ALBERTO, un lector del blog, ha dejado un comentario en mi artículo donde explica las dificultades y la pérdida de eficacia que tiene la bomba de calor para calentar las capas bajas de la estancia, que el termostato está en la parte alta, en el aparato, y que controla la temperatura de esa zona, que es distinta de la parte baja, que debido a las corrientes de aire, la habitación se reseca, y la incapacidad del gas refrigerante para que el aparato funciones a baja temperatura del exterior ;que los emisores térmicos son más eficientes que cualquier otro sistema eléctrico y que por esa razón vale la pena pagar un coste superior a otros sistemas por el ahorro conseguido. Bien, vamos a ver lo que nos enseña este experto analizando y comentando las diferentes partes de su exposición.

En esta ocasión, como las partes del comentario pueden organizarse por tramos, iré reproduciéndolos en cursiva y a continuación daré mi opinión y razonamientos por párrafos. Las palabras destacadas “en negritas” tanto las de ALBERTO como las mías las he puesto yo, como siempre. Vamos a ello.

Alberto Martínez Llamas17 de noviembre de 2015, 20:18

Hola Antonio. Lamento estar en desacuerdo en la eficacia de las bombas de calor. La situación de las bombas de calor por encina de los dos metros de altura restan mucha eficacia a estos aparatos ya que el aire más frío de la instancia siempre permanece mas abajo y el que aspira el aparato para calentarlo es es el aire caliente inmediato de la capa por debajo de su nivel en altura.

Primero aclaro lo de la “instancia”, palabra que repite dos veces en su comentario: según la RAE, Instancia es “Documento en el que se solicita oficialmente algo”. Como este no es el caso supongo que se refiere a “estancia”, o sea al “Aposento, sala o cuarto donde se habita ordinariamente”
Veamos, ALBERTO, ¿Has visto alguna vez un aparato de aire acondicionado con bomba de calor? Tengo dudas porque desde siempre estos aparatos han tenido rejillas de salida de aire móviles, que normalmente se orientan hacia e el suelo, precisamente para crear corrientes de convección desde el suelo, punto más frío, hacia el techo, parte más caliente, por lo que precisamente una de las ventajas de la bomba de calor es que gracias a esas corrientes de aire direccionales, en verano se enfría más rápidamente la estancia  y en invierno el calor también se orienta hacia abajo, desde donde las corrientes ascienden hacia el techo formando así las corrientes que en pocos momentos ambientan la totalidad de la estancia. Por consiguiente, el aire que aspira el aparato”, desde la altura donde está, en muy poco tiempo de funcionamiento, a la temperatura media de la habitación, precisamente por ser corrientes forzadas, ambientando mucho más rápido que los emisores térmicos, donde también se producen las corrientes de suielo a techo pero al no ser forzadas, tardan más en ambientar la sala.

“Osea debemos calentar mucho las capas superiores para que se calienten las inferiores. Y todo esto teniendo en cuenta que el termostato esta en la parte más alta y caliente. A no ser, que se instale a parte.”

Falso. Como he excplicado, con las rejillas del aparato, se orientan las corrientes hacia abajo y se recicla el aire de la mejor manera en toda la estancia.

“También nos documenta que esa corriente que se provoca a dicha altura, debido a la aceleración del aire, provoca la fricción de los átomos, resecando el aire. A mayor velocidad, mayor sequedad. Bastante más que los emisores”.

Las corrientes de aire en una habitación se producen porque el aire seco es menos pesado que el aire húmedo, por lo que el húmedo baja al suelo desplazando al seco, que vuelve  a ascender, y así sucesivamente.

Respecto a tu teoría sobre la guerra de los átomos a la altura del aparato, que según cuentas por la fricción entre ellos por el cuerpo a cuerpo resecan el ambiente, me parece una película de ciencia ficción. La simple`realidad es que el aire lleva humedad, y si encuentra, como es el caso, el condensador del aparato enfriado muchos grados bajo cero por el líquido refrigerante, se condensa la humedad del aire sobre ´él, reduciendo por consiguiente la humedad relativa del aire. El efecto de condensación, para que lo entiendas, es el mismo que se produce al sacar una botella de agua del frigorífico. A los pocos instantes se condesan en la pared de la botella gotas de agua, producidas al encontrase la humedad del aire con el cuerpo frío que es la botella.

Los aparatos de aire acondicionado con bomba de calor rebajan la humedad relativa del aire, lo que es muy conveniente en verano para notar menos agobio. Sin embargo es conveniente no poner la temperatura más baja de 25 ºC para evitar que, a temperaturas más bajas, se elimine demasiada humedad que resecaría las mucosas de la boca y nariz, originando resfriados. El tramo de humedad relativa del aire más confortable está entre el 40 % y el 60 %, de humedad relativa en el ambiente. Por el contrario, los emisores térmicos y en general la calefacción eléctrica por resistencia son los que resecan realmente la humedad relativa de la habitación, necesitando en muchos casos la instalación de un humidificador que lleve a la humedad relativa a situarse en la franja cómoda ya citada, entre el 40 y el 60 %.

“Otro inconveniente mas, seria la capacidad del gas para absorber el calor residual del exterior y transportarlo dentro de la instancia, (Otra vez “dentro de la “instancia”. Será dentro de la ESTANCIA!”) debido a la aceleración del aire, provoca la fricción de los átomos, resecando el aire.cuando en el exterior las temperaturas son inferiores a 4 grados. Normalmente hace unos años se compensaba con unas resistencias. Y en las pruebas de rendimientos eran los que consumían mas, resecaban mas, y tenían peor confort. 

El calor del exterior no puede llamarse “residual”, porque RESIDUAL es el calor que se produce al efectuar ciertas operaciones donde se produce calor, aprovechando el calor residual que generan. Un ejemplo del aprovechamiento del CALOR RESIDUAL es la caldera de calefacción de “Condensación”, donde además de calentar el agua como las normales del tipo estanco, se aprovecha el CALOR RESIDUAL de los humos calientes que salen por la chimenea para reforzar la eficiencia de tales caldera, con un incremente de rendimiento de hasta el 20 %.
Creo, ALBERTO, que no deberías confundir la gimnasia con la magnesia, ya que nada tiene que ver el calor residual con el calor del aire exterior, aunque esté a 4 ºC. Te recomiendo leas mi artículo donde lo explico de manera sencilla en párrafos como este:

“En invierno, el proceso es a la inversa, tomando el calor del ambiente para “bombearlo” luego al interior de la casa. ¿Cómo puede tomar el calor del ambiente si está, por ejemplo, a cero grados?. Pues muy sencillo. El elemento “captador” del calor del aire es el líquido refrigerante, que circula por el condensador, ya que su temperatura es de muchos grados bajo cero. Al entrar en contacto con un ambiente más caliente, a cero grados, por ejemplo, puede quitarle calor, que utiliza para calentar el aire que “bombea” al interior de la casa.”

Añadiré, para que vayas entendiendo, que la temperatura más baja que se puede producir es -273 º C, que se llama CERO ABSOLUTO. Por encima de esa temperatura, y 4ºC está por encima, todos los cueros emiten calor al ambiente que les rodea. Si el aire está a 4 ºC y se encuentra con “algo” como el líquido refrigerante, que está a muchos grados bajo cero, ese líquido TOMA calor del aire. ¿Entendido? Nada de calores residuales.

Tienes razón cuando dices que “…a 4 grados. Normalmente hace unos años se compensaba con unas resistencias….”

Pero actualmente ha cambiado. Observemosen esta tabla, donde PANASONIC indicaba, en Noviembre de 2013, la bajada del rendimiento COP (coeficiente de rendimiento) en función de la potencia de la bomba de calor y de la temperatura exterior. Como podemos apreciar, a 7ºC de temperatura exterior el COP era de 4,40 lo que significa que un aparato, con temperatura exterior de + 7 ºC era capaz de ser más de 4 veces más eficiente que un calefactor eléctrico de resistencia (emisor térmico, por ejemplo) cuyo COP es de 1. Lo que significa que el calor aportado por la bomba de calor, con una temperatura exterior de 7 º C, con un consumo de 1 kWh da exactamente 4,4 kWh de calor, o sea, 4,4 veces más que un emisor térmico que consuma 1 kWh. 
Pero veamos qué sucede cuando la temperatura exterior es de -7 ºC. Vemos que el COP desciende a 2,65 por lo que en ese caso, la bomba de calor, para dar la misma cantidad de calor, que un emisor térmico, consume “SOLO” 2,65 veces menos que el emisor térmico. Y a temperatura exterior de -15 ºC, solo es más eficiente la bomba de calor 2,3 veces, o sea que en el peor de los casos de temperatura exterior de -15 º C, en el año 2.013 (actualmente se ha mejorado) la bomba de calor consumía 1 kWh para dar el mismo calor que un emisor térmico consumiendo 2,3 kWh, o sea que también en este caso extremo, la bomba de calor es más del doble de eficiente que un emisor térmico.
Como puede ver ALBERTO, el experto, sus opiniones son solo eso, opiniones. La realidad es que la bomba de calor es actualmente 5 veces más efectiva (menos consumo) para dar la misma cantidad de calor que un emisor térmico de la misma potencia. Y en el peor de los casos, con temperaturas exteriores de  -15 ºC, su eficiencia es de 2,3 veces la de un emisor térmico.

“resecaban mas, y tenían peor confort.”

La bomba de calor no reseca más. Pùede dejar la humedad relativa entre el 40 y el 60 %, que es la banda confortable.

“Por eso mismo. Por el mismo motivo que el gas interior de una bomba, es capaz de extraer calor y desprenderse de él en el exterior con temperaturas altas. El fluido de los emisores tiene gran capacidad para gestionar la energía y transfornarla en calor.Por dicha capacidad, por su diseño, por su programacion de funcionamiento. mas eficiente que otros sistenas eléctricos.

O sea que según ALBERTO, el “fluido” de los emisores térmicos, por el mismo motivo que el gas refrigerante en la bomba de calor, que transporta el calor de dentro a fuera y viceversa, el “fluido” de los emisores térmicos tiene gran capacidad para gestionar la energía y transformarla en calor. ¿De qué energía estamos hablando? El fluido de los emisores térmicos no gestiona nada. Lo único que hace es tomar el calor que produce la resistencia eléctrica, calentándose y luego cederlo AL AMBIENTE DE LA HABITACIÓN EXACTAMENTE LA MISMA CANTIDAD DE CALOR QUE TOMÓ DE LA RESISTENCIA, Ni un vatio más ni una caloría más. El ruido transporta el calor PRODUCIDO por la resistencia al resto del emisor, y de ´éste se irradia al ambiente.
En esta operación, el fluido solo transporta el calor. Entonces ¿Dónde está la “la CAPACIDAD de GESTIONAR el calor, cuando no interviene en absoluto a su creación y muchísimo menos a crear un mayor rendimiento o eficacia?. Quizá sea por una nueva ley de la Física que no se ha descubierto todavía…
Imagínate, ALBERTO, que te digo lo siguiente: Yo cojo un bidón de agua de 1.000 litros, lo pongo en un camión y lo traslado a un km. de distancia, y cuando llega te digo: ese budión de 1.000 litros se ha convertido en 1.500 litros, porque el camión, o sea, el transporte, lo ha gestionado muy bien. Pues es lo mismo: ese fluido o como algunos lo llaman pomposamente, el ”líquido Caloportador” lo único que hace es lo del camión, o sea transportarlo desde donde se genera (la resistencia) al resto del aparato. Evidentemente, por el camino no se crea energía, y al final cede la misma que tomó, y que NO GENERÓ.
Entonces, si no parió energía el fluido, ¿De dónde narices la saca? ¿Cómo la crea? Explicádmelo. No valen palabrería ni tonterías. Dame una explicación física de la CREACIÓN de la energía de la nada. Por consiguiente, entérate de una vez: el fluido, y por extensión, todo el aparato llamado emisor térmico, NO CREA ENERGÍA (CALOR) DE LA NADA. Lo que hace es tomar el calor de un punto (la resistencia) y distribuirlo por todo el aparato para facilitar su difusión.

“Otra cosa seria entrar, en que hay muchas marcas y no todas funcionan igual. Y si merece la pena pagar un sobre coste con respecto a otros aparatos de calefacción en función del ahorro conseguido.

Todas las marcas funcionan igual en cuanto a la conversión de energía eléctrica en calor. Cada kWh de electricidad consumido por el aparato se convierte en 860 kilocalorías de calor. En TODOS los aparatos de calefacción eléctrica por resistencia. Sean emisores térmicos, radiadores, convectores, placas radiantes etc., etc. Todo igual. Ni una CALORÍA MÁS NI UNA MENOS. Cosa distinta es que la distribución de ese calor se haga más rápida (convectores), más lenta (emisores térmicos) y también las diferentes formas de emitir ese calor, sea por radiación por convección o por conducción. Pero siempre LA MISMA CANTIDAD DE CALOR.
Cosa distinta es que los aparatos lleven mejores termostatos, tengan o no programador, sean de mejor calidad los materiales, sean más bonitos… Pero la eficiencia de estos aparatos –de TODOS- es la misma: el 100 %, puesto que toda la energía eléctrica que consumen la conviertan en calor. Por eso, porque no puede ser que haya un rendimiento superior al 100 %, NO EXISTEN las Etiquetas Energéticas en estos aparatos electrodomésticos como sucede en las lavadoras, lavavajillas, frigoríficos, etc, donde son obligatorias.

“En mi caso, y en mi experiencia la bomba de calor gasta mucho y no cubre mis necesidades, por lo aqui expuesto. Un saludo y muchas gracias por sus consejos.”

Pues a mi juicio, porque lo dice no mi experiencia, sino la FÍSICA, la bomba de calor es actualmente CINCO veces más eficiente que los emisores térmicos. 

“Un saludo y muchas gracias por sus consejos.”

Permíteme ALBERTO que te de otro consejo contándote algo que me sucedió en clase en primer curso de ingeniería, cuando el catedrático nos preguntó a los alumnos por no me acuerdo qué y dijo esto, que me quedo grabado: “Nunca porfiéis en afirmar algo si no sabéis de ese tema al menos diez veces más de lo que decís”. Aplícate el cuento, amigo, deja de andar por berenjenales y pon los pies en el suelo y así no meterás la pata hasta el corvejón.