles para cualquier usuario. Como es el servicio de búsqueda inversa TinEye, que lleva años funcionando. Aunque su base de datos de imágenes es inferior a la de Google es bastante fiable. Tampoco debemos olvidar a Bing de Microsoft, este buscador dispone de un servicio de búsqueda inversa de imágenes.

Existen extensiones para navegadores especializadas en localizar bulos, incluso en vídeos

Para buscar vídeos podemos recurrir a la extensión InVID para Chrome y Firefox. Esta permite desde el navegador analizar de dónde procede un vídeo. Aunque su uso es útil principalmente para vídeos que circulan por redes sociales. Esta extensión incluye información para aprender a usarla, pues dispone de funciones muy avanzadas.

Existen numerosas extensiones para navegadores para detectar bulos. Una de ellas es la que ofrece maldita.es , que también dispone de una aplicación para Android para localizar informaciones falsas. Pero hay muchas otras extensiones para detectarlas. Basta con ver todas las que hay disponibles para Chrome y para Firefox.

Podemos usar la inteligencia colectiva y preguntar en Twitter sobre si una información es verdadera o falsa

Si el mensaje sospechoso que nos ha llegado es de texto, el procedimiento es más sencillo. Basta con hacer una búsqueda del texto o algunas palabras clave que contenga el mensaje en Google o en otros buscadores. De esa forma sabremos qué webs están hablando de esto. Si la información sólo aparece en una web desconocida, puede haber motivos para sospechar.

También podemos usar la inteligencia colectiva. Si nos encontramos con un mensaje especialmente alarmista además de enviarlo a un sistema de verificación de bulos, podemos también usar Twitter y preguntar si el mensaje de texto, imagen o vídeo es fiable. Aunque ante la duda debemos dejar claro que dudamos de esa información para evitar que en el caso de ser un bulo se propague todavía más.

Una vez detectado un bulo con certeza es importante reaccionar ante él. Si este ha llegado a través de un grupo de WhatsApp debemos informar, sin polemizar, sobre la falsedad de la información. Si el bulo lo localizamos a través de redes sociales estas disponen de herramientas que permiten denunciar que la información es fallida.

Es importante para frenar la propagación de un bulo comunicarlo a quién lo esté difundiendo

Fuente: https://www.lavanguardia.com/tecnologia/20200319/474251824890/bulos-fake-news-noticias-falsas-detectar-coronavirus-noticias-herramientas.html
Categorías
Avances tecnológicos eCommerce Electrodomésticos Fabricantes Pequeño electrodoméstico

Altavoces inteligentes: el electrodoméstico del momento

Los altavoces inteligentes están de moda. Son relativamente útiles y en su mayoría son modelos suficientemente baratos como para comprarlos por impulso. Aunque no queda claro qué rol tendrán en los hogares a largo plazo, lo cierto es que de momento van en camino de superar las ventas de ordenadores y tabletas.

No es de extrañar que el mercado de altavoces inteligentes emerja con fuerza a la par que un renovado interés por parte de los consumidores de adoptar dispositivos para tener un domicilio inteligente. En muchos casos, los altavoces inteligentes sirven de nexo de unión con el que controlar todos los aspectos de esta nueva domótica. Bajar las persianas, subir el termostato, cambiar el canal de la tele, pasar las aspiradora o encender las luces están a unas pocas palabras de distancia.

No parece que las conversaciones queden grabadas y sean escuchadas por moderadores humanos reduzcan el interés del público

A finales de 2017 se vendieron unos 60 millones de unidades, una cifra que creció hasta los 114 millones durante el año pasado y que va camino de mantenerse por encima de los 200 millones para finales este año. La mayoría de estos se venden en China y en Estados Unidos, con Europa en un tercer puesto relativamente alejado. La adopción idiomática del mandarín y el inglés como únicas opciones en estos modelos ha creado un mercado a dos velocidades.

Diferentes modelos de Alexa (Grant Hindsley / AFP)

Aunque el primer altavoz inteligente que se popularizó fue el Echo original de Amazon , creando casi de forma unilateral esta categoría, está siendo China la que está consiguiendo un mercado más boyante y variado. Diferentes fabricantes han arrojado todos sus últimos años de investigación y desarrollo en materia de reconocimiento de voz y aprendizaje automático en conseguir aparatos útiles. Baidu, Xiaomi y Alibaba venden millones de unidades cada mes en su mercado doméstico.

Amazon y Google lideran en ventas con una docena de modelos distintos entre ambas empresas

En Occidente, Google de momento mantiene un segundo lugar a nivel de ventas tras Amazon, pero ha llegado a superar en ventas en algunos meses concretos, creando una especie de competición duo-polística. Apple con su HomePod ha conseguido capturar los bolsillos de muchos menos consumidores. La calidad de sus micrófonos y altavoces es excelente, pero las limitaciones de funcionamiento son mayores. Estos factores unidos a su precio, recientemente rebajado a 300 euros en España de forma oficial, limitan el mercado total de este modelo.

Altavoces con pantalla, vuelta de tuerca.

A pesar de que los altavoces inteligentes se pueden simplificar en una cadena de micrófonos, altavoces y una antena para conectarse a la Wi-Fi, una nueva tendencia ha conseguido innovar con un nuevo componente: la pantalla. No escapa a la ironía que el elemento más prominente que dejaban atrás los altavoces vuelva a incorporarse, pero su utilidad está ahí.

Siguen siendo dispositivos que el sector conoce como de “voz primero”, y las ventas de altavoces con pantallas son mínimas a nivel porcentual, pero añaden casos de uso extra como poder controlar cámaras domésticas, tener referencias gráficas de algunos elementos o incluso reproducir vídeos e imágenes.


Fuente: LV