Categorías
Ahorro energético Consumo eléctrico Electrodomésticos Nociones elementales de electricidad Pequeño electrodoméstico Publicidad engañosa Secadoras

Secar la ropa mediante tendederos eléctricos: ¿Ahorro energético?

He leído un artículo que me ha llamado la atención. Trata de los tendederos para secar la ropa y su autora asegura que este tipo de tendederos tiene ventajas y produce un ahorro energético, sustituyendo a los electrodomésticos llamados secadoras, que son los más habituales para ESTA FUNCIÓN DE SECADO. 

Vamos a analizar qué es un secadero eléctrico, cómo funciona y si es realmente interesante para el ahorro energético, en comparación c on las secadoras de ropa habituales.

Veamos la Tabla de Contenidos de este artículo.

1.- Si no tenemos secadora, ¿Cómo podemos secar la ropa?

2.- ¿Cuánto vale una secadora de ropa?

3.- ¿Cuánto consume una secadora de ropa?

4.- Un tendedero eléctrico ¿Consumen menos electricidad?

Como siempre los textos copiados irán en letra cursiva y los propios irán con letra normal. Comencemos.

1.- Si no tenemos secadora, ¿Cómo podemos secar la ropa?

Veamos lo que dice sobre el particular la experta autora del citado artículo:

“Secar la ropa luego de lavarla es un proceso que siempre tiene algún enemigo. Sobre todo el clima, la lluvia sin duda puede habernos causado más de un dolor de cabeza. Incluso existe un caso peor: lamentablemente algunos pisos fueron diseñados realmente sin pensar en las necesidades básicas de las personas que allí vivirían. Por ejemplo, no tienen el espacio para un tendedero exterior.

Sea cual fuere el caso, la ropa acumulada es una auténtica molestia y llena de humedad nuestro hogar. Ante este panorama,tenemos una solución realmente diferente y que te ayudará mucho. Se trata de un electrodoméstico que seque la ropa.

Afortunadamente, no solo tienes la opción de la tradicional secadora. En esta oportunidad te hablaremos de los tendederos eléctricos. ¿Alguna vez has escuchado de ellos? Lo cierto es que existen, y ahora te contaremos algunas de sus ventajas”.

 

2.- ¿Cuánto vale una secadora de ropa?

La autora dice que el precio de una secadora ronda los 300 €

“…Puede que en la mayoría de los casos las mejores soluciones para secar la ropa requiera que abras tu bolsillo. Las secadoras de una calidad decente tienen un precio sobre los 300 euros. El costo no baja de esta cifra, ni siquiera en los equipos que consumen poca electricidad, ni siquiera los de gama baja.

En ese sentido, los tendederos eléctricos son una solución. Sus precios son más bajos, entre 30 y 50 euros. Todo depende, como en casi todos los casos, del tamaño y la calidad.”

 

3.- ¿Cuánto consume una secadora de ropa?

En esta información donde aparecen los consumos de energía eléctrica de las secadoras de ropa (TARJETA DE EFICIENCIA ENERGÉTICA) aparecen todos los datos de las secadoras en función de su clasificación energética, que van desde el tipo A hasta el tipo A+++, como más eficiente.

En este último, el más eficiente, el consumo anual de esas secadoras es de 65 kWh al año. Para el tipo A, como menos eficientes, su consumo sería de 163 kWh al año.

En ambos casos la cantidad de ropa a introducir en el bombo de la secadora es de hasta 9 kilos de ropa, por lo que puede secarse, de una sola carga, la colada total.

Si trasladamos a costes de electricidad ambos consumos tendremos:

Coste anual de 220 secados al año con eficiencia A, sería 163 kW x 0,22 € al año = 35,86 € al año

– Coste anual de 220 secados al año con eficiencia A+++, sería 65 kW x 0,22 € al año = 14,3 € al año

Como habréis visto, en ambos casos el número de secados es el estándar para estos cálculos, y para valorar el consumo de lavadoras y secadoras respecto a su eficiencia energética, que en ambos casos se calcula sobre 220 operaciones al año.

4.- Un tendedero eléctrico ¿Consumen menos electricidad?

La autora dice que si no tienes secadora y no puedes tender al aire libre, tienes la solución de poner un tendedero eléctrico, que gasta muy pocos vatios y además es barato.

“Cuán importante es este particular. Sobre todo si quieres ahorrar algunos euros en lo que al consumo eléctrico se refiere. Algunos análisis demuestran que un tendedero eléctrico gasta lo mismo que una bombilla: 100 vatios. Por otro lado, las secadoras tradicionales demandan entre los 1600 y 2500 vatios, algo que de seguro de nota en tu factura al final del mes.”

Según la autora, “su” tendedero eléctrico consume como una bombilla de 100 W. Veamos entonces los cálculos resultantes. Supongamos que llena su tendedero eléctrico con ropa. No sabemos cuanta ropa cabe, pero es seguro que no llegaría a los 9 kilos de ropa seca de la secadora.

Sigamos. Para obtener un buen secado de la ropa que ponga en su tendedero necesitará tener en funcionamiento varias horas el artilugio, vamos a suponer que lo deja puesto por la mañana y al volver a casa después del trabajo, la ropa está seca, pues ha estado secándose 10 horas.  El consumo eléctrico habrá sido de 100 vatios de potencia x tiempo, o sea 10 horas, por lo que la fórmula sería

100 w de potencia x 10 horas de funcionamiento = 1.000 W por hora, o lo que es lo mismo, UN KILOVATIO por hora.

Como el KWhora nos cuesta  0,22 €, el coste de cada secado sería:

1 kWh x 0,22 € = 0,22 € cada secado. Al año, como se hacen 220 secados, tendremos:

 0,22 € por secado x 220 secados = 48,4 € de consumo anual.

Por consiguiente si el tendedero eléctrico nos cuesta de consumo al año 48,4 € y el consumo de la secadora nos costaba 14,3 € al año y en el peor de los casos 35,86 € al año, perdemos 12,54 € al año.

O sea que el BARATO tendedero consume más que la sofisticada y eficiente secadora, que según la autora “consumía” SOLO 100 vatios. resulta que la autora nos quería dar explicaciones para ahorrar, que no sabía. Ella solo veía la POTENCIA de la secadora, que según dice

“Algunos análisis demuestran que un tendedero eléctrico gasta lo mismo que una bombilla: 100 vatios. Por otro lado, las secadoras tradicionales demandan entre los 1600 y 2500 vatios, algo que de seguro de nota en tu factura al final del mes.”

Como puede verse, no da pié con bola, hablando de que «las secadoras demandan” entre 1.600 y 2.500 vatios…”y su tendedero eléctrico solo demanda 100 vatios.

Esto demuestra que la autora no tiene ni idea de lo que dice, ya que las sacadoras rondan siempre los 4 kW, y para que ella lo entienda, los 4.000 vatios. Y es que desconoce la más elemental regla de la electricidad: que una cosa es la potencia y otra muy distinta el consumo. Para ella solo cuentan los vatios o los kilovatios, desconociendo que esa no es la medida del consumo.

La potencia de un aparato, en este caso, la secadora, es la capacidad de absorber energía, y el consumo es la potencia multiplicada por el tiempo, hablando con palabras sencillas.

Eso se ha demostrado en lo explicado anteriormente. Una secadora de una potencia de 4 kW, puede consumir en un lavado 4 kWh (kilovatios a la hora) o  cualquier otro consumo, inferior o superior a los 4 kilovatios, dependiendo del tiempo durante el que funcione. De ahí los cálculos anteriores que he elaborado.

La ausencia de estos conocimientos hace que sus explicaciones no vayan a otra parte que no sea la mera confusión. No se puede aconsejar cuando no se conoce el tema, porque eso lleva, inefectivamente a errar  y, aunque sea de buena fe, engañar y confundir a los lectores.

 

Este artículo acaba aquí. Se ha publicado el lunes dia 4 de junio de 2018. El siguiente lunes, día 11 de junio se publicara el siguiente, como vengo haciendo los lunes de cada semana. Gracias por vuestra atención.

Categorías
Nociones elementales de electricidad

Consumo de los electrodomésticos: la frecuente confusión entre potencia y energía, entre los kW y los kWh

 

MARÍA, una lectora del blog me ha dejado un comentario en mi artículo ¿Hay termos eléctricos que consumen menos que otros?” donde explica que ha ido a comprar un termo y el vendedor le ha aconsejado uno que tiene dos resistencias, de 800 W cada una, “…dice el vendedor que si solo conecto una, estaría en el modo ecológico que consume menos…” y añade: “Entonces ¿Es cierto lo que me dijo o es solo una estrategia de marketing?”.  Voy a contestar a MARÍA, pero antes veamos el comentario completo:

maria11 de noviembre de 2014, 10:51

Buenos días Antonio

Me compre una casa hace poco y estoy intentando comprar los electrodomésticos lo mejor que pueda para que me duren tiempo, me gusta mucho leer este blog porque me ayuda a entender ciertas cosas aunque en otros puntos me pierdo un poco.

En este artículo dices que aunque un termo tenga menos potencia que el otro gastar igual porque invierte más tiempo en calentar el agua, pero en una de las tiendas a las que fui me ofrecen un termo centro modelo baltico con dos resistencias de 800W cada una y me dice el vendedor que si solo conecto una, estaría en el modo ecologico que consume menos. Entonces es cierto lo que me dijo o es solo una estrategia de marketing? muchísimas gracias”

Lo siento, MARÍA, pero tengo que decirte que ese vendedor te está liando. Puede ser por ignorancia, en cuyo caso no debería estar cara al público vendiendo-aconsejando a los clientes o bien se trata de un “espabilado” que sí sabe perfectamente la barbaridad que dice, pero le interesa “venderte” ese modelo de termo.
 
Pues NI CASO. Lo voy a explicar para que, si quieres, le puedas dar una lección a ese aprovechado. La medida del consumo electrónico es el kilovatio x hora. Por ejemplo, si la potencia del termo fuera de 1.000 vatios, temiéndolo conectado, calentando durante una hora, consumiría 1 kW x1 hora = 1 kWh. Si el calefactor tuviera una potencia de la mitad del anterior, o sea, 500 W (0,5 kW), para llegar a la misma temperatura que el anterior necesitaría el doble de tiempo, o sea 0,5 kW x 2 horas = 1 kWh.
En tu caso, si conectas solo una resistencia de 800 W, y para alcanzar la temperatura que pones en el termostato te tardara, por ejemplo, 4 horas. La energía eléctrica consumida sería de 0,8 kW x 4 horas = 3,2 kWh.
Si pones las dos resistencias, la potencia total será de 0.800 + 0,800 = 1.600 W, o sea, 1,6 kW. Si queremos saber el consumo en esas 2 horas que tardará en alcanzar la misma temperatura del agua, será en este caso: 1,6 kW de potencia x 2 horas = 3,2 kWh. Exactamente igual que en el primer caso, con una sola resistencia, pero ahora tardando la mitad del tiempo en desconectarse el termo por corte del termostato al llegar a la temperatura programada.
Te pongo otro ejemplo más fácil: supongamos que en tu casa tienes dos grifos en la tubería del agua, uno de ellos tiene un paso de agua de 5 litros por minuto, y el otro grifo tiene un caudal de agua de 10 litros por minuto. Si llenas un cubo en el segundo grifo, te tardara en llenarla los10 litros de capacidad, un minuto. Pero si lo haces con el grifo de paso más reducido, que solo da un caudal de 5 litros, te tardará el doble en llenar el mismo cubo, o sea, dos minutosPero en ambos casos has gastado la misma cantidad de agua: llenar el mismo cubo con 10 litros de agua.
Por lo tanto dile al vendedor (si quieres) que no te engañe, que con una resistencia o con dos te gastará lo mismo para llevar el agua a la temperatura seleccionada, pero con una sola resistencia tardarás el doble que con las dos. Y lo que tú pagas a la compañía eléctrica es el consumo de energía, o sea, 3,2 kWh. Si el precio te resulta a 0,19 € el kWh, te costará calentar el agua del termo 3,2 kWh x 0,19 € = 0,60 €, o sea, 60 céntimos de euro en ambos casos.
En cuanto al cuento del vendedor de que “…el modo ecológico que consume menos…” o no sabe lo que dice o lo sabe “demasiado bien”. Por consiguiente tu pregunta “…Entonces ¿Es cierto lo que me dijo o es solo una estrategia de marketing?». Pues no lo era, MARÍA, no era una estrategia de marketing sino simple y llanamente UN ENGAÑO, sea por ignorancia, sea por internes en venderte ese aparato.
Este mismo engaño o ignorancia se repite muchas veces, más de las deseables, en la publicidad de aparatos eléctricos “milagreros” que consumen menos (dicen) cuando la verdad es que todos los aparatos que tienen la misma potencia consumen igual, en el mismo tiempo de funcionamiento.. Y el consumo es directamente proporcional a la potencia. No hay que olvidar que la POTENCIA no indica consumo de energía. El consumo es la potencia multiplicada por el tiempo, y en el caso de la electricidad, los kW multiplicados por el tiempo en horas, nos da el consumo en kWh, que es lo que pagamos. Como puede verse, la potencia se expresa en vatios (W) o en kilovatios (kW) y en cambio el consumo se expresa en kilovatios por horas (kWh), que es lo que encontramos en la factura de la luz.
Es conveniente conocer la diferencia entre potencia y energía consumida. En numerosas ocasiones recibo comentarios en el blog donde se ve claramente que se confunden ambos términos. Quien no lo tenga claro, que insista en volver a leer este artículo y evitará que le intenten engañar, como en el ejemplo de MARÍA y tenerlo en cuenta al comprar un electrodoméstico o cualquier aparato eléctrico.
Categorías
Ahorro energético Nociones elementales de electricidad

Cómo comprobar si el contador de la luz funciona correctamente

Un lector del blog me dejó un comentario (que no he podido relocalizar) hará dos meses, preguntando si había alguna manera de comprobar si su contador de la luz funciona correctamente. Como de contadores no entiendo, le pedí ayuda a mi amigo el ingeniero sevillano ANTONIO MORENO ALFARO, súper especialista en contadores y dedicado durante los últimos 20 años a descubrir y denunciar los desmanes de las Compañías Eléctricas. Esto fué en Agosto, pero él estaba fuera de España. Luego llegó Septiembre con mi intervención quirúrgica, y hace un par de semanas me reenvió un texto explicando cómo comprobar el contador. Os lo traslado a continuación íntegramente.

“Estimado lector: Si duda de la fiabilidad del contador con el que le factura la compañía eléctrica y está interesado en comprobar si los kWh registrados por dicho contador son los realmente consumidos por usted, le interesa leer lo expuesto a continuación.

En una vivienda normal, en la que la instalación eléctrica es monofásica (fase + neutro) y el coseno es prácticamente 1, la potencia conectada y la energía consumida son las siguientes:

Potencia conectada (kW)= Tensión de red (Voltios) x Intensidad (Amperios) Energía consumida (kWh)= Potencia conectada (kW) x Tiempo (horas)= Tensión de red (Voltios) x Intensidad (Amperios) x Tiempo (horas)

Conforme a lo establecido en el artículo 104.3 del Real Decreto 1955/2000, “los límites máximos de variación de la tensión de alimentación a los consumidores finales serán de ± 7% de la tensión de alimentación declarada. 

Dado que la tensión declarada (tensión normalizada) entre fase y neutro es 230 voltios, la tensión de red puede variar entre los siguientes valores:

Tensión máxima= 230 x (1 + 0,07)= 246,1 Voltios
Tensión mínima= 230 x (1 – 0,07)= 213,9 Voltios

Los puntos a tener en cuenta en la elección del contador con el que comprobaremos si el contador con el nos factura la compañía eléctrica funciona correctamente son los cinco siguientes (en adelante, para simplificar, al contador utilizado para realizar la comprobación le llamaré contador patrón):

Primer punto: El primer y principal punto a tener en cuenta al elegir el contador patrón es la capacidad de medir el valor instantáneo de la tensión de red.

Puesto que la tensión de red no es un valor constante (varía entre 213,9 y 246,1 Voltios) y es uno de los parámetros que intervienen en el cálculo de la energía consumida, para medir correctamente ésta debemos elegir un contador patrón que sea capaz de medir el valor instantáneo de dicha tensión.

Esta exigencia deja fuera de la elección aquellos contadores en los que el valor de la tensión es fijo, sea por defecto (normalmente, 240 Voltios) o seleccionado manualmente por el usuario, como es el caso de los conocidos popularmente como “contadores instantáneos de electricidad” (ver documento 1).

Segundo punto: El segundo punto a tener en cuenta es la precisión.
La precisión de un contador, denominada clase, es un número que indica el porcentaje de error en todo el campo de medida.

Por ejemplo, un contador de clase 2 es un contador cuyo error de medida es ± 2% en todo el campo de medida.

Los contadores electromecánicos domésticos son de clase 2 y los telegestionables, que son los que están sustituyendo a los electromecánicos, son de clase 1.

El contador patrón debe tener, como mínimo, la clase del contador con el que nos factura la compañía eléctrica. Por tanto, dado que a finales de 2018 todos los contadores electromecánicos habrán sido sustituidos por contadores telegestionables, el contador patrón debe ser, como mínimo, de clase 1.

Tercer punto: El tercer punto a tener en cuenta es la intensidad máxima.
La intensidad máxima que debe soportar el contador patrón debe ser igual o superior a la intensidad correspondiente a la potencia contratada.

Dado que el 94% de los usuarios domésticos tiene contratada una potencia igual o inferior a 6,9 kW y que a esta potencia corresponde una intensidad de 30 Amperios a 230 voltios, el contador patrón debe soportar una intensidad máxima de, al menos, 30 Amperios a 230 Voltios.

Cuarto punto: El cuarto punto a tener en cuenta es la facilidad de montaje y conexionado.

Lo ideal es que el contador patrón tenga unas dimensiones normalizadas que permitan instalarlo dentro del cuadro general de distribución de la vivienda y su montaje y conexionado sean fáciles.

Quinto punto: El quinto punto a tener en cuenta es el precio.
RESULTADO DEL ANÁLISIS: Tras analizar las soluciones existentes en el mercado, he llegado a la conclusión de que la solución más aconsejable es elegir un contador electromecánico monofásico de conexión directa a carril DIN, como, por ejemplo, el contador Circutor modelo EMS30-C (ver documento 2 y documento 3).

Con respecto a los cinco puntos antes indicados, las características del contador Circutor EMS30-C son las siguientes:

  • Primer punto: Mide la tensión instantánea de red
  • Segundo punto: Es de clase 1
  • Tercer punto: Soporta una intensidad máxima de 30 Amperios a 230 Voltios, lo que le hace apto para potencias contratadas iguales o inferiores a 6,9 kW a 230 Voltios.
  • Cuarto punto: Tiene las dimensiones de un interruptor automático y, si hay espacio disponible en el cuadro general de distribución, su instalación no lleva más de quince minutos. Atención: No olvide quitar los fusibles del contador de la compañía eléctrica, para trabajar sin tensión.
  •  Quinto punto: Su precio es 45 euros, IVA incluido.

En los 162 días transcurridos entre el 03.04.2014, en que instalé el contador Circutor
EMS30-C en el cuadro general de distribución de mi vivienda, y el 12.09.2014, en que realicé la última comprobación, la diferencia entre lo marcado por el contador de Endesa y lo marcado por el contador EMS30-C es +16,7 kWh, es decir, +1,36%, que es un error inferior al máximo legalmente permitido (ver NOTA), por lo que carece de sentido solicitar la verificación del contador de Endesa.

NOTA: Los errores máximos admisibles en una verificación en laboratorio oficial, con temperatura entre +5 y + 30ºC, son los siguientes:
– Contadores electromecánicos (clase 2): ± 3% en toda la escala de medida (artículo 27.2 del Reglamento de Verificaciones Eléctricas aprobado mediante el Decreto de 12.03.1954)

– Contadores telegestionables (clase 1): ± 2% en toda la escala de medida (tabla 3 de la Orden ITC 3022/2007)

Si me pregunta por qué razón el error máximo permitido en la verificación es superior al error correspondiente a la clase del contador, la respuesta es: Por la misma razón que las compañías eléctricas llevan cobrados más de 11.000 millones de euros por un servicio que no existe debido a que el Gobierno no ha definido en qué consiste dicho servicio (http://estafaluz.com/estafa23.html) y por la misma razón que al menos la mitad de esos 11.000 millones de euros ha sido estafada a través del Boletín Oficial del Estado. 

Dicha razón no es otra que la corrupción institucional.”

Las explicaciones de ANTONIO MORENO ALFARO son diáfanas, pero dudo que un lector sin preparación específica y sin medios pueda hacer en su casa tales verificaciones. En cualquier caso yo me quedo con estas conclusiones  del autor “…, la diferencia entre lo marcado por el contador de Endesa y lo marcado por el contador EMS30-C es +16,7 kWh, es decir, +1,36%, que es un error inferior al máximo legalmente permitido (ver NOTA), por lo que carece de sentido solicitar la verificación del contador de Endesa.”
Por esta experiencia del editor de la web ESTAFALUZ, creo que no es por ahí por donde las eléctricas nos roban. Para informaros, no os perdáis una visita a ESTAFALUZ

Por último, mi agradecimiento por la colaboración, una vez más, de ANTONIO MORENO ALFARO.

Añadido el 24.10.2’014; e.mail recibido hoy de ANTONIO MORENO ALFARO:

Amigo Antonio:

En el comentario que publicaste ayer, Ivan Tgn pregunta dónde podría ver los tres documentos citados en el artículo «Cómo comprobar si el contador de la luz funciona correctamente».

Los tres documentos, sin los cuales el citado artículo está incompleto, iban adjuntos a mi mensaje de 08.10.2014. Si crees oportuno publicarlos, te los adjunto de nuevo, para que te evites la molestia de buscarlos.

Un abrazo.

Categorías
Nociones elementales de electricidad

¿Qué diferencia hay entre la POTENCIA de un aparato eléctrico y la ENERGÍA que consume?

 

Frecuentemente se confunde la POTENCIA de un aparato eléctrico con la ENERGÍA que consume. Los términos son parecidos, de ahí la confusión. La potencia se expresa en vatios (W) y el consumo o ENERGÍA consumida se expresa en Kilovatios.hora (kWh, o lo que es lo mismo, kW x horas). Hoy, aprovechando un comentario de ALBERTO que viene polemizando conmigo sobre este tema, aprovecho para darle la respuesta mediante este artículo en la creencia de que esta información le puede interesar a muchos lectores que no tienen muy claro, y confunden, los términos de POTENCIA y ENERGÍA.

 
El comentario de ALBERTO, que podéis leer completo aquí. dice no estar de acuerdo conmigo porque “…dices (se refiere a mí) “El consumo durante estos dos minutos ha sido de 40 W x 120 seg = 4.800 W x seg” estás multiplicando w/h (la lámpara consume 40 vatios en una hora, o sea, 0,011 vatios en un segundo), por segundos (120). Habría que dividir el resultado entre 3.600 segundos. Los minutos estás pasados a segundos pero no así los vatios/hora a vatios/segundo para hacer el cálculo…”
Insisto: el error de ALBERTO es que no tiene muy claro cómo se mide la energía, y la gran diferencia respecto al término de potencia. Como después explicaré.
Primero veamos lo que es la POTENCIA de un aparato eléctrico. La potencia eléctrica es la cantidad de electricidad que puede llegar a consumir un aparato eléctrico en un tiempo determinado. La unidad elemental de potencia es el vatio (W), Un vatio es la potencia eléctrica producida por una diferencia de potencial de 1 voltio y una corriente eléctrica de 1 amperio. La fórmula de la potencia será pues Amperios x Voltios = Vatios. En el caso de la bombilla a que se refiere ALBERTO, la potencia de 40 W = 230 V x 0,174 A. O lo que es lo mismo: la potencia es la capacidad de producir o consumir energía en un circuito eléctrico. En nuestro caso, el funcionamiento de una bombilla de 40 W de potencia conectada a una tensión eléctrica de 230 V y de un consumo de corriente de 0,174 Amperios.
Fijaros en que en el resultado no se citan en ningún momento unidades de tiempo. Y no se citan porque se pueden emplear las que se quiera. Siempre, naturalmente que en los cñalculos se empleen siempre las mismas unidades. Vamos ahora a ello. Si ese aparato eléctrico (bombilla) de una potencia de 40 W está funcionando durante un segundo, consumirá 40 W – segundo. Y si queremos ponerlo en la unidad habitual, la energía consumida por un aparato eléctrico se mide, normalmente, en vatios-hora (Wh), o en kilovatios-hora (kWh). En nuestro caso, los 40 W-segundo serían 40w x 3600 segundos = 144.000 W-segundo en una hora, que pasado a vatios-hora sería 144.000 Ws / 3600 seg = 40 W-hora (Wh), como era de esperar. Y si queremos expresar la energía consumida en kW-h, la bombilla consumiría, en 1 hora, 40 W / 1.000 = 0,04 kWh.
Como yo hacía los cálculos del consumo apagando la luz al salir, nos hemos ahorrado en esos dos minutos, 4.600 W x seg. Lo que representa un ahorro (al apagar la luz durante esos dos minutos) de 4.800/200 = 24 veces que dejándola encendida. Lo hacía en W-s y los comparaba con el consumo en 2 minutos (120 segundos), por lo que las unidades son homogéneas, y el resultado, igual que si los hubiera transformado en ambos casos, en W-h, ya que al final, el resultado del cálculo, era comparativo entre ambos, o sea, que como decía en mi artículo, “apagando la luz al salir, nos hemos ahorrado en esos dos minutos, 4.600 W x seg. Lo que representa un ahorro (al apagar la luz durante esos dos minutos) de 4.800/200 = 24 veces que dejándola encendida». Lo que ocurre es que esa cifra tan aparentemente alta, en la práctica nos produce un ahorro de 4.600 /3.600 = 1,27 Wh, que transformado en dinero representa 1,27 / 1000 = 0,0127 kWh, que a 0,19 € el kWh representa un ahorro de 0,0127 x 0,19 € el kWh = 0,0024 € en los 2 minutos. O sea, nada de importancia. Pero los números son los números, y si esa situación (apagado de la luz) se hace muchas veces al día, en un año, puede resultar significativa en el aspecto económico.
En realidad este artículo no tenía el objetivo de reafirmar lo dicho en el anterior, sino explicar la diferencia entre potencia y energía, que espero haya quedado bien claro. Podríamos decir, como recordatorio, que la potencia es la capacidad de producir energía, y la energía, es el consumo, o sea lo que pagamos, y que es la potencia multiplicada por el tiempo de funcionamiento del aparato.
Estos conceptos de potencia y energía son válidos en todos los aparatos eléctricos. Lo que sucede es que no siempre es tan fácil aplicar estos conceptos. Por ejemplo, lo explicado y calculado es válido cuando se trata de un consumo de energía constante como es el caso de una bombilla, o una resistencia eléctrica (calefacción eléctrica), donde la potencia multiplicada por el tiempo es el consumo. Sin embargo, en otros electrodomésticos, como pueden ser las lavadoras, frigoríficos, lavavajillas, etc., no siempre la potencia del aparato nos da idea del consumo al multiplicarla por el tiempo de funcionamiento del aparato. En caso de una lavadora, la potencia indicada en su plaquita de características, puede ser 2.200 W pero eso no es constante, pues depende del momento del lavado: si está calentando el agua, el consumo de energia puede ser de 2.200 W, pero si está lavando solo, sin calentar, el consumo de energía puede reducirse a unos cientos de vatios. Igual que en el centrifugado. Por eso no podemos aplicar directamente la formula de ENERGÍA = POTENCIA X TIEMPO, ya que la potencia, en muchos aparatos, es variable, como he dicho, por lo que el consumo en kWh no se puede calcular por el simple producto de potencia por tiempo. Para saber lo que consumen estos aparatos debemos recurrir a la Etiqueta Energética del aparato, donde se nos indica el consumo estándar anual, que sí tiene en cigüeña la diversidad de potencia en cada ciclo de lavado (o del funcionamiento del compresor del frigorífico).
Lo dicho sobre el consumo de un aparato es válido cuando se va a comprar uno nuevo. Si tienes el aparato en casa, es mucho más fácil: en el folleto de instrucciones debe figurar el consumo por ciclo en kWh.
A ROBERTO le agradezco su interés y si prudencia en la profundización en este confuso tema, que me ha dado la oportunidad de aclarar, espero que con éxito, la diferencie entre potencia y energía consumida, que es directamente proporcional en unos aparatos domésticos y en otros no.
Categorías
Nociones elementales de electricidad

¿Qué consume más corriente eléctrica, una bomba de calor o un radiador? pregunta Maxi…

Curiosa pregunta la de MAXI, que me ha dejado el siguiente comentario en este artículo: “le hago una pregunta qué consume más corriente eléctrica una bomba de calor o un radiador eléctrico?». La respuesta, pensarán muchos, es bien fácil: lo que menos consume es la bomba de calor. Otros, más cautos, dirán que depende de la potencia de cada aparato. Y los más enterados dirán: a igualdad de potencia consumen lo mismo. 

Entonces, ¿Dónde está la confusión?, ¿Cuál es la respuesta correcta? Voy a aprovechar esta elemental pregunta para repasar algunos conceptos que quizá algunos no conocen bien y otros los tienen un poco olvidados. Creo que a los que duden les servirá para entender bien y deducir las respuestas para aplicarlas en otros casos.
Hablamos de consumo eléctrico, pero se confunde muchas veces con la potencia. Por ejemplo: un radiador que tenga una potencia de 1.000 W, consumirá más que uno de 500 W EN EL MISMO TIEMPO. Resulta que la potencia de un aparato eléctrico no indica más que su capacidad de producir o consumir energía. Pero eso, el producir o consumir la energía ya no se llama potencia, sino ENERGÍA CONSUMIDA.
Veamos el radiador de 1.000 W, que es la información que dice la plaquita de características. Los 1.000 W no son energía sino POTENCIA. Para consumir energía debemos tenerlo un tiempo funcionando. Si ponemos el radiador de 1.000 W, o lo que es lo mismo, 1 KW, y lo tenemos funcionando durante 1 hora, el consumo será 1 KW por hora, expresándose así: 1 KWh, que será la ENERGÍA consumida. O sea, lo que pagamos a la compañía eléctrica.
Si peinemos el radiador de 500 W, o sea, 0,5 KW y lo tenemos funcionando durante 1 hora, consumiremos una energía de 0,5 KWh, o sea, la mitad del anterior.
Pero si ese mismo radiador de 0,5 KW lo tenemos funcionando 2 horas, su consumo eléctrico, (energía consumida) será de 0,5 x 2 = 1 KWh. ¿Está claro? La conclusión es que la potencia por sí sola no consume energía. Pero en cuanto empieza a funcionar, cada segundo va consumiendo y dependiendo de la duración de la conexión, consumirla más o menos energía.
Volvamos a la pregunta de MAXI: ¿Qué consume más, una bomba de calor o un radiador? Pongamos dos ejemplos. La bomba de calor tiene una potencia de 2 KW. Y el radiador de 1 KW. La bomba de calor consumirla el doble en una hora que el radiador. Pero el versado en estos temas dirá: la bomba de calor consume mucho menos energía que los radiadores eléctricos. Cierto, a IGUALDAD DE POTENCIA, .
Pero la cosa no queda aquí. He dicho antes quien el entendido contestará: consume mucho menos una bomba de calor que un radiador eléctrico. Pues no es así. Consume igual una bomba de calor que tenga una potencia de 1 KW que un radiador que tenga una potencia también de 1 KW. Ambos si funcionan durante 1 hora, consumirán 1 KWh. Exactamente igual…
Entonces os preguntaréis por qué afirmo siempre que la bomba de calor es el sistema de calefacción más económico, cosa que es absolutamente cierta. Pues se trata de conceptos diferentes. Me explicaré. Un radiador eléctrico de resistencia (cualquier tipo) produce una cantidad de calor de 860 Kilocalorías por cada KWh consumido de electricidad. Ese calor va al ambiente para ir elevando la temperatura.
Pero la bomba de calor es un aparato que aprovecha el calor del exterior de la vivienda para “bombearlo” por medio del compresor y “meterlo” dentro de la casa. O sea, el calor lo TOMA gratis del exterior y lo mete en el interior con la ayuda dell compresor. El consumo del compresor es el consumo del aparato. Si la potencia de esa bomba de calor es de 1 KW, en 1 hora consumirla 1 KWh. Pero… ¿Cuánto calor habrá introducido en el interior de la casa? Pues depende de un factor que se llama COP. Si el COP de esa bomba de calor es de 4, por ejemplo, significa que por cada KWh consumido por el aparato, vierte en la habitación el equivalente a 4 veces la energía que consume. En este caso, producirá 4 KWh de calor, o sea, 4 KWh x 860 Kcal. Sería 3,440 Kilocalorías. Por consiguiente, la energía calorífica producida es cuatro veces más que LA ENERGÍA ELÉCTRICA CONSUMIDA.
Espero os hayan quedado claros estos conceptos, pues además de elementales, son absolutamente necesarios para valorar los consumos eléctricos. Y el consumo eléctrico, como ya sabéis, se calcula multiplicando la potencia en KW por el tiempo de funcionamiento expresado en horas. O sea, la energía consumida es E = potencia en KW x horas de funcionamiento = KWh, que es lo que se paga a la compañía eléctrica.
Categorías
Ahorro energético Avances tecnológicos Electrodomésticos Energías Renovables Lavadoras Nociones elementales de electricidad

¿Puede conectarse una lavadora a una instalación solar fotovoltaica?

MIGUEL ÁNGEL ha dejado un interesante comentario-pregunta en mi artículo que seguramente será de utilidad para otros lectores, por lo que la respuesta la convierto en este nuevo artículo. Se trata de su lavadora, que como dice, “… necesito que la potencia no sea muy alta ya que la quiero para una instalación solar fotovoltaica y no puede tener potencias pico muy elevadas…” Vamos pues a estudiar el caso planteado por este lector.

En primer lugar te diré que no es cuestión de suerte el que recibas respuesta por mi parte, ya que cuando se requiere por el tema de la repregunta, siempre procuro responder. Y en tu caso, la pregunta es tan interesante que la publico en esta forma de nuevo artículo para su mayor difusión. Al grano pues.
Veamos la información completa con los datos que aporta nuestro lector: transcribo su artículo íntegro.
Hola Antonio y demás usuarios de este blog

 

Mi nombre es Miguel Angel y mi correo: miguelangelnietobautista@gmail.com
Acabo de conocer este blog y me parece un gran trabajo
Lo encontré buscando información de lavadoras y voy a preguntar a ver si tengo suerte y me pueden responder.

 

Compré una lavadora hace 2 años balay ts 50105 ya que al consultar su placa vi que tenia una potencia máxima de unos 2200w y una resistencia de 1800w y deduje que los otros 400w eran los que usaba la máquina para mover el tambor.

 

Hice este calculo porque necesito que la potencia no sea muy alta ya que la quiero para una instalación solar fotovoltaica y no puede tener potencias pico muy elevadas 

y mi sorpresa se dio cuando no conseguia que funcionase salvo en el programa de lana frio, en el cual el tambor apenas gira (un cuarto de vuelta cada 2 minutos) y que cuando desagua y empieza el centrifugado ya ha perdido suficiente peso y puede con ello. El resultado es que la ropa casi no se lava.

 

 

 

Si utlizo un programa de algodon frio o de sinteticos frio, con un watimetro compruebo que la potencia sube a 850 w pico y un estacionario de unos 700w y mi sistema salta (el inversor se apaga automaticamente)

 

Querria saber si hay datos sobre la potencia electrica requerida por las distintas lavadoras y si conocen alguan cuyo pico no supere los 600w en un programa frio normal.
Un saludo
Muchas graciasSi me pudien responder al mail sería genial, aunque solo fuese para saber que han contestado al comentario.»
Comenzaremos diciendo que la potencia nominal de un aparato es la que puede soportar en condiciones normales de uso, y la potencia real es la que varía en más o en menos de la potencia nominal en función de las cargas de trabajo que se le exija al motor o máquina.
En el caso de las lavadoras prácticamente todas ellas coinciden con las potencias señaladas en la BALAY de Miguel Ángel: resistencia (calefactor) de 1.800 vatios y motor de 400 vatios. Pero el consumo dependerá del trabajo que se le exija en cada momento si se trata de un motor, en el momento del arranque sufre un incremento instantáneo de consumo que puede ser bastante elevado. No así la resistencia del calefactor, que al no ser un motor, el consumo es siempre fijo, en función de su potencia, sin tirones ni en más ni en menos.
En el caso de las lavadoras hemos de saber que en los programas de lavado con temperatura, la resistencia se conecta y al mismo tiempo el motor de lavado va arrancando, girando un corto tiempo, para de nuevo y cambia de sentido de la marcha. Cada vez que arranca en uno u otro sentido se produce un pico de consumo, por lo que el motor produce esos altibajos de consumo respecto a su potencia nominal..
Hay además otras circunstancias que influyen en el consumo. La primera sería la cantidad de ropa que hay que “voltear”, luego, la cantidad de agua que carga la máquina, y por encima de esto, la capacidad del aparato.
Sabéis que las lavadoras tienen unas medidas externas estándar: 60 cms. de ancho por 60 cms. de `profundidad, lo que condiciona el espacio disponible para la carga de ropa. Resulta que dentro del mueble va la cuba de la máquina, y a la vez, dentro de ella gira el tambor o bombo con la ropa dentro. Limitado el espacio del tambor a las dimensiones fijas del mueble, y teniendo en cuenta las oscilaciones, especialmente en el arranque, que se producen cuando arranca el motor en el centrifugado, las oscilaciones de la cuba dentro de su ubicación, cargada con agua y con ropa. Pueden ser bruscas, por lo que hay que calcular muy bien la suspensión y amortigüación de la cuba para soportar ese arranque y no golpear contra el mueble. Eso estuvo limitando la velocidad de centrifugado y de la propia carga de ropa durante muchos años a los 5 Kg tradicionales de carga de ropa. En esa época las revoluciones del centrifugado (r.p.m.) no pasaban de 800.
Resuelta que se empezó a aplicar el motor de corriente continua en las lavadoras, lo que lleva consigo que en el principio del centrifugado, en el momento del arranque, no existen apenas oscilaciones bruscas por la redistribución de la ropa por la superficie del tambor, ya que con este tipo de motores se puede arrancar a muy baja velocidad, con lo que no existe tirón de arranque de entrada, permitiendo por tanto más carga de ropa y una distribución da la misma más regular.
De ahí se pasó a lavadoras con más de 5 kg. De ropa, llegando hasta los 8 y hasta 9 kilos, cosa impensable cuando se movía el tambor con una velocidad fija y un arranque brusco, que hubiera hecho golpear la cuba sobre el mueble.
Por consiguiente, en las lavadoras de más capacidad de 5 kg. , los motores son normalmente de corriente continua, iniciando el giro a baja velocidad, que distribuye la ropa de manera uniforme, sin golpeteos de la cuba sobre el mueble.
Pero cuanto más grande se hace el dinámetro de la cubra (mejor dicho, del tambor que va en su interior y que es el contenedor de la ropa), más esfuerzo se requiere del motor, sea en el lavado, sea en el centrifugado. En el lavado es evidente que con más carga de ropa y con más diámetro del tambor, el trabajo realizado por el tambor requiere de una mayor potencia que en un tambor de 5 kg., por lo que automáticamente se eleva la el consumo del motor.
Respecto al centrifugado, ocurre lo mismo: a mayor diámetro, más potencia se necesita para hacer girar el bombo dentro de la cuba. Tengamos en cuenta que el «momento de inercia» (fuerza necesaria para hacer girar el bombo) es directamente proporcional al cuadrado del radio, o sea que si en una lavadora de 5 kg, el radio del bombo fuera, por ejemplo de 20 cms, al pasar a ser de 25 cms de radio, la fuerza necesaria para mover el tambor con la misma ropa y agua pasaría a ser el 50 % mayor.
Port lo tanto, la potencia nominal de un motor se ve afectada siempre por la potencia real necesaria para efectuar el trabajo, especialmente en el momento del arranque, teniendo en cuenta en este caso la carga de ropa, la velocidad y el radio del bombo .
Eso nos lleva a que en cada caso, carga de ropa y velocidad de centrifugado, la potencia no se corresponda a la nominal. Si además incluimos los respectivos “tirones de arranque».
Llegado a este punto he de decirte también que las lavadoras, por lo general, tienen todas la misma potencia de calefacción y consumos parecidos en los motores, siempre en función de la carga, velocidad de centrifugado y carga de ropa y agua. Por lo tanto, no se puede hacer un cálculo tan sencillo como que la resistencia consume 1.800 vatios y el motor 400 vatios. Prueba de ello es que te ha saltado el limitador. Y ese mismo caso te sucederá con cualquier otra lavadora, pues los diámetro del bombo y las cargas son similares.
Lamento mucho haber llegado a esta conclusión: tu lavadora (ni ninguna otra) no puede funcionar normalmente con la potencia de tu instalación solar fotovoltaica, que según dices, se desconecta a los 850 vatios de potencia.
Categorías
Abusos compañías eléctricas Ahorro energético Estafas Nociones elementales de electricidad

Carta abierta a Antonio Moreno Alfaro (Web ESTAFALUZ) sobre la Tarifa de Discriminación Horaria

 

Este artículo se lo dedico a mi amigo Antonio Moreno Alfaro, editor de la Web ESTAFALUZ, a quien he citado en algunas ocasiones en este blog. Lo hago en forma de “carta abierta” a modo de respuesta a su correo sobre mi primer artículo sobre “Cómo puedo calcular si me interesa contratar la tarifa de Discriminación Horaria para mi casa”. Con esta carta abierta quiero poner a disposición de todos los lectores un medio rápido y sencillo para saber, si ya tienen esa tarifa, si les interesa o no, y cuánto se pueden ahorrar. 

 
Comenzaré diciendo que es la primera vez que utilizo esta forma (carta abiertapara escribir un artículo. Lo hago tomando una de las acepciones que define a esa modalidad de comunicación “Atraer la opinión pública sobre un tema, promoviendo acciones”. 
 
Pero antes creo que debo transcribir el correo recibido de Antonio Moreno, que dice así: 

«Amigo:  

Nuevamente, muchas gracias por difundir mi página web.

Estás realizando una labor encomiable. Ojalá hubiera más personas como tú, dispuestas a ayudar altruistamente a la sociedad.

Has tocado un tema (el de la rentabilidad de la tarifa con discriminación horaria) sobre el que he recibido y recibo decenas de consultas. Quienes tienen tarifa sin discriminación horaria me preguntan a partir de qué consumo valle es más rentable la tarifa con discriminación horaria y quienes tienen tarifa con discriminación horaria me adjuntan una factura y me preguntan si con los consumos punta y valle indicados en la misma es rentable dicha tarifa.

Con objeto de atender lo mejor y más rápidamente las consultas, diseñé la hoja de cálculo que te adjunto, en la cual las únicas celdas modificables son las que contienen los precios publicados en el BOE (coloreados en azul) y los kWh punta y valle indicados en la factura a analizar (coloreados en rojo). Las restantes celdas están protegidas y, por tanto, no son modificables.

Como puedes comprobar, la hoja suministra a) los porcentajes de kWh punta y kWh valle para los cuales, con unos determinados precios, el costo con la tarifa sin discriminación horaria es idéntico al costo con la tarifa con discriminación horaria y b) la diferencia entre ambos costos, considerando los kWh punta y los kWh valle indicados en la factura analizada.

Por supuesto, puedes publicar en tu blog la hoja de cálculo, pero con una condición: no digas que la he diseñado yo. Si no respetas esta condición, te denuncio ante la Agencia de Propiedad Intelectual.
No tienes que agradecerme nada, pues te mereces toda la ayuda del mundo.

Un fuerte abrazo” 

Así pues, apreciados lectores, quiero contestar a mi amigo Antonio Moreno Alfaro esta carta que, como es abierta, la hago pública en este acto.
Apreciado amigo Antonio (Moreno):
Decía yo en mi primer artículo sobre el tema que no había encontrado en internet (en las primeras páginas) nadie que explicara y calculara qué porcentajes deben cumplirse entre consumos en horas valle y en horas punta en la tarifa de discriminación horaria (TDH) respecto a la tarifa normal (TN) para equilibrar los costes entre una y otra, pues conociendo esa proporción, podemos saber si vamos a ganar o a perder si pasamos de una a otra tarifa.
Y resulta que, como no podía ser de otra manera, me sales tú diciéndome que recibes muchas consultas sobre el tema y que has elaborado una HOJA de CÁLCULO donde solo cambiando las cifras en rojo y en azul, se calculan automáticamente los porcentajes. Y es que, amigo Antonio, estás en todos los “fregados“ de las compañías eléctricas.
Voy a ir por orden, comentando tu correo.
Me das las gracias por difundir tu Web. ¿Has pensado los beneficios que pueden obtener los lectores de este blog conociendo lo que llevas escrito sobre las tropelías, engaños y estafas de las compañías de la luz?; que pueden reclamar los abusos recurriendo, mediante tus elaboradas y fáciles de cumplimentar, plantillas de reclamación? Que cualquiera que desee conocer el robo sistemático de las Eléctricas (con la connivencia de gobiernos y judicatura) donde mejor lo vería y entenderla es en tu blog? Entonces, amigo Antonio, ¿Quién debe agradecer sino yo, en mi nombre y en de de mis lectores tu esfuerzo y trabajo de más de ¡dieciocho años! de lucha contra las estafas de las Eléctricas? Pues claro que procuraré airear tu trabajo. Con ello hago una labor de información a los consumidores… ¿O no es tuya aquella coletilla ”Combata la corrupción difundiendo estafaluz Pues eso hago, amigo mío, combatir la corrupción difundiendo tu Web. 
Sobre la siguiente frase tuya , donde me dices a mí “Estás realizando una labor encomiable. Ojalá hubiera más personas como tú, dispuestas a ayudar altruistamente a la sociedad.” Pues sí, amigo Antonio, hay muchas personas, y te pongo a ti en primera línea. Yo llevo dos años y medio intentando luchar contra la publicidad engañosa, las mentiras y las leyendas urbanas, principalmente sobre electrodomésticos, electricidad, eficiencia energética, etc. Pero tú, amigo Antonio, llevas más de 18 AÑOS luchando contra el cártel de las eléctricas. O sea que soy todavía un aprendiz ante tu trabajo.
He revisado tus cálculos sobre los porcentajes de las tarifas valle y punta. Hay pequeñas diferencias con los míos. Veamos esas diferencias:
Coste KWH en los diferentes horarios 
Tarifa normal, 0,150938 € (tu tomas 6 decimales) yo tomo solo dos 0,15 € para simplificar los cálculos).
Tarifa horas valle, 0,063770 (tu tomas 6 decimales) yo tomo solo dos 0,06 €, como decía antes, para simplificar los cálculos).
Tarifa horas punta, 0,183228 € (tu tomas 6 decimales) yo tomo solo dos 0,18 € para simplificar esos cálculos.
La diferencia al tomar dos decimales o seis produce que a ti te salgan, para el equilibrio de costes en horas de tarifa normal y las de TDH los porcentajes de 27,03 en horas valle (a mí, 25) y 72,97 en horas punta (a mí, 75). Esa diferencia, redondeando, es de dos puntos, producidos por la diferencia entre tomar seis decimales ó solo dos.
No me extraña que tu mentalidad técnica (ingeniero) sea rigurosa y tomes los 6 decimales. Pero yo, amigo mío, tamién con la misma mentalidad, al comenzar este blog decidí explicar con la mayor sencillez posible todos los cálculos que hiciera, para que pudiera seguirme la inmensa mayoría de los lectores y además entendieran lo que exponía… Por lo tanto, como habrás visto en mis artículos sobre este tema, no iba a arrastrar con seis decimales calculando aquí y allá. Al fin y al cabo, los dos puntos de diferencia no son significativos a la hora de evaluar si interesa una u otra tarifa. Y más en tu caso, que has transformado la aplicación a hoja de cálculo por lo que los interesados solo deberán poner en las zonas rojas y azules, las cantidades que lean en sus facturas. Con eso, tal como explicas, podrán saber cuánto han ahorrado (o pagado de más) tanto con los costes base (que son mis cálculos) como con impuestos añadidos, que da también tu Hoja de Cálculo. 
Ahora me referiré ahora a tu frase “Por supuesto, puedes publicar en tu blog la hoja de cálculo, pero con una condición: no digas que la he diseñado yo. Si no respetas esta condición, te denuncio ante la Agencia de Propiedad Intelectual.” 
Te diré, amigo Antonio, que voy a publicar tu hoja de cálculo, pues me parece una aportación interesante para aquellos que, habiendo pasado a la tarifa de discriminación horaria, con la factura de la luz en la mano, pueden poner los datos de consumo y les sale automáticamente si es rentable y cuanto. Y eso deben hacerlo en época de frío y de calor, pues en cada estación del año varían los consumos mensuales por calefacción o por aire acondicionado. Por lo tanto la herramienta que les facilitas es muy útil y cómoda.
Lo que no estoy dispuesto a hacer es publicar tu trabajo y no decir que es tuyo. A pesar de la broma de fina ironía sevillana que añades con eso de que si no cumplo me denunciarás a esa supuesta agencia…Sabes, amigo Antonio, que nunca me atribuiré la autoría de un trabajo que no fuera mío, incñluso con tu permiso, como haces en este caso.
Recibe un fuerte abrazo de tu amigo.

Aquí acaba mi «carta abierta» Ahora, apreciados lectores, os pongo el enlace para que podáis acceder a la Hoja de Cálculo de nuestro amigo Antonio Moreno Alfaro.

«
Abrir como hoja de cálculo de Google  
   Si tienes problemas para abrirla, pulsa AQUÍ  ¡Espera!
 
LEE ANTES LO QUE SIGUE:
 

He tenido muchos problemas para abrir esta Hoja de cálculo. Por fin y  después de muchas pruebas (no soy experto en informática), un lector,  CARLOS,  nos ha dado la solución: ver el texto del e. Mail que me ha enviado, donde explica cómo hacerlo. Con las instrucciones que da, podéis ir ya a pulsar arriba, donde dice AQUÍ, y seguir las instrucciones de CARLOS, a quien agradezco enormemente su colaboración y ayuda.

¡¡¡POR FIN FUNCIONA!!!
No sé si te habrá servido mi correo anterior, pero al fin he podidodescargarlo y que funcione.
He usado el segundo enlace el que pone:
Si tienes problemas para abrirla, pulsa AQUÍ
La hoja se abre y no deja modificarla pero si le das a Archivo =>Descargar como => Microsoft Excel  te permite guardarla y al abrirla¡¡¡FUNCIONA!!!
Espero que te sirva de ayuda para indicárselo a otros.
Un saludo»
Carlos

Categorías
Abusos compañías eléctricas Ahorro energético Estafas Nociones elementales de electricidad

¿Cómo puedo calcular si me interesa la TARIFA DE DISCRIMINACIÓN HORARIA para mi casa? (II)

En mi artículo anterior sobre este mismo tema: ¿Cómo puedo calcular si me Interesa la TARIFA DE DISCRIMINACIÓN HORARIA para mi casa?, parte primera, llegábamos a la conclusión que para que resulte interesante cambiarse a la Tarifa de Discriminación Horaria) era necesario que los consumos eléctricos mensuales pudieran realizarse por debajo de un 75 % de horas punta (caras) y más de un 25 % en horas valle (baratas). El equilibrio entre el coste de la tarifa normal (TN) y el de discriminación horaria (TDH) se conseguía con el 75 % y 25 % (cara y barata). Pero quedó por determinar en ese primer artículo la distribución de los consumos de los aparatos, pata hacerlos funcionar en horas de TN y de TDH en proporciones de ahorro económico. Hoy vamos a ver los consumos de los aparatos domésticos y su posible distribución en el tiempo. 

Primero vamos a determinar qué aparatos vamos a considerar por ser lo habitual en las casas. Trataremos pues de los consumos de lavadoras, lavavajillas, frigoríficos, secadoras, microondas, hornos, cocinas o placas de cocción, televisores, aire acondicionado, calefacción, termo, etc.
Iré describiendo cada aparato y despumes haremos una tabla de consumos.
Normalmente la energía consumida (KWh) por un aparato electrodoméstico se calcula partiendo de la potencia en vatios, que figura en la plaquita de características, multiplicada por el tiempo en horas de funcionamiento. Por ejemplo: un radiador eléctrico que nos diga en la plaquita que su potencia es de 1.500 vatios, que son 1,5 KW, si lo tenemos funcionando 2 horas, consumirá 1,5 KW x 2 horas = 3 KWh. Vayamos pues calculando los diferentes aparatos.
LAVADORA.- En su plaquita podemos ver una potencia de 2.200 vatios, pero en este caso no nos vale, pues como tiene diferentes ciclos, con tiempos distintos, unas veces consume poco (bomba de vaciado) y otras consume a tope (lavado + calentamiento del agua). Por lo tanto hemos de tomar un promedio aproximado por lavado completo. Tomaremos un consumo de 1 KWh por lavado. Si la lavadora es antigua (unos 15 años), tomaremos 2 KWh y si tiene más de 15 años, tomaremos 2,5 KWh. Todo ello en función aproximada de su eficiencia energética estimada por años de fabricación. Multiplicaremos los KWh consumidos en un lavado por los 30 días del mes y tendremos 1 x 30 = 30 KWh al mes (o más si el aparto tiene varios años, como he dicho que se calcule)
LAVAVAJILLAS.- Igual que en la lavadora, hay que calcular el consumo (KWh) no por la potencia de la plaquita de características, que puede ser de 2.200 vatios, sino por el consumo de 1 ciclo completo de lavado. Tomaremos 0,9 KWh si es actual, 2 KWh si tiene entre 10 y 15 años y 2,5 si tiene más de 15 años. Tomaremos para el cálculo ménsual 1 KWh por ciclo al día, por lo que al mes serán 30 KWh (o más, según se ha explicado)
FRIGORÍFICO (COMBI).- Tomaremos 170 KWh al año si es actual, 350 KWh si es de hace 10 años y 600 KWh si es de más de 15 años. Al mes serían 170 / 12 = 15 KWh (o más, según se ha explicado)
SECADORA.- Tomaremos la energía promediada consumida en 1 ciclo normal de secado, de 3 KWh. Supongamos que hacernos 1 secado al día. Al mes la energía consumida seria de 3 KWh x 30 días = 90 KWh
TERMO ELÉCTRICO.- Podemos calcular, con un consumo de agua caliente de 70 litros/día, un consumo de 4 KWh al día (ver mi artículo.) La potencia de la resistencia del termo es de unos 1.500 vatios. Al mes consumiríamos 4 KWh x 30 = 120 KWh 
HORNO.- Vemos la plaquita y su potencia es de 2.000 vatios. Cada hora de funcionamiento consumirla 2 KW x 1 hora = 2 KWh. Si lo usamos 10 veces al mes, consumirá 10 x 2 KWh = 20 KWh
ENCIMERA ELÉCTRICA O VITROCERÁMICA.- Supongamos quien usamos un fuego de 2.000 vatios durante 1 hora, 2 veces al día (comida y cena). El consumo al día sería 4 KWh y al mes, 120 KWh
LUCES.- Supongamos que tenemos 15 puntos de luz en la casa y que son todos bombillas de bajo consumo de unos 20 vatios cada una, y que tenemos entre todas, 5 horas encendidas al día. Sería un consumo de 0,020 KW x 15 x 5 = 1,5 KWh al día. Al mes: 45 KWh
MICROONDAS.- Su potencia acostumbra ser de 750 Vatios, pero el tiempo de funcionamiento es de minutos para calentar, por lo que su consumo no es significativo. Solo sería en caso de utilizarlo normalmente como horno para cocinar, y aun así no vale la pena contarlo.
TELEVISOR/ES.- Un televisor LCD de 32 “puede consumir 150 vatios. En cinco horas al día consumiría 0,150 x 5 = 0,75 KWh y al mes, 23 KWh. Cada uno deberá ver en la plaquita de características del televisor (o de varios, si los tiene) qué potencia indican y calcular el consumo mensual como se ha hecho aquí.
CALEFACCIÓN.- Supongamos que es eléctrica, y tenemos 4 aparatos de 1.000 vatios cada uno. La potencia total sería de 4 KW, y si la ponemos 2 horas por la mañana y 6 por la noche, tendremos 8 horas x 4 KW = 32 KWh. Y al mes, 960 KWh. También podemos tener la misma potencia en ACUMULADORES ELÉCTRICOS, con 8 horas de funcionamiento nocturno, lo que nos daría igualmente 32 KWh al día y 960 KWh al mes. Si la calefacción es por bomba de calor, para conseguir la misma cantidad de calor que con la calefacción eléctrica, necesitamos 4 veces menos de consumo. O sea, 1 KWh cada hora, 8 KWh al día, y 240 KWh al mes.
AIRE ACONDICIONADO.- Supongamos que tenemos dos aparatos Inverter de 1 KWh cada uno. El consumo, en el primer cuarto de hora cada aparato consumirá toda la potencia. Por lo tanto en los primeros 15 minutos consumirá 0,25 KW. Después, el compresor solo consume la potencia necesaria para compensar las fugas de calor, por lo tanto, en los 0,75 de hora hasta completar 1 hora consumirá 0,25 x 20/100, o sea 0,1125 KWh. Sumando el consumo del primer cuarto de hora, 0,25 KWh, en la primera hora consumirá 0,36 KWh. Y a partir de esa primera hora, el consumo por hora será solo de ese 20 %, o sea 1 KW x 20 / 100= 0,20 KWh. Si tenemos funcionando el aparato durante 8 horas. Consumiría en ese período 0,36 KWh (primera hora) y 7 horas más a 0,20 KWh, o sea, 1,14 KWh. Total en las 8 horas 1,5 Kwh. Por lo tanto cada aparato, de una potencia de 1.000 vatios (1 KW) en las 8 horas consumirá 1,5 KWh. Como hemos dicho que tenemos 2 aparatos iguales, en total, cada día consumiremos en las 8 horas 2 x 1,5 KWh = 3 KWh. Al mes, 90 KWh.
Ahora toca a cada uno preparar su tabla con todos los datos: resumen de lo explicado hasta aquí para poder, a partir de estos datos, calcular si nos interesa o no pasare de la tarifa normal (TN) a la Tarifa de Discriminación Horaria (TDH). Cada uno de vosotros, si queréis calcular si os conviene o no el cambio, tenéis que preparar vuestra propia tabla, según lo explicado hasta aquí, con vuestros propios datos. Veamos la que he preparado yo…
CONSUMOS EN KWh (POR PERÍODOS)
APARATO
POTENCIA W
POR CICLO
POR DÍA
POR MES
MESES/AÑO
POR AÑO
Lavadora
2.200
1
1
30
12
360
Lavavajillas
2.200
1
1
30
12
360
Frigorífico
160
0,46
14
12
270
Secadora
2.500
3
3
90
12
1.080
Horno
2.000
2
0,666
20
12
240
Encimera
2.000
2
4
120
12
1.440
Luces
300
0,3
9
12
108
Televisor/es
150
0,75
22,5
12
270
Termo
1.500
4
120
12
1.440
TOTAL ELECTRODOM
15,176
455,5
12
5.528
CALEFACCUÓN
Radiadores
4.000
8 horas
32
960
4
3.840
Acumulador
4.000
8 horas
32
960
4
3.840
Bomba calor
1.000
8 horas
8
240
4
960
AIRE ACON.
2.000
8 horas
3
90
4
360
Vamos a poner un ejemplo de cálculo a ver cómo conseguimos averiguar si nos interesa o no el cambio.
Pero antes recordemos lo siguiente:
Tarifa Valle (económica): de diez de la noche a doce de la mañana (14 horas) 
Tarifa Punta (cara): de doce de la mañana a diez de la noche (10 horas). En verano, una hora más en cada caso. 
Debemos distribuir los consumos de los aparatos en horas punta y valle, procurando el máximo de consumo en horas valle (más baratas) si queremos ahorrar pasando a la TDH.
Antes deberemos tener en cuenta cuántos KW de potencia tenemos contratados en nuestra casa. Tengamos en cuenta que pasar de la TN a la TDH solo se puede hacer si se tiene un máximo de 10 KW de potencia contratada. Por encima de esa potencia contratada, no se puede pasar de una a otra. Voy a coger la potencia contratada en mi casa, que es de 6,6 KW, para hacer el ejemplo.
Lo primero que debemos hacer es distribuir los consumos de los aparatos por horas punta y horas valle. Tomemos datos de la tabla.
La lavadora, el lavavajillas, la secadora y el termo, está claro qiue podemos ponerlos a la hora que queramos, ya que nada nos condiciona. En cambio, el frigorífico, el horno, la encimera, las luces y el televisor, no podemos cambiarlos de horarios, pues nos vienen determinados por su necesidad en el momento.
Tampoco podemos cambiar de zona horaria la calefacción por radiadores o por bomba de calor, así como el aire acondicionado en verano… De este capítulo de climatización solo podemos controlar y asignar la calefacción por acumuladores eléctricos.
Como lo que nos interesa es llevar a zona horaria barata el máximo que podamos, trasladaremos al horario de 10 de la noche a 12 de la mañana los siguientes aparatos y potencias:
Lavadora (2,2 KW), lavavajillas (2,2 KW), secadora (2,5 KW). Potencia total, 6,5 KW. Como tenemos una disponibilidad de potencia máxima de 6,6 KW, si ponemos estos aparatos a la vez, no podemos poner en ese momento más consumo eléctrico, pues estamos en el límite. Si los ponemos, por ejemplo, a las 9 de la mañana, a las 12 ya habrán terminado, entrando todo el consumo en horario “barato”. Por la noche, a las 10 horas, ponemos el acumulador eléctrico (4 KW) y el termo (1,5 KW). Vemos que por potencia, nos lo permite. Veamos ahora, para hacer el cálculo anual, cuantos KWH consumiremos en un año. Vamos a la tabla y tenemos:
Lavadora, 360 KW; lavavajillas, 360 KWh; secadora, 1.080 KWh; termo, 1.400 KWh; frigorñifico: consideremos 50 % consumo en horas punta y 50 % en horas valle., por lo que es este caso añadiremos 135 KWh. Y el acumulador eléctrico 3.840 KWh. TOTAL, en horas valle, al año: 7.175 KWh.
Veamos ahora lo que entra en horas punta: 50 % del frigorífico, 135 KWh; horno, 240 KWh: encimera 1.440 KWh; luces, 108 KWh, televisor, 270 KWh; aire acondicionado, 360 KWh. TOTAL, 2.553 KWh.
El total de consumo calculado es de KWh en horas valle (baratas) es de 7,175 KWh y 2,553 KWh en horas punta (caras). Total consumido al año: 9.728 KWh.
¿Cuánto representa en porcentaje cada una de estos consumos? En horas valle 7.175 / 9.728 x 100 = 73,75 % y en horas punta 2.553 / 9.728 x 100 = 26,24%.
Habíamos calculado que para ser interesante pasar a la TDH era necesario que las hora valle fueran superiores al 25 % y las horas punta, inferiores al 75 %. Conclusión: en este caso, SÍ es interesante cambiar de la TN a la TDH. Veamos el ahorro que esto significa.
Si la totalidad del consumo se calcula con la TN tenemos: 9.728 KWh x 0,15 = 1.459 €; si aplicamos la TDH tendremos; 7.175 KWh x 0,06 = 430 € por consumo en horas valle y 2.553 KWh x 0,18 = 460 €. Total entre ambas tarifas, 890 €. Habríamos ahorrado 1.459 – 890 = 569 € al año. 
¿Qué sucedería si en lugar de acumuladores para la calefacción tuviéramos radiadores eléctricos? Quitaríamos los 3.840 KWh al año de la zona valle (acumuladores nocturnos) y los añadiríamos a la calefacción por emisores térmicos, en horas punta, con lo que el resultado hechos los cálculos (que no os voy a repetir) sale que en horas valle se consume el 34,28 % y en horas punta un 65,71 %. Por lo tanto, sigue siendo interesante pasarse a la TDH puesto que el consumo en horas valle es superior al 25 % y en horas punta inferior al 75 %. El ahorro neto sería de 109 € 
¿Qué sucedería en el caso de que la calefacción fuera por bomba de calor? Haciendo los cálculos según la tabla, en horas valle se quitarían los 3.840 KWh de la calefacción eléctrica, `por lo que nos quedaría, 7.175 -3.840 = 3.335 KWh en horas valle. En horas punta eran 2.553 KWh y le añadimos los 960 KWh de la bomba de calor y sale un total de 3.513 KWh. Calculamos el total de KWh (punta + valle) que son 6.848 KWh, Con un cote, si fuera en TN de 6.848 x 0,15 = 1.027 €. Si pasamos a TDH, el coste seria 3.335 x 0,06 = 200 € en horas valle y 3.513 x 0,18 = 632 €. Total según TDH, 832 € al año. La diferencia sería 1.027 – 632 = 395 € de ahorro anual al pasar a TDH.
Voy a hacer un último supuesto. Si la calefacción y el agua caliente sanitaria (ACS) los tenemos por gas, con caldera y radiadores, deberíamos eliminar el consumo del termo (1.440 KWh –año) y de la calefacción, 3.840 KWh –año. EL consumo sería: horas valle, 3.335 – 1.440 = 1.895, y en horas punta: 2.553. Total 1.895 + 2.553 = 4.448 KWh. Veamos los costes. En TN serían 4.448 x 0,15 = 667 € y en TDH serían; por horas valle 1.895 x 0,06 = 114 € y por horas punta, 2.553 x 0,18 = 460 €. Total 574 € en cuyo caso 667 – 574 = 93 € de ahorro. Veamos los porcentajes: en horas valle supondría 1.895 / 4.448 x 100 = 43 % y en horas punta 2.553 / 4.448 x 100 = 57 % del consumo.

Vemos pues que en todos los casos estudiados se cumple que en horas valle el porcentaje es superior al 25 % y en horas punta se cumple que el porcentaje es inferior al 25 %.

Quiero insistir que en todos los cálculos se han tomado los precios-base del KWh, que luego, en la práctica, se verán afectados por las cargas sobre la electricidad y por el IVA. Pero lo que está claro es que si nuestro cálculo lo hacernos con precios base, con precios finales saldrán los ahorros proporcionales.

CONCLUSIÓN: en todos los casos expuestos es rentable pasar de la tarifa Normal, a la de Discriminación Horaria.

Si despumes de hacer vuestros cálculos particulares os decidís a pasar de la TN a la TDH, recibiréis una factura cada dos meses donde se indica el consumo de KWh valle y KWh punta. Para saber si es rentable, cogéis la factura y hacéis el siguiente cálculo: Consumo KWh en horas punta x 0,18 + consumo en KWh en horas valle x 0,06, la suma de ambos tiene que ser MEJOR que el total de consumo en KWh del recibo x 0,15. Si se cumple esta condición, estás AHORRANDO dinero. Si no se cumple, y el coste de las dos sumas es mayor que el total por su precio, 0,15, estáis PERDIENDO dinero. 
En este último caso, de que estéis perdiendo dinero, lo que hay que hacer es volver a solicitar a la compañía la tarifa normal, abandonando la de discriminación horaria. 
Categorías
Abusos compañías eléctricas Ahorro energético Estafas Nociones elementales de electricidad

¿Cómo puedo calcular si me interesa la TARIFA DE DISCRIMINACIÓN HORARIA para mi casa? ( I )

Algunos lectores me han dejado comentarios sobre cómo pueden saber si les interesa cambiar desde la tarifa eléctrica normal a la tarifa de DISCRIMINACIÓN HORARIA (TDH), antes llamada TARIFA NOCTURNA (TN). En este artículo (y en el siguiente) vamos a calcular qué porcentajes de consumo deben asignarse a cada tipo: horas «punta» (caras) y horas «valle» (baratas) para que resulte económicamente interesante pasarse a esa TDH y cómo podemos calcularla sencillamente cada uno de nosotros. Como siempre, de manera fácil y entendible por TODOS los lectores. 


Pocas veces lo hago, pero esta vez sí lo he hecho: ver si en Internet alguien explica cómo puede calcularse si interesa cambiar a esa tarifa. He revisado las tres primeras páginas aparecidas en la red bajo la pregunta ¿Me interesa cambiar a la tarifa de discriminación horaria? En esas tres páginas de títulos de artículos sobre el tema, no he encontrado ni uno solo donde se dijeran los porcentajes necesarios de cada uno de ambos tramos, para poder calcularlo por uno mismo, y por supuesto ningún cálculo aproximado de potencias de aparatos electrodomésticos y otros consumos del hogar. 
La mayoría se limitan a decir que es interesante si se hace «mucho» consumo en horas valle y «poco» en horas punta. Para ese viaje, no se necesitan alforjas, digo yo. porque eso ya nos lo dicen las propias compañías eléctricas, que como sabemos, no se preocupan de lo que le interesa al consumidor, sino única y exclusivamente lo que les interesa a ellas.  Y no son de fiar.
Lo que no nos dicen son las importantes consecuencias económicas que puede tener no tomar la decisión correcta: Si no llegas en KWh al porcentaje de horas valle baratas), perderás dinero respecto a la Tarifa Normal, la que ahora estás, NO AHORRARÁS DINERO y si te pasas en horas punta (caras), TE PENALIZARAN Y PAGARÁS MÁS de lo que pagas con la tarifa normal. Por eso es IMPRESCINDIBLE calcular bien tu caso, pues cada caso es diferente. Aquí, menos que en cualquier otro tema, no vale aquello de «me ha dicho un amigo, que entiende de estas cosas…» o bien «ha dicho la tele…» . No te fíes. No valen aproximaciones. Debes calcularlo tú. No te fíes de las opiniones, a veces contradictoras, y eso sí: la conclusión de todo lo que he leído es siempre “interesa si la mayor parte del consumo se hace en horas denominadas VALLE (económicas)”. Pero nadie se moja explicando en qué porcentaje ni cómo puede calcularse. Yo me mojo. Voy a intentarlo, porque si no te cambias, puedes estar perdiendo dinero, y si te cambias creyendo ahorrar y te equivocas, tendrás una importante penalización y pagarás mucho más de lo que estás pagando.
Primero quería deciros, amables lectores, que hay trabajo por hacer. Pero os aseguro que saldréis de ésta y podréis calcularlo vosotros mismos. Es algo laborioso, pero os voy a explicar cómo hacerlo, paso a paso, de mamera que TODOS podáis entenderlo. Advierto que para unos cálculos iniciales sobre el porcentaje entre horas punta y horas valle, tendré que hacer unas operaciones de álgebra, pero no os asustéis, que quien no sepa o no quiera seguirlas, que pase de ellas y vaya directamente a CONCLUSIONES.
Pero vamos por partes. Primero veamos lo que es la Tarifa de Discriminación Horaria, antes llamada “tarifa nocturna”. 
Desaparecida dicha tarifa nocturna, se implantó la sustituta, la de discriminación horaria, que, lógicamente, está hecha a medida de los intereses de las compañías eléctricas, como veremos seguidamente.
Veamos los Horarios de la «discriminación horaria», aplicable a los abonados qiue lo soliciten, y que tengan menos de 15 KW de potencia contratada, que es casi el 100 % de los hogares españoles.
En invierno: 
Valle (económica): de diez de la noche a doce de la mañana (14 horas) 
Punta (cara): de doce de la mañana a diez de la noche (10 horas) 
En verano:
Valle: de once de la noche a una del mediodía (14 horas) 
Punta: de una del mediodía a once de la noche (10 horas) 
Veamos ahora los precios del KWh. Serán tres precios, que voy a detallar, tomados de la factura de la Luz. Se trata de precios BASE de coste BASE del KWh: sin cargas, suplementos, Impuestos, IVAs, etc. El coste limpio de la electricidad. Veamos esos precios base del KWh actual (sin discriminación horaria), 0,15 € el KWh 
Con TDH (tarifa de discriminación horaria): Horas valle (barata), 0,06 € el KWh; horas punta (cara) 0.18 € el KWh.
En la antigua tarifa nocturna (TN), que era de 8 horas, las compañías eléctricas hacían un descuento nocturno del 55 % sobre el precio del KWh, y una penalización del 3 % en las 16 horas diurnas. Retened estos porcentaje: 55 % menos nocturnos y 3 % más diurnos.
Ahora veamos la estafa que se han buscado las eléctricas con la actual tarifa de discriminación horaria: de costar el KWh en horas valle 0,06 €, pasan a 0,18 € el KWh en horas punta. O sea, UN 300 % de incremento. En la antigua tarifa nocturna la diferencia era de  “solo” del 47 % (-50 % en horas nocturnas + un 3 % en diurnas)
Si la comparativa la hacemos entre el actual precio del KWh sin TDH, de 0,15 € siempre, en la TDH tenemos en horas valle un menor coste del KWh de (0,15 -0,06= 0,09 € que representa una rebaja del 60 %, y el recargo por más horas punta es de (0,18-0,15 = 0,03 € que en porcentaje es del 20 %.
En resumidas cuentas: en horas valle hacen un descuento de un 10 % más que en la antigua tarifa, pero en horas punta lo pasan del 3 % antiguo al 20 % actual, o sea, un 17 % más.
¿Os suena aquello tan típicamente español de “hecha la Ley, hecha la trampa? Así es como las compañías de la luz nos la han jugado una vez más: hecha la Ley (por las Cortes españolas = políticos), hecha la trampa (por compañías eléctricas + políticos + gobierno de turno). Era de esperar: ¿De qué sino van a ir los políticos y gobernantes, después de su paso por el mangoneo de la política, y los de los sucesivos gobiernos, a recoger el pesebre que se han ganado a pulso con sus tolerancias, prebendas y leyes «ad hoc» para el mayor lustre y beneficio de las compañías eléctricas? Más claro, el agua. Mejor dicho y más claro todavía, encontraréis todos estos engaños y muchísimos más en la Web  ESTAFALUZ, del ingeniero sevillano de Antonio Moreno Alfaro. Ahí están todas las estafas. Os quedaréis boquiabiertos con las estafas habituales y constantes del CÁRTEL de las eléctricas. Arropadas y protegidas por los políticos y el gobierno de turno y con la connivencia de la judicatura. No os perdáis visitar esa Web. Vuelvo al hilo… 
Quiero insistir en la desfachatez de las eléctricas al cobrarnos el KWh a 0,06 en tramo valle y 0,18 € en t ramo diurno o punta. Tres veces más. Un 300 %. Y ahora que alguien me explique cómo puede ser que pueda cobrarse el coste del KWh a 0,06 €, y NO PIERDEN DINERO, Y luego pasar a 3 VECES MÁS, DONDE GANAN 2 VECES el coste. He dicho GANAN, pues es un beneficio neto cobrarnos dos veces mas sobre  el coste de la hora valle , que va directo a beneficios. 
Ya sé que algunos dirán que es lógico, que las plantas de generación van saturadas en horas punta y en horas valle se genera mucha menos electricidad. Pero…si resulta que, como en el caso de la burbuja inmobiliaria, en España estamos SOBRADOS de plantas de generación! Si nos sobra un montón de potencia instalada! Si hay déficit de demanda. Si no se cubre el mínimo necesario… ¿Por qué nos cobran más en horas punta? Pero si les cuesta lo mismo…, con la crisis, desde el año 2008. si las plantías están infrautilizadas..¿Qué es eso de que les cuesta más generar electricidad en unas horas más que en otras…? Eso es una falsedad. No hay saturación ninguna. Lo que ha sucedido es que ha bajado drásticamente la producción eléctrica por el freno en el gasto de los españoles y por la desaparición de grandes y pequeñas empresas, comercios, etc. Todas estas desapariciones han llevado a sus propietarios a la ruina, por falta de ingresos. Pero las eléctricas ¿Por qué van a sufrir si pueden poner los precios que les venga en gana? Los gobiernos lo toleran y como no hay libertad de mercado, nos lo cobran a los sufridos consumidores. Es, unas vez más, un insulto a la inteligencia de los españoles. Robarnos. Pero desgraciadamente a eso estamos acostumbrados desde hace mucho tiempo. ¿Cuánto tiempo más nos conformaremos aceptando como borregos lo que decidan los cabestros que tiran de la manada?
Volvamos al tema, al objetivo de llegar a saber si nos interesa más seguir aceptando el timo de la tarifa normal o el timo de la discriminación horaria: nos interesa averiguar con cuál de los dos sistemas no timarán menos. 
Lo primero que vamos a hacer es averiguar cuando se alcanzaría el equilibrio de costes en los dos sistemas. Concretamente, si partimos de que tenemos la tarifa normal, de 0,15 € el KWh, para pasarnos a la tarifa de discriminación horaria, (TDH) ¿A partir de qué cantidad de KWh gastados empezaríamos a ahorrar dinero con esta última? Porque está claro que nos interesa meter el máximo consumo en horas valle, con el KWh a 0,06 €, y el menor posible en horas punta, cuando pagamos el KWh a 0,18 €. Queremos buscar pues, qué porcentaje del consumo deberíamos distribuir en horas punta y valle para que la factura resultara igual que la de tarifa normal, sin TDH. A partir de esos porcentajes que obtengamos, cada KWh que pongamos de más en el gasto en horas valle (económica) nos hará ahorrar dinero. Pero también sabremos que por cada KWh menos de ese porcentaje, vamos a perder dinero. Busquemos pues esa distribución
Y aquí tengo que hacer un alto. Lo siento pero debo aplicar, para calcularlo, un sistema de tres ecuaciones de primer grado con tres incógnitas, para cuya comprensión y seguimiento debes tener conocimientos elementales de álgebra. Si es así, sígueme en los cálculos, pues resulta sencillo. Pero si no tienes esos conocimientos, sáltate esta parte, que he marcado en color  y vete directo al de CONCLUSIONES, donde aplicaré los resultados obtenidos, que es lo que a ti te interesa. Como habrá muchos lectores que me sigan en este artículo, verán que las conclusiones a las que lleguemos serán correctas, por lo que puedes fiarte de los cálculos si no entras en ellos. Al grano
Llamaremos X a los KWH gastados en horas valle, y los multiplicaremos por su coste, 0,06 €.
 
Llamaremos Y a los KWh gastados en horas punta y los multiplicaremos por 0,18 €. 
 
Llamaremos Z a los KWh que gastaremos en total, multiplicados por el coste del KWh de la tarifa normal, SIN TDH, o sea, 0,15 €. Planteo pues las ecuaciones 
 
X.0, 06 + Y.0,18 = Z.0,15 
Sabemos cuánto vale Z (consumo mensual de KWh porque lo tenemos en la factura de la luz. Aquí luego cada uno que ponga la cifra en su caso. Yo voy a aplicar el cálculo suponiendo un consumo total de 100 KWh al mes, por ejemplo, ya que esta cifra nos permitirá calcular el resultado directamente en porcentajes, que es lo que nos interesa. Luego, en la práctica, ya calcularemos un caso real con consumos reales de KWh al mes. Sustituimos en la ecuación 
 
El valor de Z por los 100 KWh consumidos al mes y queda así: 
 
X.0,06 + Y.0,18 = 100 x 0,15 
X.0,06 + Y.0,18 = 15 ; por lo tanto, X.0,06 = 15 – Y.0,18 ; sustituimos en X de la ecuación anterior por la X de esta ecuación así: 
 
X = (15 –Y.0,18) / 0,06 y sabemos también que X + Y = 100, de donde X = 100 – Y igualamos las dos X 
(15 – Y.0,18 ) / 0,06 = 100 – Y 
250 – 3Y = 100 – Y 
150 = 2Y X = 100- 75 = 25 por consiguiente: 
 
Y = 75 X = 25 
 
Cantidad de KWh en horas VALLE.  X = 25 % 
Cantidad de KWh en horas PUNTA, Y= 75 % 
 
Veamos si es correcto lo calculado: 
25 x 0,06 + 75 x 0,18 = 100 x 0,15 
1,5 + 13,5 = 15   por lo tanto, los cálculos son correctos. 

CONCLUSIONES:

Para igualar los costes entre la Tarifa Normal y la de Discriminación Horaria, tenemos que gastar al menos el 25 % en horas VALLE (baratas) y un máximo del 75 % en horas PUNTA. 
Para empezar a ser rentable el paso a TDH, hay que consumir en horario PUNTA menos del 75 % del consumo total. Y el resto, en horas VALLE, que debe aumentar en carga de consumo la misma cantidad que se reducirá el consumo en horas PUNTA. Si no se dan estas cifras, no solo no ahorraremos, sino que, por encima del 75 % en horas PUNTA, pagaremos más dinero en la factura que en la actual de Tarifa Normal, sin discriminación horaria. 
Pongo un ejemplo. Supongamos que consumimos actualmente, en tarifa normal, 1.000 KWh al mes. A 0,15 € el KWh resultará un coste total de
1.000 X 0,15 € = 150 € de coste básico de electricidad (a eso se añadirá el resto de conceptos cargados, incluido el IVA.
Ahora supongamos que pasamos a tarifa de discriminación horaria y un total de 1.000 KWh consumimos, al mes, un 75 % en hora punta, que son 750 KWh y el resto hasta los 1.000 sería el 25 % restante, o sea, 250 KWh. El coste de electricidad básica sería de
750 KWh x 0,18 = 135 €
250 KWh x 0,06 = 15 € 
Sumando las dos partes (hora punta + hora valle) sale 135 € + 15 € = 150 € 
Eso significa que con estas proporciones de consumo ni se ahorraría ni se gastaría más.
Ahora pasemos a un porcentaje de tramos de consumo del 60 % para horas punta y 405 % para horas valle. Con los 1.000 KWh, la distribución sería
600 KWh x 0,18 € = 108 € 
400 KWh x 0,06 € = 24 €
Total 108 + 24 = 132 € 
150 € (tarifa fija) – 132€ (TDH) = 18 € de ahorro al mes
A continuación pasemos a un porcentaje de tramos de consumo del 85 % para horas punta y 15 % para horas valle. Con los 1.000 KWh, la distribución sería
850 KWh x 0,18 € = 153 € 
150 KWh x 0,06 € = 9 €
Total 153 + 9 = 162 € 
150 € (tarifa fija) – 162 € (TDH) = -12 € , o sea un mayor coste de 12 € al mes.
Vuelvo a insistir que estos cálculos son sobre precios base de coste eléctrico. A los posibles incrementos o reducciones de coste al pasar a la TDH, se aplicarán sobre estos costes los impuestos y cargas correspondientes.
Como podéis ver, no podemos equivocarnos si no queremos pasar de pagarlo caro con la tarifa normal, a pagarlo todavía más caro con la tarifa de discriminación horaria, como se ha demostrado en estos ejemplos.
Pero no acaba aquí la cosa, pues solo sabemos las proporciones que debemos alcanzar para empezar a ahorrar. (75 %y/ 25 %). Es absolutamente necesario plantearse ahora cómo podemos calcular la suma de los KWh que gastaremos en cada tramo. Sin este cálculo, iremos a ciegas y en lugar de ganar, perderemos. Por lo tanto, antes de tomar la decisión, habrá que ver cómo encontramos las cantidades de KWh que consumen los diferentes aparatos eléctricos de nuestra casa y distribuirlos, si podemos, en horas punta y valle para alcanzar estas proporciones rentables. 
No es difícil, pues se trata de planteamientos con sumas de cantidades pero hay que encontrar los consumos de cada electrodoméstico, luces, etc, que tengamos en casa. En mi siguiente articulo lo iremos calculando y viendo de dónde podemos sacarlo. Una vez visto eso, solo os quedará por hacer algunas sumas para estar seguros de si vais a ganar o a perder si cambiáis de la TN a la TDH. Y también deberemos contar con la potencia instalada en tu contador (lo pone en la factura de la luz) para ver la máxima carga de potencia que podemos poner a la vez, o sea, cuántos aparatos podemos poner en funcionamiento al mismo tiempo para que no salten los limitadores.  No os perdáis el siguiente artículo, para terminar este trabajo.
Categorías
Nociones elementales de electricidad

¿Qué son los Vatios? Nociones de electricidad elemental para conocimientos caseros (V)

 

Llevo un tiempo sin aportar nuevos artículos sobre la serie “nociones de electricidad para conocimientos caseros”, por acumulación de otras temas. Pero voy a retomar esta serie con el artículo de hoy que titulo ¿Qué son los Vatios? Los dos términos anteriores, sobre los Voltios y los Amperios, llevan automáticamente a la conjunción de ambos: a los Vatios, importante unidad de medida de la Potencia Eléctrica y de la Energía. Vamos a verlo, con la norma que me impuse al tratar estos temas: que los pueda entender fácilmente cualquier lector, aunque no tenga conocimientos de electricidad. 

 
En anteriores artículos habíamos explicado lo que son los Voltios y lo que son los Amperios. Si no conocéis ambos conceptos, sería conveniente, antes de seguir, que le dierais un vistazo. 
Bien, vamos a ver lo que son los Vatios. Esta Unidad eléctrica se llama así en honor a James Watt, ingeniero escocés del siglo XVIII, que realizó las mejoras en la máquina de vapor con las que se inició la “Revolución Industrial”
El Vatio es la Unidad de Potencia del Sistema Internacional de Unidades, y es la potencia eléctrica que produce una diferencia de potencial (o tensión, o voltaje) de 1 Voltio y de una corriente eléctrica (Amperios) de 1 Amperio. En resumen: 1 Vatio es el producto de 1 Voltio por 1 Amperio. Y esta sería la formula:
Potencia en Vatios = Voltaje en Voltios X Intensidad en Amperios 
Como sabemos, los voltios se expresan con la V. Los amperios se expresan con la A, y los vatios se expresan con la W. Así pues, cuando veamos escrito
W = A x V    quiere decir   Vatios = Amperios x Voltios
Ya sabemos pues que los vatios son la unidad de Potencia Eléctrica y que se obtienen multiplicando los amperios por los voltios. Veamos ahora la aplicación casera de estos términos. Cuando compramos un electrodoméstico, por ejemplo, una estufa eléctrica. Vamos a la tienda y pedimos eso, una estufa eléctrica. Lo primero que deberían pedirnos es que les digamos de qué potencia la queremos, pues tienen de 750 vatios, de 1.000 vatios y de 2.000 vatios. Deducimos que cuanto menos potente sea, menos calentará. Y queremos la más potente. Pediremos una de 2.000 vatios. Sin saber nada de estas cosas deduciremos que una de 2.000 vatios calentara el doble que una de 1.000, y así es. Pero queremos saber cuántos amperios circularán por el cable de alimentación, cuanta corriente consumirá.
Sabemos la potencia: 2.000 vatios y sabemos también la tensión o voltaje que tenemos en casa, pues es el mismo en todos los hogares: 230 voltios. Si habíamos dicho que la fórmula era
Vatios = amperios x voltios, ponemos las cantidades,   «X»amperios x 230 V = 2.000 W por lo que calcularemos los amperios así   2.000 W / 230 V = 8,7 A 

De igual manera, para calcular los voltios si conocemos la potencia, y los Amperios será:  W/A = Voltios. Se trata de una ecuación simple, por lo que conociendo dos de los términos podemos calcular siempre el terceto, como hemos visto.
Para recordar estos conceptos memorizándolos:  para saber la potencia de un aparato se multiplican los amperios por los voltios y nos da los vatios. Pero cuando la potencia es elevada, en lugar de expresarla en vatios se expresa en Kilovatios (Kilo = 1.000) o sea, los 2.000 vatios son 2 KW. 
Ya sabemos la cualidad de ese electrodoméstico en cuanto a su potencia, que es la capacidad de producir trabajo o energía. En el caso de un calefactor, producirla energía calorífica. Si se tratara de un motor esa potencia realizaría un trabajo (giro del motor), equivalente a la energía consumida.
Fijáos que la potencia nada tiene que ver con el tiempo de funcionamiento del aparato. Es una cualidad o característica de ese aparato y que nos dice hasta dónde podremos pedirle que produzca un trabajo o genere una energía.
Pero claro, ese aparato no lo tendremos de adorno. Lo vamos a enchufar a la corriente. Sigue igual. No se modifica nada. Pero le damos al interruptor y lo ponemos en marcha. Automáticamente empieza a calentar, para lo cual consume energía eléctrica. Pero para consumir energía no vale darle al interruptor y apagarlo inmediatamente, pues no calentará nada y no consumiría. Desde el momento que lo dejamos conectado, cada segundo que pase calentando irá consumiendo energía. ¿Cuánto consumirá? Si hemos dicho que la potencia es de 2.000 vatios, o lo que es lo mismo, 2 KW, cada segundo consumirá 2 KW x segundo. Pero la unidad de energía es el KWxhora, expresado KWh, que es lo que consume un aparato de 1 KW en una hora. En nuestro caso, si la estufa de potencia 2 KW se conecta durante 1 hora, habrá consumido 2 KWh. Si está conectada 2 horas, consumirá 4 KWh. ¿Entendido?
De esta manera hemos definido la energía consumida como la potencia del aparato en Kilovatios x tiempo en horas. Y esto es precisamente lo que controla el contador de nuestras casas: la potencia consumida por hora, o sea, la energía consumida en KWh.
Si miramos la factura de la luz, veremos que dice el número de KWh consumidos en el período. Si quieres calcular cuánto te cuesta en total cada KWh, divide el total final (impuestos incluidos) que te han cobrado en la factura por el número de KWh consumidos. 
Si quieres calcular cuánto cuesta, por ejemplo, cinco horas funcionamiento de ese calefactor que hablábamos, debes tomar el consumo en KWh, en ese caso 2KW, multiplicado por 5 horas, 10 KWh, y si lo multiplicas por el coste del KWh que antes has calculado de la facturita de la luz, y te salía, por ejemplo, a 0,19 euros el KWh, veremos que el coste de la energía erléctrica consum,ida por la estufa en 5 horas será de 10 KWh x 0,19 € el KWh = 1,9 €. 
Espero que quede bien claro que la potencia es “lo que puede consumir un aparato” y se mide en KW, y energía consumida es “lo que consume un aparato durante un tiempo determinado” y se mide en KWh.